En las últimas horas, en la Plenaria del Senado los congresistas aprobaron la descapitalización del Fondo Nacional del Ahorro por 500 mil millones de peses, como parte de las modificaciones del proyecto de presupuesto general de la nación para el año 2018, en un hecho que desató la polémica nacional.

Los senadores de las comisiones económicas (tercera y Cuarta) votaron positivamente el presupuesto general para el 2018, con algunos ajustes hechos al proyecto que se presentó inicialmente, con 55 votos por el sí y 3 en contra se aprobó el proyecto de ley.

Con fuertes discusiones  en contra y a favor se  debatió y se aprobó el proyecto de presupuesto en la plenaria del senado. Nicolás Fernando Araujo, senador ponente del Centro Democrático, explicó su descontento sobre la ley nacional de rentas y anuncio el voto negativo de su partido al proyecto de presupuesto, “el ministro de hacienda no ha cumplido con los compromisos hechos en el congreso, donde este gobierno se comprometía a  publicar todas las inversiones.”

En el mismo sentido el senador Alfredo Ramos de esa misma colectividad, sostuvo que el gobierno ha venido cambiando las reglas en el proceso de aprobación del presupuesto, razón suficiente para que su partido vote negativamente, “es evidente que aquí se incluye uno que otro mico, se anuncia el crecimiento de nuestra economía pero los colombianos son cada vez más pobres,  este gobierno deja una deuda pensional muy grande y también compromete las vigencias futuras”, precisó.

Por otra parte el senador Iván Duque, advirtió que las expectativas de crecimiento económico se alejan de la realidad nacional, “es importante que se le diga  al país sobre las perspectivas en el sector petrolero, porque esto tiene afectaciones en la parte ambiental que alteran la producción”.

El senador  Alexander López del mismo partido manifestó su preocupación  frente al proyecto de presupuesto “es el que menos se discute  y al que menos se le presta atención, cuando aquí es donde se define los principales derechos de los colombianos, pero se le deja al gobierno para que lo imponga a su voluntad”.

Se trata del artículo 104 en el que se indica que: “con el objeto de financiar programas sociales que deba atender el Gobierno Nacional en la vigencia fiscal del 2018, ordénese la descapitalización de la Imprenta Nacional en $100 mil millones, y del Fondo Nacional del Ahorro en $400 mil millones. Estos recursos deberán ser transferidos al Tesoro Nacional durante la vigencia de 2018. Estas empresas deberán hacer los ajustes contables a que haya lugar”, dice el artículo.

Esto quiere decir que el Gobierno tomará estos recursos que provienen de los recursos aportados por los afiliados a través de las cesantías o ahorro voluntario que están vinculados con el FNA.

El Gobierno no aporta dinero alguno al FNA, aunque es una empresa del Estado, y su sostenimiento se da por medio del dinero recaudado de los afiliados. Por esa razón usar esa plata podría poner en riesgo el sostenimiento de la entidad que actualmente es la que tiene el mayor número de créditos hipotecarios para los colombianos.

Sumado a esto podría haber una masiva salida de los afiliados por considerar que sus recursos estarían en riesgo. Contradictoriamente mientras que el FNA ha aumentado su portafolio para préstamo de compra de vivienda hasta por el 100%, el Gobierno busca usar esa millonaria suma para financiar programas sociales.

“Nunca en sus 50 años se había tocado al Fondo Nacional del Ahorro (FNA) y a sus ahorradores para desfinanciarlos”. Con este tuit, el expresidente de la entidad, Augusto Posada, se quejó del articulado.

 

Comentarios