CLAUDIA MARCELA MEDINA GARCÍA /LN

gerenciageneral@lanacion.com.co

Dos noticias se conocieron en los últimos días. La primera de ellas: la economía del país creció un 2% en el tercer trimestre del año, donde el sector que sobresalió fue el agropecuario, dinamizado en gran parte por el sector cafetero. Y la segunda: el Huila se consolidó como el primer productor de café en Colombia.

LA NACIÓN dialogó con el gerente general de la Federación Nacional de Cafeteros, Roberto Vélez Vallejo, quien reconoció al departamento no solo como el primer productor de café, sino como el que lleva la bandera de la calidad del café de Colombia a nivel internacional.

La economía creció un 2%, en gran parte por el agro. Uno de los sectores que más le aportó fue el café, ¿esto que traduce?
Es importante contar que la economía nacional se apoyó en el crecimiento de la agricultura en tres sectores especialmente y el café tiene que ser el más grande de todos. Hemos tenido un año cafetero bueno, cuando cerramos en septiembre 2016- 2017, tuvimos una producción de 14.6 millones de sacos, cifra bastante grande con un valor de la cosecha de 8 billones de pesos que están distribuidos en la economía regional, dinamizando las zonas cafeteras.

Si uno observa hay indicadores muy interesantes en la zona cafetera, como por ejemplo, es mayor la inflación que en el resto del país porque el cafetero tiene plata, demanda los bienes, compra en el supermercado, compra electrodomésticos, ropa, hace arreglos dentro de la casas y todo esto dinamiza la economía.

¿Y qué fue lo que impulsó esa dinámica en el sector cafetero?

Nosotros creemos que cuando uno mira hacia atrás, la mejor inversión que ha hecho este Gobierno del presidente Santos en el sector agropecuario fue todo el programa de renovación cafetera. En el 2012 estábamos produciendo muy cerca de 8 millones de sacos y gracias a esa renovación e inversión que se hizo la caficultura llega a 14.6 millones. Ese empujón de la economía cafetera lo siente ya la economía nacional.

El Huila es hoy el principal productor de café en Colombia, no lo es por primera vez, lo viene siendo en los últimos años,

¿Qué representa ser los primeros productores de café en el país?

El Huila termina este año con el 18% de la producción nacional, Antioquia con el 14%, son 4 puntos porcentuales de diferencia que es enorme; lo que quiere decir, que el Huila sigue creciendo en producción de café y para Colombia como país es importante su crecimiento.

Yo a veces hago las preguntas necias y digo ¿qué sería de la caficultura de Colombia si el Huila no hubiera emprendido ese crecimiento de café en los últimos 20 años? Pues estaríamos quedados, estaríamos por debajo de 10 millones de sacos porque son casi 3 millones de sacos que le pone el Huila a la caficultura colombiana.

El otro tema que a veces lo miramos de sesgo, pero para mí, para el gremio y para Colombia cafetera es muy importante, es la calidad que maneja el Huila, que no solamente se ha metido a ser el primer departamento en volumen de café sino también el primer departamento en la calidad del café que ofrece.

Hoy, internacionalmente, el Huila lleva buena parte de la bandera de la calidad del café de Colombia.

¿Pero realmente se reconoce al departamento como el líder en el tema cafetero en el país?

El departamento del Huila debe tener cada vez más conciencia, que es cafetero, no lo fue hace 30 años si uno lo compara con los departamentos del Eje Cafetero central que lo han sido durante los últimos 100 años.

Entonces, eso debe poner a todo el ente huilense en función de creer y creerse lo que es una realidad, decir que son el departamento número uno del país y por eso, es el sector cafetero el que tiene que recibir de la clase política y empresarial, las políticas que favorezcan el sector.

El renglón del café tiene que estar de primero en la agenda porque es el primer contribuyente a la economía del Huila y lo que le pase al café, es lo que le va a pasar al departamento.

Siendo los primeros productores del país, ¿cómo se reconoce desde la Federación ese primer lugar?

