El desbordamiento del río Jiguamiando en Chocó ha dejado más de 6 mil damnificados.

LA NACIÓN

En el Carmen del Darién, Chocó, más de seis mil personas están sufriendo por la ola invernal que azota ese municipio. El agua arrastró  e inundó ranchos de madera y calles del casco urbano y cuatro corregimientos.

Hasta el momento, el alcalde del municipio, Luis Mena Rentería ha reportado un niño muerto, un adulto desaparecido. Se ha conocido que 1.200 se quedaron sin vivienda porque se inundaron totalmente y 5.000 tuvieron pérdidas parciales de enseres; para un total de 6.200 personas damnificadas.

Las inundaciones han alcanzado hasta el metro y medio de profundidad en zonas aledañas al afluente. El concejal del municipio, Alber Esneyder Mena dijo que “pese a la emergencia, a que los niños están sin clases, con hambre y las familias sin enceres ni albergues, ninguna autoridad departamental ni nacional ha hecho presencia en la zona para atender la emergencia”.

El político advirtió al Gobierno Nacional sobre las preocupaciones del municipio de que se incremente el número de damnificados por la continua ola invernal que vive el municipio.

“Llevamos 20 días de invierno constante y ayer se desbordó el río, afectando a  comunidades aledañas y al 85 por ciento de los habitantes del municipio. Las familias lo perdieron todo y nos preocupa que siga lloviendo y aumenten los damnificados”, contó.

El cabildante asegura que mucho de los damnificados han tenido que desplazarse a otros municipios por la falta de albergues.

Municipios como Bojayá y Medio Atrato también han reportado emergencias por inundaciones.

 

 

Comentarios