David Cangrejo aspira regresar al cargo al que renunció por una orden de captura.

RICARDO AREIZA

unidadinvestigativa@lanación.com.co

Haciendo gala de su apellido,  el médico David Andrés Cangrejo Torres, no dio un paso atrás para presionar su insólito regreso a la Empresa Social del Estado.

Aunque renunció irrevocablemente y pidió que le aceptaran de inmediato su dimisión, ahora, argumentando que no fue voluntaria sino presionada por una orden de captura librada en su contra, el ex concejal conservador, replicó el mismo procedimiento que le aseguró su ascenso a la gerencia de la entidad.

Cangrejo, con un juicio pendiente por graves irregularidades en la entidad, decidió barajar sus nuevas cartas.

Primero, en un inusual derecho de petición solicitó al alcalde Rodrigo Lara Sánchez, su reintegro al cargo, al que renunció “presionado por la orden de captura”.  Además, le solicitó que derogue todos los actos administrativos, incluyendo el nombramiento de su sucesora, Erika Losada.

El alcalde le respondió, denegando la petición por improcedente. Ante la negativa, recurrió a la tutela, el mismo mecanismo que utilizó para ocupar el cargo que dejó vacante su titular.

TUTELAZO

La tutela fue admitida el viernes pasado por el Juzgado Tercero Penal Municipal con funciones de control de garantías.

La acción judicial fue dirigida expresamente contra el alcalde Rodrigo Lara Sánchez, la Ese Neiva y la junta directiva de la entidad.  Además, vinculó a la actual gerente Erika Losada por otra acción emprendida por la personera de Neiva, Heidy Lorena Sánchez.

Cangrejo, quien llegó al cargo por una tutela fallada por el Juzgado Primero Civil, al parecer por influencias, invocó esta vez protección a los derechos al debido proceso, al trabajo, a la igualdad, al derecho de ocupar y ejercer cargos públicos, escogencia de profesión u oficio, vida digna, bueno nombre y derecho a la honra.

En 170 folios, no sólo demandó su reintegro al cargo hasta el 2020, sino, que deben cancelarle todos los salarios y garantías laborales dejadas de percibir desde que renunció cuando se destapó el escándalo por anomalías en la entidad.

Facsimil de la tutela

PRIMERA TUTELA

David Cangrejo fue designado como director de Gestión del Riesgo, con aval del Partido Verde. Luego solicitó su nombramiento en la Gerencia de la ESE, en razón, al retiro de su titular Gladys Durán de Osorio, quien renunció el 8 de diciembre de 2013 para no inhabilitar a su esposo, Héctor Javier Osorio, aspirante a la Cámara de Representantes.

El alcalde le respondió negativamente el derecho de petición. Entonces interpuso la primera tutela.

El 24 de febrero de 2014 el Juzgado Primero Civil de Neiva ordenó su nombramiento. Su asesor, Johan Steed Ortiz, en un controvertido audio que aun circula en las redes sociales reveló que su influencia en ese despacho judicial fue definitiva para que se fallara en esa dirección y mencionó supuestas exigencias económicas, hoy investigadas por la Fiscalía.

El alcalde acató el fallo y lo nombró el 26 de febrero de 2014 (Decreto 0185). Dos días después se posesionó como gerente de la entidad. (Acta 0071 de 2014).

David Cangrejo durante su posesión en la ESE.

EL ESCÁNDALO

Al terminar el periodo, la junta directiva lo confirmó para un segundo ciclo. El nuevo periodo regía entre el primero de abril de 2016 y el 31 de marzo de 2020.

Cuando no había completado los dos meses del nuevo periodo, estalló el escándalo judicial en la entidad.  El 13 de mayo de 2016 se hizo efectiva una orden de captura contra 13 funcionarios de la entidad.

La Fiscalía Séptima Seccional les imputó cargos por los presuntos delitos de concierto para delinquir, constreñimiento electoral, concusión y participación en política como funcionario público, cometidos durante la pasada campaña política, supuestamente para favorecer al electo concejal de Neiva, Edwin Felipe Hernández Álvarez.