Tenemos totalmente claro que el Huila es nuestra bandera en términos de volumen. Hemos venido trabajando mano a mano con la dirigencia cafetera huilense para que ellos mismos se encarguen de liderar el proceso de la caficultura en Colombia; yo les digo que ser el más grande no necesariamente implica ser el líder y es al Huila a quien le toca asumir el liderazgo.

Ya no podemos dejar que el Huila se siente a esperar a ver qué dicen en Antioquia, en Valle o en Caldas, es el Huila el que tiene que estar planteando las políticas de café a nivel regional y empezar a pensar a nivel nacional porque ser el departamento más grande le trae uno derechos pero también unos deberes.

Es el Huila el que tiene que ponerse la ‘camiseta de los caficultores en Colombia’, arrancársela a los departamentos que antes la tuvieron y ponérsela y decir para dónde se debe marchar en términos de café en Colombia.

El reconocimiento es que estamos tratando poco a poco, porque no hay muchos recursos, de poner al Huila en el mismo tono en donde están departamentos que alguna vez fueron favorecidos por todas las inversiones que hizo la Federación en el pasado cuando hubo plata.

A mí, a veces me dicen ‘queremos la casa del café en los diferentes municipios cafeteros’ porque uno va a Caldas, a Risaralda, a Antioquia o al Quindío y está la casa del café donde hay un punto de la cooperativa y los cafeteros tienen a dónde ir.

En algunos de los municipios del Huila no tenemos, entonces, veo como el niño que creció muy rápido y le queda pequeña la camisa y los zapatos ya le tallan puesto que la infraestructura cafetera no estaba allí para ese crecimiento, tenemos que ir haciéndolo poco a poco.

Pese a ser los primero productores del país. ¿En materia de infraestructura estamos quedados, no hay suficientes secaderos, trilladoras, plantas de beneficio…?

Aquí lo que necesitamos es hacer un trabajo conjuntamente con las alcaldías, la Gobernación con coordinación internacional para empezar a desatrasar al Huila en estos temas urgentes y prioritarios para la Federación.

Nosotros estamos creciendo, si vemos lo que estamos haciendo con apoyo del gobernador Carlos Julio González, en términos de secaderos y obras para el beneficio del café.

Tenemos un programa que vamos a seguir implementando y que lo vamos a llevar de la mano con los alcaldes y el gobernador.

Roberto Vélez Vallejo es el gerente general de la Federación Nacional de Cafeteros.

¿Compensa en algo ser los primeros productores de café en el país? Se lo digo porque además, de la falta de infraestructura, actividades relevantes como el Congreso cafetero por ejemplo, se cumplirá en Pereira y no en el Huila.

Lo del Congreso cafetero tenía una connotación distinta, por estatutos nuestros tenía que hacerse en Bogotá, luego sacamos ese punto y tuvimos la libertad para poder hacer el Congreso Cafetero en los diferentes departamentos.

Caldas pidió que ellos querían ser los primeros porque ellos están cumpliendo 90 años, el comité departamental y nos pidieron que lo hiciéramos allá como conmemoración.

Pero no tiene nada que ver, ni con la producción, ni con la importancia que tienen los comités, más sí con la relevancia que tiene la institucionalidad en cada uno de los sitios.

Algún día llegaremos al Huila y lo haremos en un momento donde el Comité Departamental crea que es el momento de pedirlo.

¿Por qué no hay mayor representatividad en la Federación Nacional de Cafeteros de huilenses?

Porque, en primer lugar, la Federación lo que ha hecho es achicar en términos de número, yo le cuento cifras claras; cuando acá hubo la gran crisis, más o menos en el año 2000 éramos 5.800 y hoy somos 2.800, es decir, casi menos de la mitad.

De esos, 1.400 hacen parte los extensionistas. Debemos entonces, esperar que haya el espacio, mientras tanto, una de las cosas que le he recomendado al Comité en el Huila, es ir empezando a preparar gente joven, traer gente de afuera al mundo de la Federación no es fácil, este sigue siendo un mundo muy especializado en el área técnica, comercial.

