Germán Palomo García

 

El segundo municipio del Huila cumplirá en 2018 doscientos años de existencia en un momento en que la ciudad de Laboyos atraviesa un interesante proceso de desarrollo que debe concretar para no provocar más desilusiones. Hoy es el municipio mayor productor de café del país que ha incentivado una creciente presencia de tiendas de café que resulta un importante emprendimiento pero aún no genera valor agregado con sus cafés especiales. Es un estratégico núcleo urbano con influencia importante en el sur del departamento y en la región Surcolombiana lo que lo habilita para construir un matadero regional como los exigidos por INVIMA y alentados por el actual gobierno pero se sabe que algo se ha hablado pero ningún proyecto concreto se conoce. Al igual que se señaló a Neiva como la plaza de mercado del sur colombiano cuando se puso en vigencia la Ley Páez en 1995, Pitalito tiene cercanía a esta parte de la geografía colombiana y con sobradas razones puede competir con la capital opita en atraer este mercado. Desde el punto de vista del turismo, está cerca de San Agustín e Isnos con sus atractivos arqueológicos pero tiene que mejorar su infraestructura hotelera y vial, vital para un mejor desempeño en este campo. Sin embargo, adolece de lo mismo que sufre Neiva. El 82% de sus visitantes lo hacen por motivos comerciales y apenas 18% por turismo lo que explica que la tasa de ocupación hotelera se reduzca los fines de semana, un espacio que debe llenarse con oferta cultural y de espectáculos que motiven al visitante a hacer turismo en fin de semana. Al respecto, la recién creada Ley Naranja para estimular la llamada economía creativa es una herramienta que debe aprovecharse y Pitalito es un centro cultural reconocido con representantes capaces de generar espectáculos públicos como música andina, pintura, narrativa, artesanías, etc. El Congreso de la República acaba de crear un marco para la celebración de tan importante fecha pero, desde ya, sugiero a los laboyanos ser protagonistas clave no solo en el día sino en toda la construcción del futuro que se ve positivo pero solo ellos lo definirán realmente. Las normas, las declaraciones de apoyo, los reconocimientos serán solo sesiones solemnes que pasarán sin mayor impacto si no se ejecutan los proyectos que orientarán el desarrollo de Pitalito. En 2005, el departamento del Huila celebró su centenario como ente territorial autónomo y también se consiguió la Ley del Centenario. ¿Qué se logró con ella? Bienvenidas estas declaraciones pero en ningún momento sustituyen la Gestión que es, en últimas la herramienta eficaz.

Comentarios