1

Luis Carlos ‘El Pipa’ Prada fue uno de los primeros compositores que tuvo el departamento. Su vida siempre estuvo ligada a los acordes andinos de la música colombiana. Luis Carlos ‘El Pipa’ Prada fue uno de los primeros compositores que tuvo el departamento. Su vida siempre estuvo ligada a los acordes andinos de la música colombiana. ‘El Pipa’, el eterno bohemio, dejó un invaluable legado musical para el Huila y escribió en la historia de la música colombiana un capítulo especial de creatividad y amor por el arte. Homenaje. GINNA TATIANA PIRAGAUTA G. LA NACIÓN, NEIVA Todos los mediodías, después del almuerzo, Luis Carlos ‘El Pipa’ Prada cogía su guitarra y empezaba a crear. Su magia musical le permitía componer en el ritmo que quisiera: cumbias, vallenatos, pasillos, bambucos o porros, eran sólo el pasaporte para el deleite y la armonía que construía con las cuerdas de su guitarra. ‘El Pipa’ fue uno de los primeros compositores musicales que germinó en suelo huilense. Junto al ‘Papi’ Tovar y Jorge Villamil Cordovez, deleitaron las tardes y noches bohemias de centenares de coterráneos a lo largo y ancho del departamento. Pero Luis Carlos Prada además fue un soldador profesional. Tenía su propio taller de mecánica y su especialidad fueron los arreglos de los chasis y las carrocerías. Después de trabajar todo el día en el taller, las noches las dedicaba a su guitarra, su fiel amante, su eterna compañera. A pesar de que su ajetreada vida le impedía compartir tiempo con sus ocho hijos: cuatro hombres y cuatro mujeres, siempre fue un hombre responsable con las obligaciones de la casa. Con María Helena Farfán edificó un hogar ejemplar. Creó su capital, su empresa y les dejó a sus hijos una seguridad financiera. En su casa, tradicionalmente celebró el San Pedro. Desde que sus hijos estaban pequeños disfrutaron al lado de su padre las festividades huilenses. Cuando crecieron, la tradición se conservó y sus nietos acompañaron las tardes de marrano, mistela y Doble Anís. ‘El Pipa’ se destacaba por su picardía, sus chistes y por “tomar del pelo” a todo el mundo. Música Álvaro Córdoba Farfán, su amigo incondicional durante 60 años, cómplice de farras, composiciones, aventuras y amores, lo recordó como un genio de la música. Para su leal acompañante, la vena artística del maestro fue heredada de su padre: Julián Motta Salas, quien aunque nunca le dio el apellido, siempre lo reconoció como a su hijo. “Tocábamos juntos un repertorio muy especial. Cada uno cantaba sus composiciones. ‘Vamos juntos’ la hacíamos a dúo. Él interpretaba una estrofa, yo otra y la última la hacíamos a dos voces. Luego Vicente Romero se unió al grupo y fundamos la casa disquera CVA: Carlos, Vicente y Álvaro”. Como ninguna disquera estaba interesada en grabar las canciones de la música colombiana de la región andina, ellos mismos se encargaron de hacerlo. Sacaron cuatro LP, entre los que se desataca ‘Colombia con amor’ y ‘Tres compositores huilenses’. El último trabajo musical fue un homenaje al inmolado político huilense Rodrigo Lara Bonilla. La propuesta de ‘El Pipa Prada’ era sencilla y honesta, pero sus arreglos musicales eran profundos. Sus canciones no tuvieron mucha resonancia internacional a pesar de la belleza y perfección de sus creaciones. Sin embargo, algunas producciones tuvieron trascendencia nacional luego de que fueran grabadas. ‘Mito huilense’, ‘La laguna del Juncal’, ‘Ojazos’, entre otras, quedaron en la memoria musical del departamento como una de las obras más representativas de la región. Adiós Los últimos años de Luis Carlos Prada estuvieron marcados por la total inactividad. Duró más de un año en silla de ruedas y perdió paulatinamente la memoria, la vista, el oído, hasta que quedó prácticamente inmóvil, una ironía de la vida, con un hombre activo, rumbero y un eterno enamorado de las mujeres. En la madrugada de ayer ‘El Pipa’ partió al sueño eterno a sus 93 años de edad. El departamento perdió a un gran compositor, al hombre que siempre recreó los paisajes del Huila y las costumbres de su gente con las cuerdas de su guitarra. Tal vez ya se habrá encontrado con Jorge Villamil para iniciar el jolgorio y su maravillosa voz retumbará en el descanso de los justos. Lo único cierto es que cada vez que suene su música, ‘El Pipa’ estará presente en su tierra huilense, la que siempre amó y de la que nunca se alejó. Sus exequias se realizarán hoy. En horas de la mañana, estará en cámara ardiente en la Asamblea del Huila, donde recibirá un homenaje póstumo. 1 Foto 1: Luis Carlos ‘El Pipa’ Prada fue uno de los primeros compositores que tuvo el departamento del Huila.

Comentarios