Piero Emmanuel Silva Arce

Con el título de “El joven Karl Marx” se estrenó este año la película dirigida por el cineasta haitiano Raoul Peck. La cinta narra una parte de la vida de Marx, interpretado por el actor alemán Auguste Diehl. La historia comienza a partir del año de 1843 cuando Karl pierde su empleo como redactor en la Gaceta Renana y es expulsado por el gobierno de Prusia. El destierro lo emprende con su compañera Jenny Von Westphalen, una joven perteneciente a una familia de la alta aristocracia prusiana. Vicky Krieps interpreta este papel y durante la película se va consolidando como una figura central que influencia la vida intelectual de Marx y de su amigo Friedrich Engels.

Como se muestra en el largometraje, Engels fue central en la vida de Marx. Friedrich era hijo de un industrial que lo delegó para que manejara su fábrica en Manchester hacia el año de 1842. Estando en este contexto, las condiciones precarias de obreras y obreros le comenzó a generar una preocupación que impulsaría su proyecto político e intelectual. Conoció bien dos mundos antagónicos: la burguesía industrial y la clase obrera. Sufrió en algunos momentos porque sentía que era incoherente con las ideas que defendía debido a que pertenecía a una familia de explotadores.

Jenny Von Westphalen, compañera de Marx, renunció a los privilegios que hubiera podido gozar con su opulenta familia de clase alta. Vivió las miserias del exilio y los atropellos de la persecución a quienes piensan de manera crítica.

La cinta va revelando una de las preocupaciones que llevaron a Marx a construir su monumental obra. Se dio cuenta que las luchas obreras carecían de un sustento teórico que sirviera como base de una propuesta política revolucionaria y radical. Tuvo discusiones con anarquistas y socialistas que lo llevaron a una búsqueda incesante de las bases materiales de la sociedad moderna y capitalista. Sus investigaciones hicieron que comprendiera la historia de las sociedades como pocos, a sus conocimientos filosóficos les agregó el saber de la economía y de las otras ciencias porque su visión del mundo era interdisciplinar.

De esa manera, comprendió los cimientos de la estructura capitalista y defendió la necesidad de una lucha decisiva de los sectores obreros en contra de los sectores burgueses. Marx planteó el problema de la mercantilización de la fuerza de trabajo; Las necesidades hacen que el trabajo se convierta en una forma de esclavitud e impiden a las personas desarrollar sus otras facetas. La propuesta marxista, además de política y económica, es humanista y emancipadora.

Investigador del Grupo: “Diálogos”.

Comentarios