CLAUDIA MARCELA MEDINA GARCIA/LN

gerenciageneral@lanacion.com.co

 Juan Manuel Galán no participará en la consulta por el Partido Liberal que se cumplirá el próximo 19 de noviembre por “falta de garantías”.

En diálogo con LA NACIÓN, el Senador señala a su partido de obedecer a maquinarias políticas, no querer renovarse y cerrar la participación ciudadana, lo que lo lleva a apartarse de los ‘rojos’ de cara a las próximas elecciones presidenciales.

¿Por qué renunció a participar de la consulta?

Renuncié a ser candidato presidencial por el Partido Liberal porque la metodología que impusieron considero que va en contravía de los principios liberales que hemos defendido desde hace mucho tiempo y de la renovación del partido, que es un proceso necesario para que el partido esté en sintonía con la época histórica que estamos viviendo, pero además con las nuevas generaciones que están en permanente evolución. Hacer política a través de los partidos políticos es muy importante, son instituciones democráticas fundamentales para organizar la toma de decisiones, pero cuando los partidos no se renuevan, cuando se cierran, cuando no generan espacios ni garantías, se terminan buscando otros caminos para hacer política, que son, por ejemplo, las firmas, ya van casi 30 candidatos aspirando por firmas y yo no creo que sea sano o constructivo para la democracia institucional las aspiraciones por firmas porque muchas de ellas generan son proyectos de microempresa política electoral alrededor del culto de una personalidad, pero no hay realmente unas ideas o principios que se defiendan y ante las cuales el candidato rinda cuentas en primera instancia. Eso termina convirtiéndose en populismo y ya sabemos los destrozos que puede hacer el populismo para la democracia y lo estamos viendo en Venezuela y otros países.

¿Usted no está contento con quienes han sido por años los líderes del Partido Liberal?

Yo creo que Colombia si tiene un reto de recuperar la institucionalidad y su democracia que está representada en los partidos que para que sean fuertes, tienen que renovarse y cuando habló de eso, no lo hago solo de nuevas figuras sino de refrescar los programas, las ideas y de estar en sintonía con las causas históricas que han identificado al liberalismo.

¿Usted ha afirmado que no participará en la consulta de noviembre por ‘falta de garantías’?

Creo que esa consulta que ellos plantearon es de maquinarias, una farsa de consulta, realmente no hay competencia, no hay participación masiva de ciudadanos que es lo que yo siempre he buscado para hacer la política y con quienes he trabajado. Yo no soy muy popular entre las maquinarias, pero si lo soy entre los ciudadanos y me quedo con esa popularidad y con ese compromiso con los ciudadanos y en coherencia con eso tomé la decisión de no participar en esa consulta porque la consulta que ofrece garantías, que es ciudadana, que es participativa y masiva es la de marzo, que es pegada a las elecciones parlamentarias, donde la gente tiene esa elección en el calendario electoral, sale a votar, sale a participar y prueba de eso es que los Verdes que han hecho consultas siempre en marzo han tenido excelentes resultados, dos millones 400 mil votos en la última consulta popular que hicieron. Esa era la consulta que nos convenía en el liberalismo para renovar el partido, para refrescarlo, dotarlo de una nueva dirigencia, para que las listas al Congreso también tuvieran esa renovación necesaria igual que el candidato presidencial con más potencial para crecer, más viable y que puede hacer resurgir al partido y yo tengo la íntima convicción de que yo soy ese candidato.

Sin embargo, ¿Usted mantendrá su aspiración presidencial?

Ante esas condiciones y esa metodología preferí retirarme de la aspiración por el partido Liberal pero mantengo mi aspiración a la presidencia de la república, mantengo mi candidatura y estoy explorando caminos jurídicos que vayan en coherencia con lo que yo he defendido siempre y además que sea responsable con los ciudadanos que me tienen entre los cinco más opcionados para llegar a la Presidencia de la República el año entrante. Sistemáticamente en todas las encuestas que se han hecho de intención de voto y favorabilidad estoy entre esos cinco.

