Senador Jorge Robledo

Con su conocido estilo, el senador Jorge Robledo expresó su propia impresión de la agenda legislativa que acaba de presentarse en el Congreso de la República. Con su conocido estilo, el senador Jorge Robledo expresó su propia impresión de la agenda legislativa que acaba de presentarse en el Congreso de la República. La Nación, Neiva El senador del Polo Democrático Alternativo, Jorge Robledo descalificó la propuesta de reforma a la salud que el Gobierno radicó la semana pasada en el Congreso de la República a tal punto que asegura que es una fiel copia de la ordenada por el Banco Mundial. Añadió que el presidente Juan Manuel Santos ha mentido sobre la reforma a la salud y que las cosas empeorarán en materia de atención para los colombianos. También se va  lanza en ristre contra la reforma pensional y aseguró que tiene como uno de sus objetivos terminar con los derechos de más de un millón de colombianos La Nación: ¿Le gusta la agenda legislativa para este primer periodo de sesiones del Congreso? Jorge Robledo: Empezó muy mal porque la reforma a la salud que es el principal proyecto empezó con una falsedad monumental: como aquella que expresó el presidente Santos cuando dijo que la reforma acababa con las EPSs y eso no es cierto. Como tampoco acaba con las intermediaciones financieras, el truco es que les cambian el nombre porque es un nombre desacreditado, pero todo sigue igual la misma intermediación, los mismos parásitos de la banca. ¿A su juicio hacia dónde se dirige entonces la reforma? Ojo, la reforma a la salud se dirige de verdad es a mejorarle el negocio a las EPS, comenzando por volver casi imposible usar la tutela para que volvamos al viejo POS del año 1993 y se acaben los derechos del llamado no POS. Es decir, después de la reforma vamos a tener menos derechos en salud que los que tenemos hoy. Sí, pero el presidente Santos también dijo que lo que ocurriría con las EPSs era que se transformaban… Pero son cambios completamente cosméticos, como coger a Frankestein y le ponga aretes y le pinte los labios, no deja de ser él y eso es lo que quieren hacer con las EPSs. Son trampas para embobarnos, nos tratan como a idiotas y piensan que los únicos que piensan son ellos. ¿Con todo esto, le ve futuro a la reforma en el Congreso? Pues si dejamos solos a los ‘ santintas’ la aprueban porque al ‘santismo’ le encantan las EPSs. Pero yo espero que el país entero se movilice como sucedió con la reforma a la justicia y derrotemos ese engendro de la reforma a la salud. ¿Y la reforma pensional? Es la misma cosa. Mire, qué es la reforma a las pensiones, pues que le van a recortar los derechos pensionales a un millón y medio de familias colombianas que ganan  más de dos salarios mínimos. Y no me estoy refiriendo a las grandes pensiones porque eso no es nada, es decir, el que se gana ahora más de dos salarios mínimos se va a pensionar con uno, y ese recorte es para favorecer el capital financiero, los fondos privados de pensiones. ¿Pero qué trae el Polo en esta agenda legislativa? Ya presentamos un proyecto de ley estatutaria en salud que ese sí apunta a acabar con las EPS, lo presentamos el semestre pasado, apunta a que no se sigan robando la plata de la salud, a que los colombianos no se enfermen ni se mueran de los males que la medicina sabe curar. Es una transformación seria la que estamos proponiendo. ¿Bueno pero qué ha pasado con ese proyecto tan maravilloso? Lo tienen varado los ‘santistas’ es que a ellos les gustan las EPSs , yo insisto en que les encantan. Creo que incluso más que a los mismos dueños de esas entidades. ¿Pero por qué insiste usted en eso? Pues porque todos sabemos cómo se relacionan entre ellos. Es que estos son intereses generales, aquí se mueve mucha plata, mucho puesto, mucho contrato y eso es lo que mantiene vivo al Gobierno Nacional y al presidente Santos que no es el presidente de la salud de  los colombianos sino de las EPSs. ¿Se siente el Polo dando una batalla solitaria en el Congreso? Es dura, y estamos bastante solos, eso es verdad pero lo hacemos con todo gusto porque es un honor hacer parte de este pequeño escuadrón de gente que lucha porque pensamos que eso es lo que le sirve al pueblo colombiano ¿Cuál es su análisis del proceso de paz? hay muchas inquietudes por parte de varios congresistas… El Polo desde que nació dijo que no está con la lucha armada, pero sí a una solució negociada, entonces cuando empezaron las negociaciones dijimos ojalá les vaya bien, no vamos a ser palo en la rueda, no vamos a estorbar. Entendemos que hay mucha gente que no le gusta el proceso porque aquí las heridas son muchas, en el Huila los sufrimientos, estoy en capacidad de entenderlos. Pero también entiendo que si el día de mañana hay varios miles de fusiles menos en los campos eso va a ser bueno para todos, aunque no va a arreglar el pasado. ¿Está de acuerdo con que haya unas reservas campesinas, independientes, sin ley…? Eso no es nuevo, eso está en la Ley 160 de 1994, aprobada en el gobierno de César Gaviria, yo creo, habría que constatarlo, que esa ley la votó afirmativamente el entonces senador Álvaro Uribe. Esa es una  ley que ni siquiera es para quitarle tierras a  unos y dárselas a otros, eso solo aplica sobre tierras baldías del Estado colombiano. Ahí no hay una cosa que ya no sea parte de la ley colombiana, las primeras zonas de reservas campesinas se montaron con plata del banco mundial y por eso no veo nada imposible. Ahora, no sé qué acuerdo hagan las Farc y Gobierno pero si eso nos acerca a que haya menos fusiles en los campos de Colombia, pues no le veo inconveniente alguno siempre en la idea de que se mantiene la integridad del territorio nacional. Senador Jorge Robledo Senador Jorge Robledo

Comentarios

comentarios