El empresario, Jairo Alfonso Galeano, dueño de la empresa de postres Riverjay fue encontrado muerto en su vivienda en Rivera.

FERNANDO POLO/LN

corresponsales@lanacion.com.co

El excelente momento que está pasando el municipio de Rivera por el auge turístico que vive desde hace varios años ha venido siendo empañado por la inseguridad y el desorden, debido a la cantidad de gente que visita este municipio. Este fin de semana la situación tocó fondo con el asesinato de Jairo Alfonso Galeano, dueño de la casa de postres Riverjay, una de las más tradicionales del Rivera y que genera más de 20 empleos directos.

Según las autoridades Galeano de 58 años de edad fue encontrado muerto en su propia residencia, una cabaña que el empresario había construido al fondo del local comercial.

El informe de inspección al cadáver dice que presentaba una herida con arma blanca en la parte izquierda del cuello. Al parecer la muerte se habría producido en horas de la madrugada, pero el suceso solo se conoció sobre las ocho de la mañana de ayer, cuando llegó la empleada a realizar las labores de aseo y al darse cuenta de la situación llamó la Policía.

Una vez se conoció la muerte del empresario el pánico se apoderó de los empresarios del sector del turismo en Rivera, quienes conocían a Jairo Alfonso Galeano desde que llegó a Rivera y lo vieron crecer y conformar la prospera empresa de postres.

El desconsuelo de los amigos y empleados de Jairo Alfonso Galeano fue total al enterarse de su muerte. Fotos Huber Llanos.

Según los cercanos a Galeano, él nunca les expresó amenazas ni situación que comprometiera su vida, por lo que a todos se les hace extraño su asesinato.

Aunque la Policía aún no tiene mayores pistas de lo que pudo suceder, se presume que los que perpetraron el crimen pueden ser personas conocidas por el empresario porque en la casa no se observaron puertas ni chapas forzadas. Posiblemente él mismo les abrió la puerta a los sujetos para que ingresaran.

“La Policía Nacional asume la investigación del homicidio de este empresario para lo cual nombró un señor oficial quien estará al frente de las investigaciones judiciales necesarias a fin de establecer los móviles y actores del caso”, dijo el comandante de la Policía Metropolitana de Neiva, coronel Juan Carlos León Montes.

Asimismo, expresó que “en coordinación con la Alcaldía de Rivera estamos ofreciendo 10 millones de pesos como recompensa a las personas que nos pueden dar información que permita dar con los responsables de la muerte de este ciudadano, para materializarlos, judicializarlos y poner a buen recaudo de la fiscalía”, aseguró el coronel León Montes.

Al empresario ya le habían hecho dos robos en el local principal de la calle 4 con carrera primera del municipio de Rivera, en las dos ocasiones hombres en moto llegaron hasta el negocio y con armas de fuego amenazaron a la cajera y se llevaron el producido de la venta.

EL EMPRESARIO

Jairo Alfonso Galeano llegó desde Zipaquirá, Cundinamarca, a Rivera, a probar suerte hace unos 16 años, empezó con una venta de obleas y luego se estableció en una caseta donde a las obleas le agregó el merengón y algunos postres. El entusiasmo del entonces pequeño empresario fue tan grande que pronto formó toda una empresa alrededor de los postres que le dio paso a Riverjay.

El empresario había logrado posicionar su empresa de postres Riverjay y era muy reconocida en la región.

Las recetas eran tan buenas que posicionó la empresa de tal manera que se volvió un lugar de vista obliga para los turistas y familias neivanas que los fines de semana visitan el municipio de Rivera solo con el pretexto de degustar un postre.

Las personas cercanas y que trabajaron con él lo recuerdan como un hombre sencillo, comprometido con su negocio y muy buen patrón, generaba más de 20 empleos directos en su empresa y siempre estaba listo para colaborar en lo que necesitaran sus empleados.

