El alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, estuvo en Neiva en el Encuentro Nacional de Alcaldes.

El alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, quien estuvo en el Encuentro Nacional de Alcaldes celebrado en Neiva, reconoce que no hay suficientes policías y jueces para combatir la inseguridad en las ciudades del país. El mandatario habló con LA NACIÓN.

CLAUDIA MARCELA MEDINA GARCIA/LN

gerenciageneral@lanacion.com.co

Neiva fue escenario clave a nivel nacional por la realización del Encuentro de Alcaldes, liderado por la Federación Colombiana de Municipios y la Alcaldía de Neiva. La agenda estuvo enmarcada en aprovechar las potencialidades de los ríos como ejes de competitividad y la preservación de los mismos, entre otros temas que afectan a los mandatarios locales.

Durante el desarrollo de la agenda un invitado especial fue el alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa quien hizo su intervención en el encuentro para referirse a la importancia de la recuperación del espacio público y su relación con las fuentes hídricas. El mandatario sacó tiempo para hablar con LA NACIÓN.

¿En su intervención en el Encuentro de Alcaldes, que mensaje buscó trasmitir?

El mensaje que traté de transmitir es que el espacio público peatonal es la parte más importante de una ciudad democrática, de una buena ciudad. Que es en el tiempo libre cuando se sienten las diferencias de ingresos, porque el ciudadano de ingresos altos tiene la alternativa de ir a clubes, a fincas, a restaurantes, a viajes, tienen acceso a jardines o a casas grandes, mientras que el ciudadano de menores ingresos, va a una pequeña casa con sus niños y la única alternativa que tiene para su tiempo libre distinta a la televisión es el espacio público peatonal. También he dicho que hay un problema cultural muy grave y es que no solo no respetamos el espacio público peatonal sino que aún nuestras más altas Cortes tienden a asumir que es robable, posible y permisible de alguna manera robar lo público pero no lo privado. ¿Qué es más sagrado lo privado que lo público?, yo señalaba que me parecía exagerado que Antanas Mockus dijera que los recursos públicos son recursos sagrados porque en la práctica vemos que no es así; lo privado no se puede robar, es sagrado, pero en cambio lo público tiene unas altitudes muy permisivas y se hacen exigencias muy difíciles de cumplir frecuentemente para poder recuperar esos espacios peatonales.

“Yo estoy trabajando todo el tiempo, yo no dedico nada de tiempo a este asunto de la revocatoria que es pura política y que muy poco tiene que ver con el progreso de la ciudad”.

 

Y esta recuperación del espacio público, ¿en dónde se encuentra con el tema de los ríos?

Todo esto para hacer referencia al espacio público que se puede generar en los bordes de los ríos. Una buena ciudad es una donde nadie se siente inferior ni excluido, una de las razones para que esto ocurra es que los ciudadanos de más altos ingresos y los más pobres se encuentran como iguales en los espacios públicos. Una buena ciudad tiene que tener espacios públicos tan maravillosos que aun los ciudadanos de más altos ingresos no puedan darse el lujo de no ir, esto ocurre con mucha facilidad si tenemos estos espacios públicos peatonales junto a los frentes de agua; entonces, ciudades como Neiva, que tiene un tesoro como el río Magdalena, deben tratar esto como un tesoro, incluso lo ideal es no tener carros entre las edificaciones y el río, sino que la última edificación tenga un espacio peatonal al frente, eventualmente, un pequeño carril, si acaso, para acceder a un estacionamiento interno al edificio, que haya una gran infraestructura peatonal para disfrutar de ese tesoro que son los frentes de agua.

Su propuesta es concretamente la peatonalización de la circunvalar, pero Neiva tiene un grave problema de movilidad, ¿en que sustenta la propuesta?

