La jefe de la Oficina de Víctimas del Huila, Edna Johanna Cruz, en la entrevista con el editor general del Grupo Informativo LA NACIÓN, Jesús Antonio Rojas Serrano.

JESÚS ANTONIO ROJAS SERRANO/LN

editorgeneral@lanacion.com.co

Casi 200 mil víctimas ha dejado el conflicto armado en el Huila, según cifras oficiales. Hoy, cuando todos hablan de ellas a propósito de la implementación de los acuerdos de paz con las Farc, la jefe de la Oficina de Víctimas de la Gobernación del Huila, Edna Johanna Cruz, habla del trabajo silencioso a favor de esta población.

La funcionaria habla del poder de ‘sanación’ de las unidades productivas y explica como la estrategia ‘música para la paz y reconciliación’ llena de esperanza a quienes vivieron los horrores de la guerra en los pueblos huilenses.

-¿Qué se está haciendo por las víctimas de la guerra en el Huila?

:No hemos parado de trabajar por las víctimas. Hemos reiterado que nosotros no concebimos una paz si no es en el marco de la reparación integral de las víctimas del conflicto armado, que en el Huila son muchísimas. Hoy podemos decir que es una realidad el proyecto-macro de 600 unidades productivas, en un esfuerzo del Gobierno Departamental, la Unidad Nacional para las Víctimas, el Sena y los alcaldes. Un 60% de estas unidades productivas están en el sector rural. Las víctimas saben que hemos llegado a veredas muy lejanas, de difícil acceso y que estos proyectos productivos ha mejorado la calidad de vida de cada una de ellas.

-Cuando hablamos de víctimas y unidades productivas, ¿a qué nos estamos refiriendo?

:Son víctimas del conflicto armado como el desplazamiento, la desaparición forzada, el terrorismo, el acto sexual violento y otros hechos. Estamos apoyando proyectos productivos como supermercados, tiendas, salones de belleza, entre otros. Igualmente, les estamos dando a las víctimas apoyos para cultivos de café y actividades de ganadería. Esto nos da un parte de tranquilidad porque eso nos dice que las víctimas quieren seguir en el campo. Ellos quieren tener mejor calidad de vida desde el campo. También apoyamos proyectos avícolas. Estamos hablando de unidades productivas que están entre los 5 y 6 millones de pesos.

-¿En qué municipios están estas unidades productivas?

:Las unidades productivas se localizan en 35 municipios del departamento, exceptuando La Plata y Rivera.

-¿Por qué razón La Plata y Rivera se quedaron por fuera?

:En la época en que se formuló el proyecto, los alcaldes de estos pueblos no alcanzaron a enviar la disponibilidad presupuestal. Sin embargo, estamos formulando un proyecto que va enfocado a entregar unidades productivas en Rivera y La Plata.

-Y usted que tiene permanente contacto con las víctimas de conflicto armado, ¿qué dicen ellas hoy? ¿Están satisfechas de cómo se les está tratando?

:Frente a todo lo que ha sucedido con los acuerdos de paz, con la implementación de los mismos, yo creo que las víctimas han entrado en un contexto diferente, hemos entrado en una etapa de aceptación. Es difícil que una sola unidad productiva haga reparación de una víctima. Son muchos los factores que implica que una víctima sea reparada: la vivienda, la salud, la educación continua, la productividad, la empleabilidad que es un componente diferente dentro del plan de acción territorial para la población víctima, pero aun así sentimos que ellas tienen una mirada de esperanza, que han empezado el proceso de aceptación, de que estamos en un proceso de transición y que esa implementación de los acuerdos les está garantizando una participación en muchos de los escenarios. Por ejemplo, en lo político, ahora las víctimas van a tener la posibilidad de poder elegir un representante para esas circunscripciones especiales que les represente directamente en el Congreso de la República.

-¿Queda entonces claro que estas unidades productivas no sustituyen la reparación a la que las víctimas del conflicto armado tienen derecho por ley?

:No, eso es importante tenerlo claro, es apenas uno de los componentes de la reparación integral, la generación de ingresos, que nos permite a través de estos proyectos dejar una capacidad instalada, es decir, las víctimas que no pueden tener la indemnización inmediata del Gobierno Nacional o que están en esa lista de espera, se pueden ir beneficiando de estas unidades productivas. Son múltiples los componentes a los que las víctimas tienen derecho. Nuestra invitación es a que acudan a la Unidad Nacional de Víctimas, a la Oficina de Víctimas del Departamento del Huila ubicada en la Secretaría de Gobierno. Si tienen ideas de proyectos productivos nos las den a conocer porque estamos en el proceso de apoyar las unidades productivas y asociativas para que sean una realidad.

-¿Podemos decir que estas unidades productivas son una especie de sanación para las víctimas del conflicto armado?