 

¿Por Ley, debió haber renunciado al Partido Liberal un año atrás para poder ir por firmas?

Esa es la aplicación literal de la Ley, pero hay una interpretación a la luz de los Acuerdos de Paz y la Reforma Política que está en el Congreso que permitiría abrir opciones y caminos, estamos explorando qué caminos sería.

Con todo respeto, no creo que no tenga la claridad sobre el camino.

Tengo mucha claridad pero…prefiero no mencionarla públicamente todavía.

¿Esperaba más del doctor Humberto De La Calle?

A mí lo que me tiene sorprendido es que él como negociador vivió los Acuerdos de Paz, los negoció, entiende las causas de la guerra, que una de ellas ha sido los cerramientos de los espacios de participación política y pues está participando en un proceso del Partido Liberal de maquinarias que termina cerrando los espacios de participación política.

¿Usted está armando una disidencia liberal como lo hizo en algunos años su padre Luis Carlos Galán?

Por definición, los Galán somos rebeldes, somos inconformes, somos partidarios del cambio y la renovación, coherentes con esa lucha le he reclamado a mi partido durante más de 12 años que se abran espacios de renovación, que se modernice el partido, que se democratice, que recupere su identidad y la esencia de los valores y las banderas que tienen que depender de los colombianos, – esa ha sido mi lucha-.

Usted ha hablado de la renovación, las maquinarias políticas de su partido. ¿Qué opinión le merece el expresidente César Gaviria?

Él llega a asumir la jefatura del partido después de más de 30 años de estar protagonizando la política nacional y la política del partido Liberal, pero  creo que ese mensaje no es el que están esperando los liberales y los colombianos de un partido con capacidad de renovación. Yo creo que todas las decisiones que se han tomado han sido para conducir al liberalismo a un éxito sobre todo en lo moral porque uno se puede recuperar de muchas derrotas electorales, pero de derrotas morales es imposible, el problema es que vamos encaminados a una derrota moral, porque estamos negando los principios liberales, imponiendo decisiones de maquinarias que van a hacer que el Partido Liberal se quede con una porción más estrecha del liberalismo. La mayoría del liberalismo colombiano está por fuera del Partido Liberal.

¿De qué estamos hablando específicamente?

Del tema de las maquinarias, es decir, cuando uno entiende la política, solamente en términos de mecánica, se olvida de un componente fundamental de la política que es la gente, que es estar en sintonía con los ciudadanos porque nosotros en el mundo de la política corremos el riesgo siempre de caer en un gueto y de hablarnos y oírnos entre nosotros y creer que el mundo está girando alrededor de nosotros. Eso pudo ser verdad en el pasado, que el mundo giraba alrededor del Partido Liberal cuando era una mayoría automática, bastaba designar al candidato para saber que iba a ser el presidente seguro en las elecciones, pero eso ya no es así, el mundo gira alrededor de los ciudadanos, ya ni del Partido Liberal ni de los otros partidos y por eso, la urgencia de que los partidos entiendan lo que está pasando y se vuelquen a reconocer a la gente, a tenerla en cuenta, a escucharla y sobre todo a darle poder de participación y de decisión. Eso no lo está haciendo el partido, por eso es que no puedo estar de acuerdo con ese proceso.

¿Qué tanto está de acuerdo o no con el pacto del liberalismo con el Partido de la U frente a las elecciones presidenciales?

Hasta ahora eso es una expectativa simplemente porque la Ley no permite esas coaliciones entre partidos grandes, eso tendría que aprobarse en la Reforma Política, pero además la consulta popular que ellos están organizando para noviembre es un contrasentido para lo que ellos dicen que buscan. Ellos dicen que hay que definir el candidato liberal temprano para que ese candidato tenga tiempo de hacer alianzas y acuerdos; pero la ley 1475 en su artículo 7 del 2011 dice expresamente que un candidato que sea escogido por consulta en un partido queda inhabilitado para hacer acuerdo de coalición o alianzas o participar en un interpartidista. Esa consulta también va a matarle las posibilidades al candidato liberal escogido y hacer alianzas con otros sectores.