“Ante todo don Jairo era una persona muy devota, todo lo ponía en las manos de Dios, yo empecé a trabajar con Riverjay de la edad de 16 años, trabajé como tres años y nunca tuve problemas con don Jairo, me retiré porque me salió un empleo mejor. Era una persona muy especial y por eso estamos tan triste por su muerte, es una pérdida muy grande para Rivera porque generaba mucho empleo”, expresó Laura Moreno, exempleada de Riverjay.

El fin de semana anterior por ser puente festivo fue mucho el movimiento que tuvieron en la empresa, especialmente el domingo, el empresario estaba contento porque las ventas fueron muy buenas.

“El movimiento el fin de semana fue bueno y él estaba normal, saludando a todo el mundo y contento porque llegaba harta gente a degustar los postres. Nosotros ni el domingo ni el lunes notamos nada raro, don Jairo tampoco nos dijo nada, la sorpresa fue hoy (ayer) cuando nos enteramos que estaba muerto. Estamos muy tristes porque se fue una persona que era muy buena y muy servicial con todo la gente”, señaló Ingrid Cardozo, empleada de Riverjey.

 La inseguridad en Rivera

Los casos de inseguridad en Rivera se vienen denunciando desde hace rato, los concejales y empresarios del municipio, especialmente los del sector del turismo ven con preocupación cómo cada día llegan más visitantes al municipio pero el pie de fuerza de la Policía no aumenta para controlar los posibles desmanes que se pueden presentar.

La comunidad de Rivera exige que las autoridades hagan algo para enfrentar la ola de inseguridad.

Los empresarios y comunidad en general coinciden en que Rivera se convirtió en un municipio que es de obligatoria visita para gente que llega a Neiva y para los propios neivanos que cada ocho días buscan un respiro en Rivera, pero las autoridades son muy pocas y no alcanzan ni siquiera para controlar el desorden que se arma con los vehículo.

“Este fin de semana yo creo que más de diez mil carros visitaron a Rivera, el caos fue total la gente no tiene como entrar y salir rápidamente de la zona urbana y no hay ningún control por parte del alcalde y las autoridades. Eso genera inseguridad y da oportunidad para que los ladrones aprovechen”, expresó un comerciante que pidió omitir su nombre.

Asimismo la empresaria Patricia Polanco, vecina del local de Riverjay, y miembro de la Asociación para el Desarrollo Turístico de Rivera, Adeturi, se lamentó por la partida de Jairo Galeano y le exigió a las autoridades que hagan algo para que Rivera no se convierta en un fortín de la delincuencia.

“Lo primero es lamentar profundamente la partida de Jairo, un hombre correcto que todos vimos crecer como empresario aquí en Rivera. Con su constancia y trabajo logró formar su empresa y generar trabajo, era el vicepresidente a Adeturi, la asociación que tenemos los empresarios del turismo en Rivera y siempre estuvo atento, colaborando para que Rivera creciera. Fue una muerte infame”, dijo la empresaria Patricia Polanco.

Agregó que nos es  justo que maten a una persona que lo único que generaba era riqueza para el pueblo y pidió protección y que se haga algo contra la ola de inseguridad que hay en Rivera.

“En Rivera todos los días hay atracos, robos, las fincas las están asaltando a diario. El municipio está terrible y nadie hace nada, el alcalde no hace nada, estamos desprotegidos totalmente no hay suficiente Policía”, denunció Polanco.

Fernando Lavao, presidente del Concejo de Rivera.

Entretanto el presidente del Concejo de Rivera, Fernando Lavao, manifestó que desde hace rato vienen poniendo la situación de inseguridad que vive el municipio en conocimiento del alcalde Néstor Humberto Barreiro, pero no es posible que se ejecuten planes que conlleven a mejorar esta situación.

“La situación está muy complicada, la inseguridad es un problema que nos está invadiendo y el otro problema es que la comunidad no colabora, vemos que anda gente sospechosa y no decimos nada, ya nos hemos reunido varias veces para tocar ese tema, desde el año pasado en sesiones lo denunciamos pero la Policía tampoco puede hacer gran cosa porque solo hay once policías para todo el municipio. Lo que proponemos es que nos amplíen el personal de seguridad”, aseveró el presidente del Concejo.

Comentarios