Johana Andrea Mendoza, directora Red Adelco Caquetá.

Dos mil familias de los municipios de El Paujil y Florencia tienen gran expectativa con el proyecto que es financiado con recursos del Fondo de Ciencia y Tecnología del Sistema General de Regalías denominado ‘Implementación de estrategias de innovación para contribuir al mejoramiento de la soberanía y la seguridad alimentaria en los municipios de Florencia y El Paujil’. Johana Andrea Mendoza, directora de Red Adelco, dio a conocer cómo avanza este proyecto que trasformará la vida de estas familias caqueteñas.

¿Qué logros se han tenido desde que se anunció la implementación de este proyecto en los municipios de Florencia y El paujil?

Desde julio hasta la fecha hemos realizado 78 reuniones de socialización del proyecto, a estas reuniones han asistido cerca de 2.800 personas, hemos visitado en el municipio de Florencia 171 veredas y en el municipio de El Paujil 15 veredas. En este momento el proyecto incluye 1.500 familias del componente agrícola y 500 del componente pecuario. Ya hemos seleccionado todas las familias que corresponden al componente pecuario. En fase agrícola nos encontramos en la selección de los participantes, aún nos quedan 400 cupos en la ciudad de Florencia y estamos haciendo el recorrido para las familias que deseen participar en el proyecto.

¿En El Paujil cuántos cupos le correspondieron en lo pecuario y en lo agrícola y cómo fueron seleccionados?

Los participantes se encuentran distribuidos en todo el área rural del municipio del El Paujil, hicimos socializaciones en 15 veredas, en núcleos veredales que abarcaban toda la zona rural del municipio, teniendo en cuenta que luego de los 1.100 metros no podemos hacer intervención. El municipio de El Paujil tiene 500 familias beneficiarias. 115 en el componente pecuario y 370 en el componente agrícola, y en la primera semana de noviembre se dio inicio para la entrega de materiales para la instalación de sistemas agropecuarios. En Florencia tenemos alrededor de 1.250 familias participantes, ya están todas las familias del componente pecuario y estamos esperando 400 familias agrícolas para cumplir el número de participantes.

¿Qué falta para que la gente participe por esos 400 cupos en Florencia?

Una parte es que en el Caquetá hemos perdido la cultura de la agricultura familiar. Lo otro es que los agricultores siempre preguntan por el tema de comercialización. Anteriores proyectos sembraban y cultivaban, pero no se encargaban de la comercialización. La ventaja que tiene este proyecto es que uno de sus resultados es que se van a tener cuatro centros asociativos a través de los cuales los participantes van a poder comercializar los productos, el excedente que no consuman, y además cuatro iniciativas agroindustriales que van a facilitar la comercialización y trasformación de estos productos agrícolas.

¿Cuáles son los productos agrícolas?

Nosotros vamos a establecer con cada participante, media hectárea de huerta casera, comprendida por ahuyama, sandía, pepino, fríjol, yuca y maíz. Hay que recordar que este es un proyecto del Sistema General de Regalías del área de Ciencia y Tecnología y que es un proyecto de innovación, por eso tenemos tres productos que no son muy comunes en la región, que es la ahuyama, la sandía y el pepino, pero estamos trayendo nuevas alternativas de producción para el departamento.

¿Además de abrir el mercado ofrecen ustedes una alternativa en la seguridad alimentaria?

El proyecto tiene un componente fuerte en nutrición, se va a desarrollar con los participantes planes de nutrición, se van a capacitar a todos los participantes en el tema nutricional dependiendo el rango de edad, de cero a cinco años, madres gestantes y lactantes, adultos mayores, se va a hacer énfasis en cada uno de estos grupos; igualmente para la parte de comercialización se tiene un fuerte componente en liderazgo, en asociatividad, en formación de empresas. El proyecto deja formulados cuatro planes de negocio con relación a estos productos, para que estos centros asociativos sean sostenibles por los mismos participantes.

¿Los centros asociativos serían para los 2.000 participantes o algunos para El Paujil y otros para Florencia?

En el proyecto está concebido un centro asociativo en El Paujil y tres centros asociativos en Florencia. Hemos tenido muy buena receptividad en El Paujil, entonces si los 400 participantes que aún faltan ingresar al proyecto ingresan en el municipio de El Paujil, allá estarían dos centros, sino estaría en Florencia; la idea es que las personas que participen en el proyecto se asocien y estos centros queden con personería jurídica y queden los participantes con la capacidad instalada para que estos centros asociativos perduren en el tiempo.

¿Cuando se habla, por ejemplo, de yuca y patilla, qué dicen los campesinos?

La yuca tiene una muy buena receptividad, con la patilla hay un poco de temor, porque se han tenido experiencias en las que han ocurrido algunas dificultades, pero tenemos una ventaja en el componente de agroindustria y es que dependiendo del interés de los resultados vamos a hacer ejercicios de trasformación de uno de esos productos que vamos a producir. Cada periodo de tiempo a los 30 mejores participantes los vamos a llevar a una gira al interior del país para que conozcan experiencias exitosas en el tema de seguridad alimentaria. Adicional a ello las 24 mejores fincas de todo el proceso van a recibir en insumos un fortalecimiento cada afinca aproximadamente por tres millones de pesos.

¿Hasta cuándo van a recibir esos nuevos participantes para cubrir los 400 cupos que hacen falta en Florencia?

Hasta la primera semana del mes de diciembre porque en esa semana ya empezamos a entregar los materiales para la instalación de las huertas caseras.

¿Si no llegan se los llevan para El Paujil?

Si no llegan, llegamos al municipio de El Paujil, ya tenemos bastantes solicitudes, tenemos la certeza de que van a llegar.

 

Johana Andrea Mendoza, directora Red Adelco Caquetá.

Comentarios

Compartir
Artículo anteriorEucaristía  
Artículo siguienteCena de aniversario