No se puede traer un comerciante normal a trabajar en el área del café internacional porque se necesita de unos conocimientos de la bolsa, del inglés y de clientes. Manejar el área comercial, financiera o administrativa de la Federación es un verdadero reto.

Pero hay que dar las oportunidades porque nadie llega aprendido…

Y por eso es que yo digo que empecemos a meter gente en los cuadros medios arrancando en la Federación, de manera que de 3 a 5 años ya se tengan las personas preparadas para cualquier cargo y así vamos creciendo en lo que es la participación del Huila. Para mí eso no es que sea tan importante.

¿Lo que le he interpretado es que nos hace falta liderazgo regional para ganarnos esa posición en el país?

El Huila ha venido creciendo en el liderazgo, pero es importante que uno tenga gente y un Comité que esté pensando en que ya no está solo a nivel local.

Un poco de lo que yo le reclamo al Huila, es que debe ser el líder nacional, la persona que venga al Comité directivo o nacional, tiene que ser una persona que tenga toda la voluntad, no solamente de ‘echarse el Huila al hombro’ sino todo el país cafetero.

Eso ya traspasa de solo tener dirigentes para el Comité departamental, el Huila tiene que empezar a marcar los tiempos y el horizonte que tiene que tomar la caficultura nacional y ese ha sido siempre mi reclamo: ‘pellizquémonos’ y entendamos en dónde estamos parados. Somos el primer productor nacional pero ‘echémonos al hombro’ la caficultura del país.

¿Ese reclamo ‘echarse al hombro la caficultura’ significa?

Es ser capaces de tener un departamento que internamente funciona sin ninguna disfunción, yo necesito que la gente vaya al Huila también a aprender de café, hoy estamos haciendo cosas interesantes, eso es liderar.

Que la gente diga, yo quiero ir al Huila para ver cómo están haciendo ellos lo de cafés especiales, que el señor de la Sierra Nevada diga, quiero ir a Pitalito para ver cómo están en temas de cafés diferenciados, que el señor del norte del Valle, diga yo quiero ir al Huila. Eso es liderar la caficultura.

¿Qué significó la visita de Hugh Jackman al Huila?

Mucho, porque tener ya internacionalmente gente que hable de la región es muy importante. La visita es muestra que el Huila ha ido trascendiendo, el tema de calidad está en la cabeza de todo el mundo.

A veces lo huilenses pensarán que no tiene tanta exposición y la respuesta es que no es así. Uno va a Pitalito y no consigue un hotel, está lleno de gringos, de japoneses, de coreanos, buscando café y mirando caficultura.

Entonces, el Huila sí se ha ganado el puesto internacionalmente. Una visita como esta, donde además se hace un documental, le da al departamento un mayor posicionamiento internacional en materia de café.

¿Cuáles siguen siendo los principales problemas de los caficultores en el Huila?

Tenemos que mejorar la productividad, a pesar de tener el área que se tiene, no posee las mayores productividades, uno se pregunta dónde está el liderazgo, porque eso no es sólo decir que somos el mejor productor, sino de mirar cuánto se están produciendo por hectárea. Por ejemplo, en el Huila por hectárea se están produciendo 18 sacos, en Caldas se están produciendo 21.

¿Usted quiere decir que somos los primeros productores de café del país, pero no los más productivos?

Exactamente, no es Huila el más productivo. El Huila tiene, para mí concepto, que seguir trabajando en tener variedades resistentes a la roya, el famoso café caturra, que siempre es muy bueno y que muchos clientes lo prefieren es susceptible a un ataque de roya y lo último, que uno quisiera, es que se nos venga un invierno grande y que el Huila por tener cafetales susceptibles se les caiga la producción.

Ahí podríamos perder buena parte de lo que hemos ganado en representatividad, le da roya y pierde la producción, pierde el 30% de la producción del Huila. Hay que mejorar el tema de productividad, de calidad y de infraestructura de secado y de beneficios.

 

 

Comentarios