Como debía hacerse desde un principio para no seguir cayendo en la improvisación o en la imposición, esta semana se ha llegado a unos puntos básicos de acuerdo entre el empresariado formal de Neiva y la administración capitalina frente al proyecto de Acuerdo que anuncia el gobierno local de reforma  al Estatuto Tributario.

Es de público conocimiento que en un sistema democrático la operación del Estado, entiéndase nación, departamento, distrito, municipio, se soporta en los tributos, los impuestos, las tasas y/o contribuciones. Sabemos también que Neiva cada día tiene más necesidades, entre otras cosas, por más población y más pobreza, amén de lo que ha significado la reforma por la que se estableció el Sistema General de Regalías, que dejó a municipios como Neiva sin millonarios recursos que entraban por concepto de las regalías generadas por la explotación del petróleo. Que el gobierno capitalino busque quince mil millones de pesos para reparar la malla vial, para darle sostenibilidad al programa de alimentación escolar, avanzar en programas ambientales y comprar lotes para ampliar las calles, es algo que sensatamente no se puede cuestionar.  La inquietud surge cuando se anuncia un proyecto de acuerdo que impondría nuevas y onerosas cargas tributarias a los comerciantes organizados y formales para financiar los planes referidos. Claro está, la reacción no se hizo esperar. Y es que si hay aquí y en todo el país un grupo, un sector, un gremio que cumpla a cabalidad con sus obligaciones en materia tributaria, pues, lo es el comercio organizado. Y lo hace porque es su obligación y tiene que cumplir con los mandatos oficiales. Otra cosa es que se recueste el gobierno sobre ellos para hacerlos únicos sujetos a quienes quiere meterles la mano al bolsillo. Recordar, así mismo, que no lleva un semestre con el piano a la espalda de la reforma tributaria aprobada por el Congreso de la República el año anterior, para acoger la iniciativa del Gobierno Nacional. Así, bienvenida la decisión de la Secretaria de Hacienda Municipal de retirar del anteproyecto de Acuerdo los artículos que le buscaban imponerle al comercio alzas en los impuestos Predial y de Industria y Comercio. Y, por último, una respetuosa sugerencia al Gobierno de Neiva, haga lo que se debida hacer: dedique un buen equipo a la tarea de meter en cintura los miles de evasores, propietarios de lotes y negocios informales.

Comentarios