Gracias al fototrampeo, una valiosa herramienta que está siendo utilizada para registrar animales que no son visibles fácilmente,fueron captadas tres especies de felinos que corresponden al Puma (Puma concolor), el Oncilla o leopardo tigre (Leopardus tigrinus) y el Jagûarandi (Puma yagouaroundi) en el Parque Natural Regional Serranía de Minas, en el sur occidente del Huila.
El registro se logró a través de cámaras trampa las cuales tienen sensores infrarrojos que perciben el calor emitido por los animales a su paso, recolectando registros fotográficos y de video de gran valor para los estudios ecológicos que realiza la autoridad ambiental del Huila. Estas han sido instaladas en las montañas del Parque Regional, con el fin de conocer la biodiversidad que habita en esta área protegida del departamento que abarca un extensión de 28.645 hectáreas entre los municipios de La Argentina, La Plata, Saladoblanco, Oporapa, Tarqui y El Pital.
De acuerdo con Katherine Arenas, bióloga de la CAM, la presencia y subsistencia de estos felinos se da por la oferta de alimento y hábitat disponibles en esta zona del Huila, que a su vez se combina con la cercanía y conectividad a otras áreas protegidas con extensos y biodiversos bosques.
Los felinos
El Puma, león de montaña, o pantera es el segundo felino más grande de América, alcanzando longitudes de hasta de 2,6m y con un peso cercano a los 100kg. Debido a la cacería, la tala de bosques y la expansión de la frontera agrícola, se había catalogado como especie Casi Amenazada según la UICN; no obstante, en el año 2002 y gracias a los esfuerzos mundiales por garantizar su conservación, se clasifico como de Preocupación menor.
La Oncilla o leopardo tigre, es el felino más pequeño de Colombia, es de hábitos solitarios y tiene una distribución restringida a los páramos y bosques nublados; precisamente esa especificidad de distribución es su principal amenaza pues en los altos andes Colombianos existe una alta pérdida de hábitat causada por la agricultura y la minería, lo que ha originado que esta especie se encuentre amenazada en la categoría de Vulnerable.
Por último, la presencia del Jagûarandi da muestra de los depredadores en esta comunidad de mamíferos; esta es una especie que a pesar de habitar en casi toda Colombia, se conoce muy poco acerca de su biología e historia natural. Posee un peso de entre 3 y 7 kilos y, está amenazado por pérdida de hábitat y cacería.

 

Comentarios