ÓSCAR ALVIS PINZÓN

ÓSCAR ALVIS PINZÓN

El 22 de septiembre de 1867, el Congreso de la República creó la Universidad Nacional de los Estados Unidos de Colombia, durante el gobierno del liberal Santos Acosta. Empezó con seis facultades: Derecho, Medicina, Ciencias Naturales, Ingeniería, Artes y Oficios, Literatura y Filosofía. Desde un principio, la universidad quedó inmersa en el debate, sobre si allí debería o no existir una libertad de cátedra; si debía ser autónoma de los gobiernos de turno y cual papel  debía cumplir frente al Estado y el país.

Con los ajustes y reformas hechas en 1963,1980y 1993 “la Universidad Nacional ha logrado estar ligada de manera muy estrecha: al acceso de los estratos bajos a la educación superior, a las actividades de recepción, transformación y creación en las ordenes científicos, tecnológicos y artístico; al estudio de la problemática de las comunidades y a la reflexión crítica de sus más sentidas necesidades” Hoy, siglo y medio después de fundada, tiene 53.582 estudiantes de pregrado y posgrado, 64 doctorados, 115 maestrías, 40 especialidades y 80 especializaciones. Producto de este esfuerzo, también cuenta con 570 grupos de investigación registrados por Colciencias. Además cuenta con 95 programas de pregrado y 349 de posgrado, en sus diferentes sedes.

La “Nacho” ha sido testigo, protagonista y víctima de la Historia de Colombia. Ha sido la casa de rectores sabios, de profesores entrañables y de alumnos corajudos, que nos graduamos allí para aportar nuestra responsabilidad y profesionalismo, al progreso del país. “La universidad en general tiene la responsabilidad frente  la sociedad, de impulsar la superación de la desigualdad. Por eso la UN en su plan de desarrollo 2016-2018 está trabajando en 4 ejes estratégicos. El primero integrar los ejes misionales, como un caminar a la excelencia. El segundo, mejorar y conservar la infraestructura física y el patrimonio. El tercero fortalecer la gestión institucional, con recursos tecnológicos, físicos y financieros. Por último asumir el compromiso con la paz en el que la UN adquirió la responsabilidad de contribuir a la reconciliación, a la construcción de nación y a la consolidación del posconconflicto. Definitivamente en la Universidad Nacional y sus campus no solo se enseña una profesión, sino una educación universal. Se aprende a escribir, a leer, a pensar y a disfrutar del conocimiento. Lo cierto es que al cumplir sus 150 años, la Universidad Nacional, como el primer día, sigue siendo el gran estandarte de la educación pública incluyente, libre y comprometida con el progreso del país. Felicitaciones.

 

Comentarios