LA NACIÓN

corresponsales@lanacion.com.co

Consternada se encuentra la comunidad del sector del barrio El Cedral, norte de Neiva por la muerte de Gina Paola Manrique Quintero, de 38 años de edad y reconocida empresaria, tenía una distribuidora de motos y bicicletas eléctricas en un céntrico lugar de la ciudad.

Aunque las autoridades todavía no tienen claro que fue lo que pasó, personas cercanas a Gina Paola aseguran que ella no tenía motivos para suicidarse.

Los comerciantes de la calle 10 entre carreras primera y segunda, microcentro de Neiva, donde tenía la distribuidora la recuerdan como una mujer alegre, servicial, trabajadora, vivía muy pendiente del negocio y se trataba bien con todo el mundo, nunca le escucharon decir algo acerca de quitarse la vida o que estuviera desesperada por alguna situación.

Por ello se extrañaron tanto cuando el lunes vieron que el negocio no lo abrían, al acercarse descubrieron que en la puerta estaba un cartel donde invitaban a las exequias de Gina Paola.

“Nosotros nunca notamos que tuviera algo raro, era una muchacha normal, tranquila, por eso nos extrañó tanto cuando nos enteramos de lo que pasó, es un hecho muy lamentable. Ella siempre venía aquí al negocio mío y bromeaba, era muy alegre, su muerte nos ha pegado duro porque no esperábamos eso”, expresó, Reynel Parra, comerciante de la calle 10.

Ayer los clientes llegaban al almacén y con asombro leían el aviso mortuorio que anunciaba la fecha y el lugar de las honras fúnebres, no encontraban explicación y se iban.

MISTERIO

Desde que se conoció la noticia de la muerte de Gina Paola Manrique Quintero, todo ha sido un misterio. La Policía informó que se había reportado “un caso de suicidio sucedido en la calle 69 número 3A-81 del barrio El Cedral. Suicidio por suspensión, anota”.

Agregan que “la mujer habría llegado el sábado sobre las cuatro y media de la mañana a su residencia de la dirección antes mencionada, al no encontrar a su esposo en la casa le envió un mensaje de WhatsApp y luego habría procedido a suicidarse”.

Desde las siete de la mañana del sábado anterior que empezaron a llegar patrullas de la Policía al lugar de los hechos, los vecinos del sector no salen del asombro, no se explican como la mujer terminó pendiendo de una cuerda si ellos la veían todos los días cuando salía para el trabajo y era una persona normal.

Todos en el barrio El Cedral hacen conjeturas pero nadie sabe a ciencia cierta qué fue lo que pasó, pero coinciden en que Gina Paola no expresaba nunca que quisiera acabar con su vida.

Aunque la familia de Gina Paola no ha querido dar ninguna declaración, personas cercanas a la víctima afirmaron que ella vivía era con sus dos hijos y estaba en proceso de separación de su segundo compañero sentimental.

Los clientes y vecinos del local están asombrados por la noticia de la muerte de la empresaria.

“El primer esposo de ella fue Edward, que es el papá de la hija mayor de Gina, pero ella se separó de él hace ya muchos años, el hombre se fue para el Perú. Luego ella  se fue a convivir con Alex Calderón, que es el padre del hijo menor y con el que estaba en proceso de separación”, aseguró un familiar de Gina Paola, que pidió omitir su nombre.

“Ella ya no quería saber más de Alex- continúo-, estaba dedicada al negocio y le estaba yendo bien luego de una temporada baja que tuvo el negocio de las bicicletas eléctricas porque el Gobierno determinó que necesitan un seguro para poder transitar, ella ya había superado esa temporada y el negocio estaba marchando bien. Por eso no entendemos que se haya querido suicidar”.

Asimismo, trascendió que la mujer habría estado el viernes por la noche compartiendo con un amigo de nacionalidad Venezolana, eso explica la llegada tarde de Gina Paola a su casa.

Hechos confusos

El mismo familiar asegura también que “las autoridades encontraron en el corredor de la casa de Manrique Quintero uno de los aretes que había usado esa noche, no nos explicamos cómo llegó allí”.

Otros elementos que también estaban en el lugar son analizados por las autoridades para establecer realmente que fue lo que pasó.

En un principio se afirmó que el ex esposo de la mujer, Alex Calderón  había sido capturado por las autoridades el sábado en el mismo lugar de los hechos por sospecha, sin embargo la versión fue desmentida.

Lo que indica que las autoridades todavía no tendrían nada acerca de una hipótesis diferente al suicidio de la mujer.

Un elemento clave que tienen las autoridades y que están analizando son los videos de las cámaras de seguridad que están instaladas en los condominios aledaños a la casa de la víctima.

En las imágenes estaría registrado realmente quien entró y quien salió de la casa de Gina Paola Manrique el sábado a la madrugada.

Las honras fúnebres de Gina Paola se llevaron a cabo ayer en la Iglesia del Espíritu Santo, del barrio Chicalá, donde amigos y conocidos concurrieron para acompañar a los familiares de la víctima.

Entre tanto las autoridades continúan recolectando material que pueda aclarar el misterio que ronda la muerte de la empresaria. Lo que espera la comunidad es que se aclare si realmente lo que sucedió fue un suicidio, de haber sido un asesinato que se encuentre a los responsables y que no quede impune.

 

 

Comentarios