:Realmente sí. Lo que me cuentan los asesores que hacen las visitas de campo es que las familias, sobre todo las del sector rural, son muy agradecidas, creen que es una ayuda muy significativa. Hemos encontrado núcleos familiares con 6 o 5 niños, tenemos identificadas 28 familias con personas en condición de discapacidad y personas de la tercera edad, familias indígenas y afrodescendientes. Son proyectos que tienen posibilidad de tener un enfoque diferencial, es decir, nos permite llegar a población con condición de víctima pero además con otra que lo hace más especial y susceptible. El agradecimiento de estas personas y la muestra de alegría es impresionante porque nos da mucha satisfacción entregar esos capital semilla, que estoy segura, que las personas que ya tienen su negocio y reciben una ayuda adicional, la invierten muy bien y la valoran mucho más.

-¿Qué más se está haciendo en el Huila por las víctimas?

:Tenemos muchas labores en este momento. La asistencia técnica que se da de manera continua. La consolidación de los 37 planes de contingencia de los municipios a través de los cuales preparamos a cada Alcaldía para que asuma riesgos, sucesos o eventualidades que impliquen atención inmediata a la población víctima. En esos planes de contingencia hacemos supervisión y vigilancia para que los municipios dentro de los planes contemplen rutas inmediatas de atención en caso de amenaza; son muchas las cosas que en asistencia técnica la oficina realiza. Ya hoy podemos decir que tenemos planes de contingencia, en un 80% actualizados, en los 37 municipios. Es una labor muy grande que realizan los Enlaces Municipales a los cuales les enviamos un saludo porque son esas personas que en cada municipio hacen lo que yo hago desde el departamento, pero ellos están en cada municipio, nos ayudan a enviar los documentos para estructurar los proyectos que atiende la población víctima.

-Me quedó sonando el tema de La Plata y Rivera, que no alcanzaron a quedar en estos proyectos de unidades productivas para las víctimas del conflicto armado. ¿Estos dos municipios se van a quedar sin nada?

:Nosotros hacemos múltiples proyectos. Uno de esos es el de productividad pero tenemos también un proyecto que se llama ‘música para la paz y reconciliación’, que el año pasado lo ejecutamos con la Fundación Batuta y nos permitió llegar a 6 municipios con formación académica musical para niños víctimas del conflicto armado; este año estamos en proceso contractual para volver a hacer una fase. En esos proyectos hemos logrado beneficiar otros municipios que no quedaron en otras estrategias. En el tema de productividad, queremos hacer un proyecto donde los beneficiarios principales sean esos dos municipios que no ingresaron; nos preocupa por ejemplo Rivera, un municipio donde hay muchas víctimas, fue centro de ataque de las Farc y esos hechos tan tristes que afectaron la vida de los concejales hace mucho tiempo y que como Gobierno Departamental hemos tenido un acercamiento constante con las familias. No los hemos olvidado, tenemos el caso de dos familias que están trabajando con nosotros a las que por el factor de empleabilidad hemos logrado traerlas con nosotros; estamos mirando como las podemos ayudar porque muchas de estas familias aún no han sido reparadas por el Estado. Esperamos tener un proyecto que vincule a La Plata y Rivera.

-En resumidas cuentas, ¿cómo calificaría todas estas acciones que se están haciendo en favor de las víctimas en el departamento del Huila?

:Yo creo que los esfuerzos son importantes, estamos dando unos resultados claros, tenemos un plan de acción serio, que atiende diferentes componentes, que ha sido calificado a nivel nacional como uno de los mejores del plan territorial, no solo lo ejecuta la Secretaría de Gobierno, sino que es transversal con Secretaría de Hacienda y Salud. El Gobernador del Huila hizo una rendición de cuentas a la Mesa Departamental  de Víctimas, donde ellos pudieron conocer de manera más cercana todos los proyectos con el porcentaje de ejecución de los mismos, no solo los proyectos de fortalecimiento de unidades productivas en los que van más de 3.800 millones de pesos invertidos entre diferentes entidades, sino también la asistencia técnica continua, la atención a la población víctima, los proyectos con enfoque diferencial, proyectos de cartografía social y participativa que nos permitieron tener el primer diagnóstico de posconflicto para el departamento. Son muchos los esfuerzos pero aún no son suficientes. Yo creo que la dificultad son los recursos y por eso nos hemos dedicado a gestionarlos y ampliarlos para las víctimas del Huila.

 

 

“Hemos reiterado que nosotros no concebimos una paz si no es en el marco de la reparación integral de las víctimas del conflicto armado”.

“Estamos apoyando proyectos productivos como supermercados, tiendas, salones de belleza, entre otros”.

 

“Las víctimas saben que hemos llegado a veredas muy lejanas, de difícil acceso y que estos proyectos productivos ha mejorado la calidad de vida de cada una de ellas”.

Edna Johanna Cruz es la jefe de la Oficina de Víctimas de la Gobernación del Huila.

Comentarios