Por iniciativa de un colectivo humano y empresarial que lideró el concejal German Casagua, tuvimos oportunidad de asistir esta emana a un conversatorio cuyo tema central  fue el alumbrado público de la Capital. Como se sabe, la concesión que para el efecto se suscribió con la firma Diselecsa por veinte años, vence en siete meses. La controvertida concesión ha dejado un amargo sabor a las administraciones y, con ellas, a los habitantes de Neiva. Procesos jurídicos, demandas, decisiones de tribunales de arbitramento y fallos de los más altos tribunales, han sido la constante en el malogrado convenio. A ello debe sumarse la deficiencia tecnológica y el menor cubrimiento del servicio. Todo ello, hacía imperativa y urgente la reunión que nos ocupa. Son miles de millones de pesos los que envuelven este negocio que, por lo demás, debe haber dejado millonarias ganancias al operador, que no guardan proporción con los requerimientos y demandas de los neivanos. Entonces, resaltar el rol del concejal Casagua y Asamblea Visible, quienes seleccionaron un excelente grupo de expertos y profesionales que nos ilustraron sobre las diferentes modalidades de contratación que hoy se conocen y se aplican en otras ciudades de Colombia. Este, por supuesto, debe ser un asunto que le importe y le interese a todos: empresarios, académicos, organizaciones sociales, juntas administradoras locales, juntas de acción comunal, veedurías ciudadanas y gobierno municipal. Decir también que, según los conferencistas, hay varias formas de hacer la operación. Una de ellas es de manera directa, por parte de la Administración, que debe hacer inversiones en inventarios, modernización y ensanche de las redes. Otro es la que rige actualmente. La Administración entrega a un particular la autorización para el manejo del sistema y es él quien debe hacer las inversiones y transferir un porcentaje de las utilidades a las arcas municipales. Una tercera opción es la  alianza pública-privada, poco recomendada por los expositores. Capítulo especial también tuvo el relacionado con la adopción de las nuevas tecnologías, que hoy permiten ahorrar costos hasta en un 40%, según el invitado especial Hernán Ossa Rincón, consultor de alumbrado público. Aseguró que es evidente el incumplimiento de reglamentos técnicos que entraron en vigencia en la última década; y una sugerencia muy puntual: empezar a sustituir las luminarias actuales por unas Led. Así, es mucho lo que hay por hacer para no quedarnos sólo en las críticas.

Comentarios