Jorge Luis Salcedo Restrepo

Jorge Luis Salcedo Restrepo

La libertad vale mucho, la guerrilla ha obtenido la libertad a cambio de nada, gracias a la JEP que servirá  para tres cosas: nada, nada y nada, además de ser un adorno jurídico como para despistar a las cortes internacionales. Sin embargo los secuestrados aún no han obtenido su libertad y no están capturados mas que por dinero, pues ellos no pueden ser identificados con  asociaciones o grupos políticos algunos contra los cuales hubiesen luchado los guerrilleros.

Los secuestrados políticos, sino estoy mal, ya fueron liberados por la presión internacional que le cerraba las puertas en las narices a las FARC mientras tuviesen políticos secuestrados.

Sin embargo hubo muchos extranjeros que fueron asesinados durante su secuestro junto a otros políticos,  como sucedió en el gobierno de URIBE, pero no fue él quien los asesinó, fueron las FARC, quienes tenían  como política asesinar a quienes se trataran de fugar o a quienes  trataran de rescatar, Uribe luchó mucho por liberar secuestrados y mantener limpio éste país de violencia, secuestros, atentados y todo acto subversivo.

Conste que no soy Uribista, pero al Cesar lo que es del Cesar y a Dios lo que es de Dios. No comparto muchas cosas como la reelección, como se hizo, o los contratistas ladrones que se dieron y se multiplicaron en ese gobierno, o, que han reventado como  maíz pira: Reficar, Odebrech etc. etc.

En fín, el Huila aún tiene muchos secuestrados, amigos y pacientes míos como José Arbelay Losada, los hermanos Cordón y muchos más que aún siguen sin obtener la Libertad, mientras sus secuestradores si están libres y pueden participar en política, habiéndoles regalado varios escaños en el Senado y en la Cámara, mas los que obtendrán poniéndole un arma en la cabeza a muchos campesinos o ciudadanos que no tienen mas alternativa que hacer lo que ellos quieran, pues las armas viejas y obsoletas que entregaron son sólo para despistar al contrincante y nadie puede certificar que las armas modernas están verdaderamente encaletadas y nunca serían entregadas , pues ellos ( los de las FARC) no son tan tontos como para pensar que de pronto el pueblo se le voltee a Santos en las próximas elecciones y ganen como el NO en las urnas de las elecciones del Referendo de Octubre del 2016.

Si la guerrilla quiere libertad, debe dar libertad; o sino, que se deje de pendejadas.

Las familias sufren por no poder  estar en contacto con sus secuestrados física y psicológicamente, mientras que la guerrilla y sus familiares siempre estuvieron en contacto con sus recluidos en las diferentes prisiones. Es cuestión de equidad, para lograr una verdadera paz.

 

 

Comentarios