Por: BBC Mundo.

El Ministerio de Defensa de Argentina anunció este sábado que detectó al menos siete señales de emergencia que podrían provenir del submarino ARA San Juan, desaparecido desde el pasado miércoles con 44 tripulantes a bordo.

Desde entonces, los operativos de búsqueda y rescate se han intensificado, contando con equipos locales e internacionales, incluso de la NASA, tanto por mar como por aire.

De acuerdo con un comunicado oficial, los intentos de llamadas se realizaron por vía satelital entre la mañana y la tarde del sábado y duraron entre 4 y 36 segundos.

El ministerio informó que las señales “indicarían que la tripulación intenta establecer contacto”.

No obstante, en la noche del domingo, el capitán de navío Gabriel Galeazzi admitió que no fue posible detectar desde qué lugar se realizaron las “siete llamadas satelitales” recibidas por la Armada, informó el diario local Clarín.

Por su parte, el jefe de la Base Naval de Mar del Plata, almirante Gabriel González, afirmó al diario La Nación a que aún no hay una clara evidencia de que las llamadas sean del submarino perdido.

“Se está haciendo un análisis más profundo de las señales. Los entes técnicos que están abocados a esta tarea continúan tratando de determinar fehacientemente que hayan provenido del submarino y que no hayan sido llamadas entrantes al submarino”, dijo.

La última posición conocida del sumergible fue en la zona del golfo San Jorge, en el Atlántico sur, a unos a 432 kilómetros de la costa.

“Esperanza a los familiares”

De acuerdo con La Nación, el comandante del ARA San Juan, el capitán de fragata Pedro Fernández, es considerado en la Armada un marino muy experimentado.

Entre la tripulación también se encuentra Eliana Krawczyk, quien fue noticia al convertirse en la primera oficial submarinista de Argentina.

En un tuit, el ministro de Defensa, Oscar Aguad, confirmó la recepción de las señales y trasmitió esperanza a las familias de los tripulantes desaparecidos.

En los últimos días, han aparecido numerosas banderas, carteles y otras señales de apoyo a los familiares de los 44 tripulantes frente a la Base Naval de Mar del Plata, donde era el destino final del viaje.

Intensa búsqueda

Todas las operaciones de localización realizadas hasta la fecha se enfrentaron a un desafío en común: el mal tiempo.

El fuerte viento y las marejadas de hasta 8 metros de altura dificultan la exploración de la zona. Se estima que las condiciones ambientales mejorarán recién el martes.

El vocero de la Armada, capitán Enrique Balbi, declaró a La Nación: “Desde que se declaró el estado de búsqueda y rescate se triplicaron los esfuerzos por vía aérea y por buques”.

Hasta la noche del sábado, según datos oficiales, los equipos de rescate habían rastreado de forma infructuosa más del 80% de la zona donde se perdió el contacto con el sumergible.

Lo que hasta entonces era una búsqueda superficial, se extendió el sábado a un sondeo en las profundidades.

Los equipos utilizados en la búsqueda por aire incluyen un avión Hércules, otras dos aeronaves navales y un avión modelo P3 de la NASA, especializado en patrullaje marítimo.

La Armada informó el viernes que habían desplegado el Destructor ARA Sarandí con un helicóptero a bordo, la corbeta ARA Rosales y la corbeta ARA Drummond para localizarlo.

El sábado detalló en Twitter que la corbeta ARA Espora y el aviso ARA Puerto Argentino también se unirían al rastreo de la zona.

Comentarios