El gobierno de Nicolás Maduro negó que el país esté atravesando una crisis o una emergencia humanitaria como advierten la oposición y varias organizaciones de salud.

En ese sentido, el ministro de Salud de Venezuela, Luis López, aseguró que no permitirá el ingreso de ayuda humanitaria al país, mientras en República Dominicana el gobierno de Maduro y la oposición continúan en un proceso de negociación política que incluye en su agenda la apertura de un canal humanitario.

“Aquí nadie se arrodilla ante el imperio y mucho menos va a permitir que esta derecha imponga una supuesta ayuda humanitaria cuando nuestro pueblo está siendo atendido por el presidente Nicolás Maduro”.

El funcionario encabezó ayer una jornada de entrega de remedios en casi todo el país caribeño para, según reseñan medios estatales, “beneficiar a más de 40 mil pacientes con la entrega de al menos 104 mil fármacos”.

Las declaraciones de López fueron inmediatamente rechazadas por la oposición venezolana que presiona en Santo Domingo para lograr la apertura de un canal humanitario que permita el ingreso de alimentos y medicinas que escasean en el país.

El secretario político de la coalición opositora, Ángel Oropeza, difundió a través de Twitter un par de vídeos en los que representantes de organizaciones no gubernamentales tildan de “irresponsable” al ministro por dichos comentarios.

Según estimaciones de la Federación Médica de Venezuela, la escasez de medicamentos en farmacias y hospitales es superior al 70 %.

 

 

Comentarios