261 reclusos de la cárcel de Neiva están en huelga de hambre.

Después de tres días, las directivas del penal confirmaron este miércoles que fue superada la protesta que adelantaban algunos reclusos del patio cuatro al parecer, suscitado por problemas de convivencia.

“Comedidamente le manifiesto que el día lunes las personas privadas de la libertad recluidas en el patio cuatro del Establecimiento Penitenciario de Mediana Seguridad y Carcelario de Neiva iniciaron huelga de hambre colectiva y desobediencia, por situaciones de convivencia con un interno. Sin embargo la situación ya fue superada puesto que el Comando de Vigilancia y las Directivas del centro de reclusión con el apoyo de la Defensoría del Pueblo agotaron los mecanismos para que los internos no continuaran con esta decisión”, dijo Juan Carlos Reyes Ramírez, Director Establecimiento Penitenciario de Mediana Seguridad y Carcelario – EPMSC Neiva.

La acción colectiva aparentemente obedecía a tratamientos especiales que estaría recibiendo uno de los internos del patio, a los cuales no pueden acceder de manera igualitaria los demás reclusos y esto vendría generando malestar en el lugar.

“Una situación de huelga y de desobediencia de los internos del patio cuatro del establecimiento penitenciario y carcelario de Neiva, nosotros venimos haciendo acompañamiento y vamos a hacer una visita de verificación de la situación con los personeros delegados en lo penal y derechos humanos”, señaló Heidy Lorena Sánchez Castillo, personera de Neiva.

Y siguió diciendo: “Básicamente la situación es originada porque ellos no quieren permanecer o tener una convivencia con uno de los internos, al parecer, han presentado problemas de convivencia”. Los reclusos se negaban a recibir alimento, así como a dejarse contar en las revisiones que hace la guardia del penal.

“Corresponde a la situación de 261 personas que están ubicadas en el patio, del establecimiento penitenciario y carcelario, ellos habían iniciado desde el lunes una huelga de hambre colectiva y desobediencia, se nos ha informado que los organismos encargados de vigilancia y custodia y diferentes promotores de derechos humanos han buscado un acercamiento y una resolución de la situación”.

Así las cosas, en las últimas horas, todo volvió a la normalidad y se espera que no se vuelvan a presentar este tipo de hechos que alteran la tranquilidad del penal, aduciendo de todas formas que las condiciones en las que se encuentran los reclusos no son las mejores.

Comentarios