El proceso comienza con el cierre de las votaciones, después de las 4:00 p.m.
Con el Acto Legislativo Número 01 de 2003, se introdujeron importantes cambios desde el punto de vista electoral con la denominada Reforma Política, que implementó un nuevo instrumento de asignación de curules, diferente del cuociente electoral del sistema electoral anterior, en la medida que los integrantes de las corporaciones públicas de elección popular (Senado, Cámara de Representantes, Asambleas Departamentales, Concejos Municipales y Juntas Administradoras Locales), alcanzaban su escaño al obtener un cuociente o un mayor residuo.

Se implementó la cifra repartidora para asignar curules de manera proporcional a la votación obtenida por los distintos partidos o movimientos políticos y movimientos independientes, al permitir la utilización de una variante del Método D’Hondt, la cual ha sido adoptada en diversos países latinoamericanos.

La introducción de la cifra repartidora de forma conjunta con el denominado umbral se encuentra descrito en el Artículo 263 de la Constitución Política, modificado por el Artículo 12 del Acto Legislativo 01 de julio 3 de 2003 afirma que: “Para garantizar la equitativa representación de los partidos y movimientos políticos y grupos significativos de ciudadanos, las curules de las corporaciones públicas se distribuirán mediante el sistema de cifra repartidora entre las listas de candidatos que superen un mínimo de votos que no podrá ser inferior al dos por ciento (2%) de los sufragados para Senado de la República o al cincuenta por ciento (50%) del cuociente electoral en el caso de las demás corporaciones, conforme lo establezca la Constitución y la Ley”.

En este orden, la cifra repartidora se aplica únicamente a aquellos partidos o movimientos que superen el umbral exigido, el cual para corporaciones como los concejos, corresponde así a la mitad del cuociente electoral.

En el cálculo del umbral, se contabilizan los votos válidos, como lo sostuvo el artículo 14 del Reglamento 01 de 2003, expedido por el Consejo Nacional Electoral para las elecciones del 26 de octubre de 2003, al expresar que el umbral corresponde a la cantidad mínima de votos válidos que debe obtener una lista para que le sea aplicada la cifra repartidora. Se emplea para listas a corporaciones. En ningún caso se computarán para su cálculo las tarjetas no marcadas ni los votos nulos.
 
Total de votos de una lista

Anteriormente el número total de votos de una lista estaba determinado por los votos válidos que el candidato que encabezara la lista obtuviera el día de las elecciones. Ese sigue siendo el sistema de las listas que no escojan el voto preferente. Pero para las que sí lo hagan, el total será el resultado de sumar los votos válidos que obtenga cada candidato de la lista. Si hay votos por la lista sin que se especifique un determinado candidato, éstos se sumarán también pero al total de la lista sin que sean tenidos en cuenta para un candidato en particular.
 
Umbral

Es el número mínimo de votos que cada lista debe tener para participar en la repartición de curules. Luego de la votación se suman los totales obtenidos por cada lista para una corporación pública y ese número se divide entre el número de curules disponibles en esa corporación. Ese resultado se llama cuociente electoral. Luego esa cifra se divide por dos, y el resultado es un número que se llama umbral. Sólo las listas que como mínimo hayan obtenido esa votación, es decir ese umbral, podrán participar de la repartición de curules para la respectiva corporación.
 



¿Qué pasa cuando terminan las elecciones?

Todos estos conceptos explicados se aplican cuando ha terminado la elección. Cuando se cierran las mesas de votación, los jurados abren las urnas y siguen los siguientes pasos:

1. Se cuentan los votos de cada candidato y se ordenan los nombres en las listas de acuerdo a ese conteo en las listas que tengan voto preferente.

2. Se determina la votación total de cada lista.

3. Se determina cuál es el umbral.

4. Se aplica el umbral y se eliminan las listas que no alcancen a obtenerlo.

5. Se aplica el sistema D’Hont o cifra repartidora y se distribuyen las curules.
 
Si aplicada la cifra repartidora resultare que varias listas obtuvieren derecho a la última curul a proveer, ésta se asignará a la que tenga la mayor fracción decimal. Si persiste el empate, se asignará por sorteo en los términos señalados por el artículo 183 del Código Electoral.

Acto seguido se toman las listas por Partido o Movimiento que alcanzarán a obtener curules y se procede a la declaratoria de elección y entrega de credenciales, en el mismo orden en que fueron inscritas las listas y presentadas al electorado.
 

Comentarios