El coronel Juan Carlos León, comandante de la Policía Metropolitana de Neiva, está hoy de cumpleaños. Su esposa, sus hijas y todo el mando policial le envían un saludo especial en este día.

Coronel Juan Carlos León Montes

Comandante Policía Metropolitana de Neiva

La llegada de diciembre supone una temporada de variados matices de acuerdo a las tradiciones, ocupaciones y creencias de los ciudadanos: para unos, se procura el reencuentro familiar aprovechando las vacaciones; otros prefieren hacer aquel viaje que durante todo el año han planeado; de igual forma hay quienes aprovechan para incrementar las ganancias de sus negocios de comercio o servicios. También hay quienes sacan provecho para el desarrollo de actividades no tan sanas, que lo único que buscan es hacer daño a la comunidad y su tranquilidad.

Es precisamente en este último aspecto donde quisiera hacer hincapié, destacando unos aspectos que para algunos conciudadanos pueden pasar inadvertidos, pero resultan sumamente lesivos para la convivencia y seguridad ciudadana. En primer lugar, el hurto se posiciona como uno de los riesgos más preponderantes, especialmente para el ciudadano de a pie, toda vez que se configuran espacios de oportunidad con el pago de primas de fin de año. Resulta muy importante tener en cuenta la existencia de modalidades de hurto sin el uso de violencia, que surgen por la ingenuidad de algunas personas, como la «llamada millonaria», el «tío-tío», y el popular «paquete chileno».

Paralelamente, la afluencia masiva de clientes al sector comercio, marca una alerta frente al posible incremento del «hurto hormiga», a través de modalidades como el «mechero» o la «guagua», donde los delincuentes implementan estrategias para evadir los detectores instalados en las puertas de los almacenes. También, la ausencia de medidas de autoprotección en las viviendas, marca un escenario de atención frente a este flagelo, al dejarlas solas por largos periodos y sin el cuidado de una persona de confianza.

En otro plano, emergen comportamientos delincuenciales que buscan generar un lucro a costas de la vida e integridad de las personas, como lo son la fabricación y comercialización de licor adulterado y la venta ilegal de pólvora, que sin duda han sido acciones que han tornado una navidad oscura para muchas familias huilenses, al pasar en vilo con hijos, padres, hermanos o amigos en grave estado de salud recluidos en centros hospitalarios.

Frente a estos contextos de inseguridad ciudadana, la Policía Metropolitana de Neiva ha implementado una serie de dispositivos de prevención, disuasión y educación ciudadana, focalizados en espacios donde el ciudadano más nos necesita: sector bancario, comercio, microcentro (enfatizando en el acompañamiento a las personas con remisiones de valores como servicio completamente gratuito y público); así como en entornos comunitarios, parques, alumbrado navideño y el sector residencial en las comunas.

Comentarios