Foto: Internet.
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Foto: Internet.Dejar de delinquir sí se puede, buscar nuevas alternativas para sobrevivir es posible, según revela a LA NACIÓN Ancízar Loaiza, un ex delincuente quien hoy ya no tiene deudas pendientes con la justicia. Autoridades dicen que ha aumentado la extorsión, el robo de celulares y el terrorismo.

Con tan solo 13 años de edad, Ancízar Loaiza Urrego comenzó a delinquir. Empezó robando bombillos en el año 1975, influenciado por las malas amistades y necesitado de dinero.

De ahí en adelante conocería un sin número de actividades propias de los más osados delincuentes de este país.

“Empecé a delinquir bajo la sombra de mi madre, ella me sostenía, pero fueron los amigos quienes me indujeron a la delincuencia, andando la calle, ‘gaminiando’. Como era muy niño inicié robando bombillos, en el día robaba 10 y hasta 20 bombillos diarios, así comencé a ganar plata, después pasé a hurtar bicicletas, pasacintas de carros, fui fletero. Siempre delinquíamos entre dos o tres personas”, narra Ancízar, mientras vende unas gaseosas en la tienda de su madre.

Natural de Cartago, Valle, llegó a Neiva en el año 1970, cinco años después, abandonó sus estudios y una pasión, la del ciclismo.

Compartió justas con Álvaro Mejía, Luis Alberto Ramírez y Óscar Iván Carvajal, glorias de esa disciplina para la época.

En los años 80 su accionar delictivo traspasó fronteras, llegó a Bogotá, donde se reunió con viejos amigos pertenecientes a una banda delincuencial.
“Nos encontramos en Bogotá, donde delinquían, empezamos cerrando negocios, por lo general eran billares, unos lugares donde va mucha gente y donde era más fácil robar. Uno se camuflaba y se hacía una sola recogida de chaquetas, zapatillas, para ese entonces no existían los celulares pero sí los beepers, todo se vendía a un solo reducidor, quedaban ganancias de ochocientos mil pesos y hasta un millón de pesos.

Complicidad

“Nunca maté, pero sí fui cómplice de sicariato, el estímulo nervioso del ser humano es la plata y por eso la misma familia, pagaba para hacerle daño a las personas de su entorno”, asegura Ancízar.

Pero ¿cómo un delincuente escoge a su víctima? ¿Quiénes son los más asediados?
Ancízar lo sabe muy bien, y describe cuáles pueden ser las potenciales víctimas de los delincuentes.

“Se miran las debilidades, el carácter, su forma de ser, los nervios. Siempre se va acompañado de alguien, un segundero por si la víctima se altera.

Nunca se actúa solo, quienes lo hacen son aquellos que utilizan las modalidades de escapero y cosquilleo, el primero es aquel que coge las cosas y no se dan cuenta, ese es el ambulante”.

Precisamente basado en esos alcances de los ‘amigos de lo ajeno’, Ancízar, cree que si el talento que la mayoría de delincuentes utiliza para robar fuera aprovechado para hacer el bien este país estaría más seguro, pero la falta de educación y oportunidades son factores que juega en contra.

“Hay que tener talento para poder actuar. En los casos de entidades bancarias uno se vestía igual a la empresa y se comenzaba a controlar la fila.

Muchas veces las personas de esas entidades se dan cuenta pero no dicen nada por temor a que los maten, o los amenacen. El delincuente controla el sistema de consignación que la víctima lleva, es muy persuasivo, muchas veces no dejan rastros”.

Modus operandi

Ancízar Loaiza Urrego, conoció el mundo de la delincuencia, hoy goza de la libertad tras permanecer varios años en la cárcel, a sus 52 años trabaja honradamente. 

Formas de delincuencia hay muchas, pero el fleteo es una de las más comunes. Los días en que la gente puede ser más vulnerable a hurtos en entidades bancarias son los lunes y los viernes, según dice Ancízar.

Asegura que la piratería terrestre es otro de los delitos donde se ponen dos ‘moscas’, esas son personas quienes avisan qué carros entran y cuáles salen. Siempre se busca los desvíos hacía el río o la montaña. Ahora es más fácil por el tema de los celulares.

“Hay más seguridad y más ley, pero la población sigue creciendo, el problema de seguridad en Neiva, es que no se toman las medidas pertinentes.

Debería de haber un toque de queda para que los menores no estén en la calle después de las nueve de la noche”, afirma Ancízar, quien hoy goza de libertad y tranquilidad al haber dejado la delincuencia desde hace 9 años.

Por su parte, el coronel Miguel Martín Moncaleano, comandante de la Policía Metropolitana de Neiva, sostiene que en muchos casos la gente da pie para que el delincuente actúe.

“La mayoría de hurtos y delitos, se dan por el mismo descuido de la gente, las personas a veces utilizan los celulares de alta gama en barrios que son bastante complicados por la delincuencia. Los ‘raponazos’ de bolsos, la modalidad de halado, hurto a motocicleta, son las más comunes. A veces dejan las motocicletas en la calle, muchas veces prendida y con las llaves, mientras hacen algunas actividades y es así que el delincuente ve la oportunidad precisa para cometer las actividades ilícitas”.

El hurto a residencias la mayoría de veces suceden bajo la modalidad de ventosas, personas que ingresan por paredes y techos.

