Agentes del CTI, de la fiscalía hicieron efectiva la captura contra Edgar Alexander Calderón Algarra, exesposo y principal sospechoso de la muerte de la empresaria Gina Paolo Manrique Quintero.

LA NACIÓN

corresponsales@lanacion.com.co

Agentes del Cuerpo Técnico de Investigaciones, CTI,  de la fiscalía hicieron efectiva la captura que había expedido el Juzgado Tercero Penal de Neiva con función de control de garantías contra Edgar Alexander Calderón Algarra, exesposo y principal sospechoso de la muerte de la empresaria de bicicletas eléctricas, Gina Paolo Manrique Quintero, quien fue encontrada la mañana del sábado 18 de noviembre en su casa sin vida.

La muerte de la empresaria que consternó a todo el sector del barrio El Cedral, donde residía, cogió por sorpresa a todos los familiares y amigos. Nadie se explicaba como una prospera empresaria de solo 38 años de edad y que irradiaba felicidad por donde pasaba, fuera a terminar pendiendo de una cuerda en su propia casa.

Los primeros en sospechar que algo no encajaba en la historia del homicidio que el mismo exesposo había reportado a las autoridades fueron los familiares.

Luego el hecho de que Edgar Alexander Calderón, no se hubiera presentado a las exequias de Gina Paola, despertó aún más la sospecha de familiares y autoridades.

Según la versión que les dio el exesposo de la víctima a las autoridades el día de los hechos, la mujer en un momento de delirio habría tomada la decisión de suicidarse por suspensión, pero no todos los datos que suministró Calderón Algarra eran reales.

Según las investigaciones la mujer no se habría ahorcado, todo indica que su muerte fue por asfixia mecánica, lo que hace pensar que el cuerpo de Gina Paola fue colgado ya sin vida para simular un suicidio.

Otro elemento que estudiaron los investigadores fue la hora del deceso de la empresaria. La hora que dio el exesposo quien fue el que llamó a las autoridades para informar del supuesto suicidio, no coincide con la que arrojan los estudios realizados al cadáver por Medicina Legal en la necropsia.

Adicional los familiares de Gina Paola aseguran que en el corredor de la casa había elementos personales de ella, como un arete que al parecer se la había caído en un forcejeo.

LA CAPTURA

Desde el primer momento que se conoció la muerte de Gina Paola, las autoridades tenían sospecha que no se trataba de un suicidio como lo denunció su excompañero sentimental Edgar Alexander Calderón Algarra, además las sospechas apuntaban a que él  sería el principal implicado.

El mismo día que se supo de la muerte de la empresaria, los vecinos del almacén de bicicletas eléctricas que tenía Gina Paola en la calle 10 del centro de Neiva, expresaron que la mujer no tenía motivos para tomar esa decisión y que había algo más de fondo.

Luego el hecho de que Edgar Alexander no se hubiera presentado a las exequias de su exmujer acrecentó más el rumor de que tuviera algo que ver con la muerte de Gina Paola.

Así fue como la fiscalía le siguió la pista y desde el viernes por la tarde lo tenían ubicado en Bogotá. Finalmente el sábado anterior hacia las siete de la noche fue detenido. La misma noche del sábado fue trasladado a Neiva, acusado de feminicidio.

Si las autoridades lo encuentran culpable del delito de feminicidio contra la persona de Gina Paola Manrique Quintero, deberá enfrentar una pena de 41 años de cárcel.

MALTRATO

La decisión que había tomado Gina Paola Manrique Quintero para separarse de Edgar Alexander, eran los continuos episodios de maltrato de los que era víctima, según un familiar de la mujer, ella no quería saber nada más de su exesposo porque él la maltrataba.

“Ella lo que decía era que no quería vivir más con él, que la tenía aburrida pero Edgar no aceptaba eso, la perseguía y ella cuando él venía a Neiva lo dejaba quedar en la casa pero no porque quisiera seguir con la relación sino porque de todas maneras era el padre de su hijo”, le narró a LA NACIÓN un familiar cercano de Gina Paola.

La mujer fue encontrada sin vida en su casa del barrio El Cedral de Neiva, pero ya la fiscalía está esclareciendo los hechos.

El pariente, quien pidió omitir su nombre, agrega que ellos desde el primer momento estaban seguros que Gina Paola no se había suicidado porque no tenía ningún motivo para hacerlo.

“Ella vivía muy bien, tenía una excelente relación con sus padres y un prospero negocio, lo que nosotros creemos es que ese tipo la mató porque no quiso vivir más con él y quiso aparentar un suicidio, pero gracias a las autoridades ya se va a aclarar todo y que pague por lo que hizo”, afirmó.

 Resultados contundentes

De ser ciertas las acusaciones contra Edgar Alexander Calderón, en tan solo tres días se habrían presentado dos casos de mujeres asesinadas en el Huila por sus exesposos, el primero el sábado 18 de noviembre en el barrio El Cedral de Neiva y el segundo el lunes 20 del mismo mes en la población de Belén, municipio de La Plata.

En los dos casos se dieron resultados contundentes por parte de las autoridades, ya los presuntos responsables están a órdenes de la justicia, que está recopilando todas las pruebas para determinar la responsabilidad en cada uno de estos hechos, para que no queden impunes.

Comentarios