Gilberto Toro Giraldo, director ejecutivo de la Federación Nacional de Municipios.

Gilberto Toro Giraldo, director ejecutivo de la Federación Nacional de Municipios, viene reclamando la descentralización de recursos y procesos de contratación para el desarrollo de las poblaciones. Durante su visita a Neiva, en el marco del Encuentro Nacional de Municipios y Ríos, habló con el Diario LA NACIÓN sobre esta lucha que parece difícil pero que él insiste en dar contra el Gobierno Nacional.

Además del tema medioambiental y fuentes hídricas, ¿qué otras situaciones se van abordar  durante el encuentro?

En estos días de debate vamos a abordar el tema de la gobernabilidad local para dejar muy en claro qué hay de bueno y qué nos falta por hacer para fortalecer la descentralización y la autonomía, porque definitivamente sin gobiernos locales fuertes es imposible tener desarrollo. Colombia necesita más descentralización si queremos resolver todas las dificultades que tienen las comunidades locales y sobre todo, las comunidades más pobres.

¿No es una lucha muy difícil?

Sí, es una puja fuerte pero de todas maneras hay que hacerla. No nos las ganaremos todas, pero en la medida en que podamos elevar la voz de los gobiernos locales, de su preocupación, ante las instancias nacionales e, incluso, internacionales, esas voces serán tenidas en cuenta, sobre todo porque en Colombia estamos en una coyuntura preelectoral que hace que los próximos gobernantes se tengan que preocupar más por esta situación.

¿Qué más le preocupa a Fedemunicipios?

Colombia tiene un gran problema estructural. Nosotros, con Haití, somos los únicos países en América que no tienen reelección inmediata de alcaldes. Los países más modernos y democráticos tienen reelección, éste debe ser un derecho de los ciudadanos para poder reelegir un buen gerente para su ciudad, su departamento.

¿No cree que la prolongación en el poder es insano para la democracia y el mismo desarrollo local?

No se trata de que se beneficie algún gobernante ni de premiarlo, lo que pasa es que acá en Colombia se están inventado los municipios y departamentos cada cuatro años. Todos los planes de desarrollo se interrumpen y quedan muchas obras inconclusas, y nadie quiere reconocer que eso es un exabrupto que le hace mucho daño al desarrollo al país. No hay posibilidad de gobernar nuestros municipios con una mirada de largo plazo. Además los recursos son absolutamente insuficientes para planes de gobierno muy ambiciosos para cuatro años. Eso va generando mucha frustración en la gente y desgaste en los mandatarios.

¿Qué más afecta esa centralización de la que usted habla?

No tenemos la posibilidad de incidir en la educación, en la salud, en los servicios públicos de una manera realmente sólida y estable y con mirada de largo plazo. Todo apunta a que hayamos instituido la improvisación como una forma de gobierno.

Usted ha sido un rotundo opositor de los pliegos tipo para la contratación en infraestructura. ¿En qué basa su argumento?

Los pliegos tipo se están justificando sobre la base en que los mandatarios locales son ladrones, y como Federación Nacional de Municipios no lo podemos permitir. A mí, Gilberto Toro Giraldo, me pueden señalar de lo que quieran, pero defender la dignidad de los alcaldes no puede ser criticado por nadie.

Pero se supone que estos pliegos pretenden erradicar la corrupción en los procesos de licitación y contratación de obras.

Los pliegos tipo no van a resolver el problema de la corrupción, para eso se necesita soluciones más estructurales. Los pliegos tipo lo que va a generar una masiva declaratoria de licitaciones públicas desiertas. Cada municipio tiene unas condiciones particulares, que demandan también unas reglas especiales y por un tema de autonomía de los municipios.

¿Cómo ve Fedemunicipios los casos de corrupción en el Programa de Alimentación Escolar?

Si creyéramos en los gobiernos locales, si los recursos para la alimentación escolar estuvieran en mano de los alcaldes y la comunidad educativa, si ellos contaran con unos recursos estables, vigilados directamente por los papás, con aportes, incluso de mano de obra de los papás, esos recursos no se hubieran perdido. Pero ahora se quiere hacer una agencia nacional para la alimentación escolar como si manejar todo desde Bogotá fuera la solución.

¿Está de acuerdo con implementar un salario mínimo por regiones?

:Si le generáramos mayor autonomía a los gobiernos locales en materia de honorarios, impuestos y salarios, sí podríamos hacer diferenciaciones. Claro, es muy distinto lo que necesita una familia en una ciudad muy costosa a una familia de un pueblo pequeño.

¿Cómo analiza lo que se viene en el posconflicto?

Hemos venido apoyando el proceso de paz, pero también hemos sido críticos en cuanto a que la paz hay que hacerla, que es una necesidad pero no es la firma de unos acuerdos. La paz es una construcción, de acá en adelante, de una Colombia más justa e incluyente, con mejores oportunidades, con un desarrollo local fuerte que nos permita explotar todas las potencialidades agropecuarias que tiene el país y que nos permita generar empleo, exportar nuestros productos y garantizar que el potencial agrario nos permita vivir mejor y que los campesinos tengan una vida digna.

 

 

 

Comentarios