Además de la indebida participación en política, la Fiscalía reveló que el equipo presionaba a contratistas de la entidad para ayudar a financiar la campaña.

LA RENUNCIA

Cangrejo renuncio “presionado” por las órdenes de captura proferida por el Juez 39 Penal Municipal con función de Control de Garantías de Bogotá. Durante el operativo fueron detenidos once funcionarios de la entidad. Cangrejo no cayó en la primera redada realizada el viernes 13 de mayo de 2016.

El funcionario, quien se refugió en la casa de un tío suyo, ubicada en el barrio Cándido, asesorado por sus abogados redactó esa misma noche su renuncia irrevocable. Además, solicitó al alcalde que se la aceptara para facilitar su entrega.

“El 14 de mayo de 2016, sin ser un día laboral hábil, debido al estado de vulnerabilidad en el que me encontraba me vi presionado a presentar renuncia por interpuesta persona al cargo de Gerente de la ESE”, explicó Cangrejo.

“Me vi obligado por las circunstancias vividas en ese momento a presentar una renuncia que evidentemente no era mi intención presentar en circunstancias normales”, añadió.

La dimisión fue una estrategia de defensa para frenar una detención efectiva de la libertad al considerar que por fuera de la entidad, no tendría la posibilidad de obstruir el desarrollo de las investigaciones, uno de los pilares que justifican la medida de aseguramiento.

“Si bien presenté renuncia, lo hice por interpuesta persona y la misma no era la manifestación libre y voluntaria de dejar el cargo”, precisó.

“Fue una decisión apresurada y obligada por las circunstancias vividas en ese momento. Obedeció a circunstancias de presión, provocación e involuntariedad por la orden de captura que estaba en mi contra nublando mi entendimiento y colocándome en un estado claro de vulnerabilidad”,  argumentó Cangrejo.

Con la renuncia irrevocable, debidamente aceptada el miso sábado (Decreto 0297 de 2016), el funcionario se presentó voluntariamente en la sede de la Fiscalía. La presentación la hizo hacia las 3:30 p.m. acompañado de sus dos apoderados, entre ellos el abogado penalista Ricardo Falla. Inmediatamente fue trasladado al Palacio de Justicia donde se realizaban las audiencias preliminares.

El juez promiscuo de Aipe, el 27 de mayo, les dictó detención domiciliaria a once de los imputados. A Cangrejo en cambio, cobijado con detención efectiva fue trasladado hasta la cárcel del distrito judicial de Neiva.

EL REEMPLAZO

Mientras Cangrejo y miembros de su equipo respondían en las audiencias preliminares, el 16 de mayo de 2016 el alcalde designó a Érika Paola Lozada Cardoza para terminar el periodo que vence en marzo de 2020.

Según Cangrejo, el alcalde no debió aceptarle la renuncia porque no cumplía los requisitos para que fuera jurídicamente viable.

 

JUICIO PENDIENTE

El 8 de agosto de 2016 el juez Tercero Penal del Circuito Jorge Enrique Luna Corrales revocó la medida de aseguramiento. Cangrejo y los otros funcionarios investigados recobraron la libertad pero siguen vinculados al proceso.

La Fiscalía formuló la acusación el 10 de mayo de 2017 ante el Juez Cuarto Penal del Circuito. El descubrimiento probatorio terminó 15 de septiembre de 2017.

La audiencia preparatoria inició el 9 de octubre. Sin embargo, por solicitud de la Fiscalía, la audiencia fue suspendida para la incorporación de todo el material probatorio. El juicio se reanudará a mediados de mayo del 2018.

Aun así, con una acusación en firme y con un juicio en suspenso, el médico David Andrés Cangrejo, aspira con tutela su retorno a la Gerencia de la ESE, cargo que debió abandonar precipitadamente por una orden de captura. Claro, si no le sale antes, el nombramiento en la Secretaría General de la Asamblea al que también se postuló.

Un juez de garantías de Aipe ordenó la detención. El juicio quedò para mayo de 2018.

 

 

Comentarios