El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dio ayer el último paso para poner en marcha el Tratado de Libre Comercio con Colombia que rige desde este martes. Miles de productos ingresarán sin aranceles. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama,  dio ayer el último paso para poner en marcha el Tratado de Libre Comercio con Colombia que rige desde este martes. Miles de productos ingresarán sin aranceles. LA NACIÓN, AFP El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, promulgó ayer el Tratado de Libre Comercio (TLC) con Colombia, que entra en vigencia a partir de hoy. Este era el último paso definitivo del proceso que se prolongó durante seis años. La proclamación de siete páginas establece las directrices y los cambios a implementar en las leyes de comercio que faciliten el intercambio entre los dos socios. El acuerdo, suscrito en 2006, permite que el 82 por ciento de las exportaciones estadunidenses a Colombia ingrese a partir de ahora libre de aranceles. Colombia, el tercer socio latinoamericano de Estados Unidos después de México y Brasil, tendrá por su parte un acceso libre para el 99 por ciento de sus exportaciones y a un mercado de más de 300 millones de consumidores. Su ratificación y entrada en vigor fue posible luego que Colombia cumplió con un Plan de Acción pactado en 2011 que incluyó plazos específicos para aprobar reformas legales, contratación de fiscales y supervisión de sectores económicos, entre otros. Libre acceso Entre las exportaciones estadunidenses que gozarán de inmediato de acceso libre a Colombia figuran la mayor parte de productos agrícolas, equipo de construcción, aeronaves, equipo de tecnología de la información, aparatos médicos y maderas. De los productos agrícolas destacan el trigo, cebada, soya, carne de res de alta calidad, tocino y casi la totalidad de frutas y vegetales. Otros como el arroz tendrá un desfase arancelario de 10 años. Para aquellos productos sensibles que pudieran verse afectados por la puesta en marcha del Tratado, se establecieron mecanismos de protección, tales como la salvaguardias automáticas, los amplios plazos de desgravación, el establecimiento de contingentes arancelarios y los plazos de gracia. Tal es el caso del arroz, un producto esencial en la economía huilense,  para el cual se pactó una desgravación de 19 años con 6 años de gracia, que partirá de un arancel de 80%, y con un contingente inferior al 3.5% de la producción nacional. El acuerdo comercial permitirá la importación a Estados Unidos, libre de aranceles, de miles de productos colombianos, entre éstos textiles, flores, ropa confeccionada, calzados y artículos de cuero, y ciertas frutas y verduras. Desde Estados Unidos se exportarán al mercado colombiano productos como equipos y materiales para construcción y agricultura, aeronaves, fertilizantes, equipos médicos, tecnologías para información y comunicaciones, algodón, textiles y confecciones, carne de res de alta calidad y ciertas frutas frescas y procesadas, entre otros. El TLC es visto también como clave para abrir el mercado colombiano de servicios de más de 180.000 millones de dólares, a través de la eliminación de restricciones a la contratación de personal y el desfase de los límites en televisión por cable, entre otros. Estados Unidos y Colombia registraron un comercio bilateral de 37.4 mil millones de dólares en 2011, con un superávit para la economía colombiana por 8.8 mil millones de dólares. El pacto también prevé la desgravación gradual de otros productos de ambos países, con diversos períodos de gracia. Alcances El TLC puede abrirle a Colombia otras puertas más grandes, empezando por el Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC), estimaron analistas en Washington. “El club de países que tienen TLC con Estados Unidos no es muy grande, y estar en ese club es muy importante por las señales que manda a la comunidad internacional. Es una especie de reconocimiento”, valoró el embajador colombiano en Washington, Gabriel Silva. El Tratado “permite a Colombia cumplir plenamente con las disciplinas comerciales más ambiciosas y actuales que busca Estados Unidos” cuando negocia con socios, añadió Eric Farnsworth, vicepresidente del Consejo de las Américas. El TLC “reforzará el impulso de Colombia a la búsqueda de una agenda mundial global”, añadió Michael Shifter, director de otro centro de análisis, el Diálogo Interamericano. Como han aprendido otros países latinoamericanos en la última década, diversificar el comercio es clave para evitar el impacto de la caída del ciclo económico en Estados Unidos. En cifras

  1. En industria, gracias al Tratado el 99,9 por ciento de la oferta exportable colombiana obtiene acceso inmediato libre de arancel. El 81,8 por ciento de los productos industriales estadounidenses, lo tendrá en el país. De esta última cifra, el 92,5 por ciento corresponde a materias primas y bienes de capital no producidos en Colombia.
  2. Uno de los sectores más beneficiados será el de textiles y confecciones. Las preferencias van más allá de las concedidas por el Atpdea, como la ropa interior femenina, vestidos de baño y moda en general. Adicionalmente, quedaron cubiertas las confecciones para el hogar, con lo cual se podrán abrir nuevas líneas de exportación.
  3. En otros productos, como el calzado y los artículos de cuero, se consolidaron y ampliaron las preferencias que venían con el Atpdea. Estos sectores no tendrán más la incertidumbre derivada de la necesidad de prorrogar el tratamiento arancelario preferencial.
  4. En el sector agroindustrial, unos de los principales ganadores serán los productores de grasas y aceites con gran potencial, gracias a que muchos de ellos son elaborados a partir de palma, lo cual significa que tienen menores contenidos grasos nocivos para la salud, condición valorada por los consumidores de Estados Unidos.
  5. Gracias al Tratado, se eliminaron barreras de acceso para productos digitales, entre los que se encuentran software, video, imágenes y grabaciones de sonido, entre otros. En temas específicos como los servicios financieros, se amplía la competencia, mediante el establecimiento de bancos y compañías de seguros a través de sucursales, con capital incorporado en el país. También se permitirá el comercio transfronterizo, con excepción de los seguros obligatorios al igual que aquellos relacionados con la seguridad social.

El presidente Barack Obama proclamó ayer el TLC abriendo una nueva fase de las relaciones comerciales con Colombia.

Comentarios