La salida del profesor Otero es un hecho. ¿Pero porqué no se ha ido? Voy a contarles brevemente la razón por la cual se mantiene todavía al frente de la parte técnica del equipo. Gilberto Aragón Periodista Acord La salida del profesor Otero es un hecho. ¿Pero porqué no se ha ido? Voy a contarles brevemente la razón por la cual se mantiene todavía al frente de la parte técnica del equipo. Es muy difícil para un técnico mantenerse como tal, cuando los resultados no se dan. Desafortunadamente para él solo ha ganado tres puntos de veintiuno posibles, producto de tres empates. Ante tal situación a través de una carta, puso en consideración su permanencia después perder contra Pasto. Carta que fue evaluada y aceptada por la junta directiva. Se rescindió el contrato con un acuerdo económico muy favorable para el club, según sus directivas. Pero ¿qué pasa ahora después del acuerdo? Pues que Otero con toda razón, dice que “él no se va hasta tanto no le paguen todo” y es justo lo que solicita. Lo que sucede es que el Atlético Huila no tiene todo el dinero de la liquidación. La junta como dice un periodista por ahí, anda “desesperadamente” en la consecución del mismo, y hasta el momento de escribir esta columna no ha tenido resultado. Conclusión: Otero no se ha ido y la junta no se atreve a contratar otro estratega, para no quedar con dos técnicos en nómina. Que de paso sería insólito e inaceptable. Esta demora es la que perjudica ostensiblemente a la institución. El nuevo técnico había podido aprovechar para trabajar las dos semanas de descanso que tiene el torneo, por aquello de la fecha de eliminatorias al mundial. Pero no, ya se perdió una semana y no se conoce quien va a dirigir el equipo. Se rumorea en los mentideros deportivos varios nombres entre ellos Javier Álvarez, Álvaro Gómez, José Luis Bernal, Arturo Boyacá y otros tantos más. ¿Cuál será? Cualquiera pero nómbrelo ya. Es urgente. La demora nos perjudica. PD: Otero no podrá decir que no es una nómina competitiva, cuando él aceptó dirigirla.

Comentarios