¿Con qué estructura, aliados, cuenta Usted para llegar a la Presidencia?

Con la de la gente, con los amigos, yo no tengo maquinarias, ni tengo alcaldes, ni gobernadores, ni diputados. Tengo amigos en el 95% de los municipios de Colombia tuve votos para el Senado y esos grupos de amigos sumados en todo el país son los que hacen la fuerza electoral mía. El apoyo que yo recibo es de la opinión pública, de la gente, más no de maquinaria ni estructura política tradicional.

¿No es muy arriesgado?, ¿no sería como aventurarse en un tema personal sin mayor futuro?

Así lo hizo mi papá y yo tengo un compromiso moral con él de no traicionar su legado y así lo haré. No entiendo cómo hacer política de otra manera.

 

¿Cómo serán las relaciones con el Partido Liberal regional para el caso del departamento del Huila?

Allá tengo gente amiga muy valiosa, marginada, desaprovechada, maltratada por el Partido Liberal como por ejemplo, el diputado Ibagón o  la doctora Consuelo González de Perdomo, que han sido figuras liberales, valiosas y con mucha respetabilidad para el partido pero que las han excluido y creo que con esas personas en varias partes del país tenemos algo en común y es que no aceptamos imposiciones, ni las maquinarias y nos la vamos a jugar por el liberalismo de opinión.

Es decir, Senador, que sí a los disidentes del Partido y les va a hacer le llamado a que lo acompañen.

Claro, porque yo encuentro razones de peso en la molestia que ellos han expresado en el derecho que han esgrimido en demostrar cuál es el liberalismo en el que creen y que quieren defender.

¿En Colombia entonces, hay liberalismo pero poco partido?

Hay un gran liberalismo, mayoritario, inclusive mucha gente puede que sea liberal sin saberlo, en su pensamiento, en su concepción de la vida, en ser partidario de cambio social, en transformación, de estar indignado con la injusticia; eso es ser liberal. Pero el partido Liberal que tuvo en su momento una legitimidad y una representación del liberalismo cada vez ha perdido más su capacidad de interpretarlo y representarlo, por eso digo que hay mucho más liberalismo fuera del Partido Liberal.

¿Qué opina del Senador huilense del Partido Liberal Rodrigo Villalba?

Es una figura que ha estado durante muchos años en la política nacional, pero personas como las que mencioné allá en el Huila se han sentido maltratadas, marginadas y excluidas, yo creo que el liberalismo tiene que contar con esas figuras que lo enriquecen, que son valiosas con mujeres tan importantes como Consuelo González.

La ruptura de Cambio Radical con el Gobierno…

Creo que eso estaba cantado y se esperaba desde hace mucho tiempo. Es bueno que destapen sus cartas verdaderas y que la derecha haga su alianza, sus acuerdos y su coalición; es legítimo y válido, pero están como infiltrados en el Gobierno teniendo otra perspectiva, yo creo que ha sido un engaño a los ciudadanos. Ahora que están en la derecha yo creo que si son lo que son.

¿Cuándo dice que estaba ‘cantando’ es por la posición del doctor Vargas Lleras frente a los Acuerdos?

Porque él permaneció siempre silencioso, nunca salió a defender el proceso de paz, los acuerdos, como se esperaría de alguien que está en el Gobierno y eso ha generado toda clase de suspicacias y sospechas de las verdaderas intenciones y pensamientos de que está casado con la derecha y no con el centro, ni con el liberalismo.

¿Qué piensa de la probable coalición Uribe – Vargas Lleras?

Yo creo que los ciudadanos van a escoger algo distinto, por eso estamos construyendo algo distinto para ofrecerles a los ciudadanos, una nueva interpretación de una Colombia moderna de oportunidades para toda la gente, una Colombia descentralizada.

“El diputado Ibagón o  Consuelo González de Perdomo, que han sido figuras liberales, valiosas y con mucha respetabilidad para el partido, pero las han excluido”

 

 

Comentarios