El ex gerente de las Empresas Públicas de Yaguará, César Augusto Córdoba Camacho, fue citado por la Fiscalía a una audiencia de imputación de cargos El ex gerente de las Empresas Públicas de Yaguará, César Augusto Córdoba Camacho, fue citado por la Fiscalía a una audiencia de imputación de cargos y solicitud de medida de aseguramiento. En la diligencia judicial también estará la contratista Marisol Tovar Cuenca y el interventor Steven Aldana Quintero. RAFAEL RODRÍGUEZ C. LA NACIÓN, NEIVA Por presuntas irregularidades en el contrato para adquirir tapas para alcantarillado, será llevado ante un juez de garantías el ex gerente de las Empresas de Servicios Públicos de Yaguará, César Augusto Córdoba Camacho. La decisión que cobija la contratista Marisol Tovar Cuenca y el interventor Steven Aldana Quintero, fue adoptada por el Fiscal 12 Seccional de Neiva que adelanta la investigación en contra de las tres personas. El delegado del ente investigador solicitó las audiencias de formulación de imputación e imposición de medida de aseguramiento contra los indiciados, por los delitos de celebración de contrato sin los requisitos legales, peculado por apropiación a favor de terceros y falsedad ideológica en documento público. El fiscal en la diligencia judicial, le “comunicará” al entonces Gerente de las Empresas de Servicios Públicos de Yaguará y al interventor, que están siendo investigados en calidad de autores, mientras que la contratista como interviniente. En la misma audiencia el ente investigador solicitará la medida de aseguramiento preventivo, “para evitar que no comparezcan a las audiencias u obstruyen la justicia”, dijo una fuente judicial. Precisó que el fiscal del caso al parecer encontró en el programa metodológico elementos de prueba de las presuntas irregularidades en el contrato de adquisición de 27 tapas para alcantarilla. El contrato que tiene enredado ante la justicia a las tres personas, fue suscrito en el 2010 y tenía como objeto la compra de las tapas de polipropileno para pozos de inspección “en algunos puntos del municipio”; además de la destrucción de las tapas viejas y la instalación de las nuevas. El delegado del ente investigador al parecer encontró irregularidades en la suscripción del contrato por un valor cercano a los 40 millones de pesos. “Las tapas al parecer fueron robadas a Maderplast en la ciudad de Bogotá, tenían el logo de las Empresas Públicas de Neiva sobrepuesto al de la Empresa de Acueducto de Bogotá”, indicó la fuente. Agregó que el contratista “sólo” instaló 20 tapas. “No aparecieron las siete restantes. Se liquidó el contrato sin que se instalaran las 27”. Las audiencias preliminares que habían sido programadas el pasado miércoles fueron suspendidas por solicitud del fiscal, al señalar que se había presentado un error en el centro de servicios judiciales al no citar para la misma diligencia al interventor Aldana Quintero.

Comentarios