El presidente Juan Manuel Santos defendió ayer el procedimiento para desalojar a los manifestantes.

El presidente Juan Manuel Santos advirtió que el desalojo en Paicol, cerca al proyecto de El Quimbo se realizó sin excesos y respetando los protocolos. Además, señaló que no permitirá que intereses particulares interfieran con el proyecto. El presidente Juan Manuel Santos advirtió que el desalojo en Paicol, cerca al proyecto de El Quimbo se realizó sin excesos y respetando los protocolos. Además, señaló que no permitirá que intereses particulares interfieran con el proyecto. LA NACIÓN, Bogotá

 El presidente Juan Manuel Santos defendió ayer el procedimiento para desalojar a los manifestantes.

El Gobierno Nacional salió ayer en defensa de la construcción del complejo hidroeléctrico de El Quimbo, en cuya ejecución se han invertido hasta el momento 150 millones de dólares y advirtió que en el desalojo realizado el 14 de febrero pasado no se presentaron excesos ni abuso de autoridad. En un sorpresivo pronunciamiento realizado en Popayán, el Jefe del Estado señaló que no permitirá que intereses de particulares impidan el desarrollo del complejo. “Que quede claro que el Gobierno ejercerá el principio de autoridad donde tenga que ejercerlo. No vamos a permitir que unos pocos impidan que el interés general predomine”, indicó el Jefe de Estado durante su visita a Popayán, donde asistió a la puesta en marcha de un nuevo gasoducto, y aseguró que en ese procedimiento policial las autoridades cumplieron con todos los protocolos necesarios. El procedimiento se realizó en el sector conocido como Domingo Arias, donde permanecían asentados pescadores y trabajadores de la zona de influencia del proyecto. Polémico video “Veo que hay un documental circulando con un caso en el Huila, un caso en cierta forma parecido, donde después de muchas negociaciones, después de mucha conversación, había un grupo de gente que manipulaba, que quería impedir que una obra tan importante como esa obra de El Quimbo, que generará energía limpia, energía necesaria. Querían impedir que eso se hiciera; la Policía uso un protocolo”, explicó el Presidente Santos. Reconoció que hubo un incidente menor con uno de los habitantes de la región, quien resultó herido pero sin que se registrara abuso de autoridad por parte de la Policía. “Hubo un incidente; una persona efectivamente sufrió un percance en un ojo, pero que en términos generales –y están los videos–, ese desalojo se desarrolló de forma normal, usando los protocolos más estrictos en materia de la defensa de los derechos humanos y de los derechos de los ciudadanos, pero cumpliendo con un deber constitucional”, expresó el Jefe del Estado. La querella El desalojo se realizó en cumplimiento de una querella policiva, autorizada por el alcalde de Paicol, Norberto Palomino Ríos. Ante la negativa de los manifestantes, entre ellos varios pescadores, obligó a la policía a utilizar gases lacrimógenos. Una granada de aturdimiento, lanzada por unidades del Escuadrón Móvil Antidisturbios, le causó las lesiones. El dispositivo se realizó en el sector de Domingo Arías, sobre la margen izquierda del río Magdalena, frente a la construcción del megaproyecto. Tras haber sido desalojados, los manifestantes, regresaron a sus lugares de origen. La protesta es liderada por Asoquimbo, una ONG que se opone a la construcción del proyecto. La movilización frustró las mesas de concertación que se habían programado para revisar los avances del proyecto, así como una audiencia pública, prevista por el Ministerio del Medio Ambiente para examinar el cumplimiento de los compromisos y compensaciones contenidas en la licencia ambiental. Ante la persistencia de la protesta, el ministro Frank Pearl ordenó la suspensión del evento hasta nueva orden. Las protestas retrasaron el cronograma definido por la firma Emgesa para la construcción del proyecto. Superado el incidente las actividades se reanudaron. El desvío del río Magdalena, clave para la construcción de la  hidroeléctrica El Quimbo, se ejecutará el 6 de marzo. Julio Santafé, director del proyecto, confirmó que  a partir del próximo sábado 3 de marzo se iniciará la desviación del río Magdalena, uno de los hitos previstos en el cronograma. La desviación del río, la segunda que se registra, permitirá la construcción de la presa.

Comentarios