“Hay casos en el que algunos empleados, celadores, se prestan para cometer estos hurtos. La llamada millonaria, es una modalidad que está en todo el país y Neiva, no ha sido ajena. Personas incautas caen bajo el simple hecho de recibir una llamada donde supuestamente algún familiar está en problemas, se hacen pasar por autoridades y les hacen unas exigencias para que les consignen o entreguen algunas pertenencias como joyas o dineros”, asevera el Comandante de la Policía Metropolitana en Neiva.

El último ‘canazo’

La última vez que Ancízar pisó una cárcel de las diez a las que dice haber ingresado, fue cuando hurtó un computador y una caja fuerte en el Instituto Nacional de Adecuación de Tierras, en Neiva, con la complicidad del celador.

Nueve años después, Ancízar, dice haber logrado darle un giro total a su vida. Ahora administra un montallantas y le colabora a su mamá en una pequeña tienda.

“Ahora estoy agradecido con la vida porque mi vida espiritual y material ha cambiado, tengo un regocijo de madre y una casa que se logró levantar con mucho esfuerzo. Ya me olvidé de aquello, ya no le debo nada al Gobierno, tengo una vida muy agradable, leo la palabra de Dios; para poder tener paz interior tiene uno que despreocuparse del ego y del apego material”.

Lucha frontal

Pero el accionar delictivo en ciudades como Neiva es bastante amplio, por ello las autoridades vienen aunando esfuerzos para salirle al paso a la delincuencia y que casos como el de Ancízar, quien hoy ya no delinque, se repitan cada vez más.

¿Cuáles son los delitos más comunes en Neiva? ¿Qué se está haciendo para controlarlos? 
Aunque Miguel Martín Moncaleano, comandante de la Policía Metropolitana de Neiva señala que ha habido una reducción significativa en algunos delitos, reconoce que en cambio otros han aumentado y en el cual la institución está focalizada con lo que han denominado ‘plan choque’.

“Se vienen desarrollando actividades focalizadas en seis delitos específicos, no necesariamente estamos mal en ellos pero si ha habido un reducción significativa. Estamos realizando unas campañas utilizando toda la capacidad institucional, con el fin de minimizar las actividades ilícitas que se registran en la capital huilense”.

De acuerdo con el alto oficial, los seis delitos que se están atacando de manera frontal son el homicidio, la extorsión, el hurto en todas sus modalidades, el microtráfico, contrabando y minería ilegal, estos dos últimos con menor incidencia en el área metropolitana.

Entre los delitos que se han logrado recuperar de manera significativa están el homicidio, hurto a comercio, de motocicletas y a entidades financieras.

Las cifras

Algunas cifras son alentadoras, para el año 2013 se registró un total de 113 homicidios, este año, ha habido 60 casos con una disminución del 47 por ciento.

El hurto al comercio en el 2013 presentó 414 casos, este año se han presentado 227, con un reducción de al menos 45 por ciento.

El hurto a motocicletas, pasó de 371 en el 2013 a 186 en el 2014, con una reducción del 50 por ciento.

A su turno, en entidades financieras en el 2013 se presentaron 4 hurtos contra uno registrado hasta la fecha, con una reducción de 75 por ciento.

Delitos que se han incrementado

Para el comandante de la Policía Metropolitana, ha habido un aumento considerable en otros delitos entre los que se encuentra la extorsión, que para el año 2013 registró 66 casos denunciados.

Este año se han presentado 107 casos con un incremento del 62 por ciento.

“Es de resaltar que la gente está denunciando, la cifra a un no ha sido depurada pero es la más cerca a la cifra real. En cuanto al terrorismo, se incrementó de 8 casos en el 2013 contra 17 de este año”, indicó Moncaleano.

Hay otros delitos que no se han incrementado, pero la reducción ha sido mínima. En el caso de las lesiones comunes las cifras registradas en el 2013 fueron de 1.567 contra 1.462 este año, delitos sexuales 233 en el 2013 contra 221.

En hurto a residencias los registros señalan un total de 527 casos del año pasado contra 441 de este año, a personas con una reducción del 12 por ciento, el de vehículos se redujo en un 20 por ciento, y el de celulares se incrementó en un 10 por ciento, con 201 casos del año pasado contra 221 de este año.

Resultados ‘plan choque’

Hasta la fecha se han registrado un total de 29 capturas, por diferentes delitos, 14 de ellos por extorsión. Un total de 388 celulares han sido incautados de los cuales 36 aparecen reportados como robados y a 34 les han modificado el sistema de identificación.

“Tenemos tres organizaciones delincuencias en las que se está trabajando para poder capturarlas y judicializarlas. Hay grupos delincuenciales que se dedican a las modalidades de hurto, consumo y expendido de droga”, añade Moncaleano.

La mayoría de personas que cometen estos delitos son hombres seguidos de adolescentes.

Sin embargo, a pesar de haber una reducción significativa en varios delitos, la percepción de inseguridad de los neivanos la ubica a nivel nacional dentro de las cuatro ciudades donde la gente cree no estar segura.

Para el Coronel Moncaleano, estas cifras son muy generalizadas, “las acciones terrorista que se presentaron durante mes y medio en establecimientos públicos generó bastante sentimientos de inseguridad, muchos delitos van en tendencia a la disminución”.

A mayor crecimiento mayor inseguridad, esa es la percepción del personero de Neiva, Jesús Elías Meneses, quien señala que la ciudad no se planeó lo suficiente para desde un principio hacerle frente a la inseguridad.

“Neiva ha crecido de una manera muy sobredimensionada, somos un centro de acopio de gente de muchas regiones del país, hay desplazados y víctimas, falta de educación y trabajo, factores que hacen que la inseguridad se incremente”.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.

Comentarios