Todas las ciudades tienen problema de movilidad y ninguna podrá resolverlos con base en el automóvil en particular, todas se van a trancar, uno podría decir que como hay problemas de movilidad, se podría poner vías por encima de los parques o las plazas, obviamente a los ingenieros siempre les gusta las vías junto a los ríos, junto a los frentes al agua porque ahí no hay intercesiones, salvo donde haya un puente, pero la mayoría de ciudades del mundo que tenían vías junto a los frentes de agua, las han ido peatonalizando. Le doy ejemplos, en París, la autopista que había junto al río Sena, la peatonalizaron, protestaron muchos automovilistas, en Corea tumbaron una autopista elevada que había encima de un pequeña quebrada porque se consideró que era demasiado valiosa esa quebrada.

Bueno, pero es que son ciudades desarrolladas pensadas de manera diferentes a Neiva…

Obviamente la realidad es que en Neiva con menos del 10% de los ciudadanos que se movilizan en carro ya tiene problemas de tráfico, y es claro que es importante que hayan más vías, pero insisto, en que es necesario evaluar si no existen otras alternativas así tomen más tiempo para solucionar esta problemática porque lo que hace a Neiva especial, lo que la hace más competitiva y lo que puede atraer más a los turistas, es el frente de agua que tienen por donde pasa la Circunvalar. Precisamente para la circulación de automotores es buena porque no hay intercesiones, pero esto deteriora la calidad del frente del agua y su atractivo.

¿Cuál es la apuesta de Bogotá frente a sus fuentes hídricas que podría Neiva tomar como ejemplo?

El tema no es el río Bogotá, son todos los frentes de agua que hay en Bogotá. Ya que se habla del tema de la circunvalar, nosotros en Bogotá tenemos una propuesta de hacer una autopista por el borde hasta el canal de Juana Amarillo, nosotros lo que hicimos fue un parque lineal que realmente es la continuación del parque El Virrey, solo para bicicletas, solo peatonal, obviamente, si hay una reflexión sobre el tema, pues facilitaría en algo la movilidad tener una autopista ahí, pero destruiría ese frente de agua. Nosotros estamos con muchas inversiones en frentes de agua pero tal vez la más notable es la que vamos a hacer para descontaminar por completo el río Bogotá con una inversión gigantesca de 5 billones de pesos, va a quedar totalmente limpio y la idea es que una parte de la ciudad futura se construya en el borde del río, con todo un parque que habrá frente al río y que no tenga carros frente a los edificios y el río. Este será un parque de alrededor de 70 kilómetros, que creemos va a ser uno de los sitios más importantes de integración social y queremos que esto se vuelva el gran imán, que la gente quiera vivir cerca del río y no irse a las afueras y lejos de desarrollo, totalmente dependientes del carro. Estamos haciendo muchas otras cosas, construyendo un parque con una ciclo ruta de 70 kilómetros alrededor del lago de Torniné, otro parque alrededor de embase de San Rafael, al otro lado de la montaña en La Calera, que tendrá un cable desde Usaquén para ir hasta este parque. Estamos haciendo también parques por el borde del río Fucha que atraviesa la ciudad desde los cerros hasta el río. Estamos en los diseños del parque de río Tunjuelo donde haremos en la mitad del río que atraviesa todo Bogotá por el sur desde los cerros hacia el río. También una seria de canales, parques y ciclo rutas a los largo de muchos canales y quebradas en la ciudad de Bogotá.

Frente a la problemática más grave que tienen hoy todos los Alcaldes, los altos índices de inseguridad. ¿Cuáles son sus estrategias en esta línea?

Nosotros hemos hecho muchas cosas tanto en la parte preventiva como de sancionar a los delincuentes. Hemos duplicado los recursos que van en seguridad. El año próximo tenemos un presupuesto como de 500 mil millones de pesos. Más que duplicar los recursos, hemos puesto cámaras, habían como 220 y ya vamos a completar 1.800 cámaras en la ciudad interconectadas al centro de comando y control que creamos. Hemos hecho un trabajo en equipo con la Fiscalía y la Policía. Lo cierto, es que hemos reducido radicalmente, con 200 homicidios menos que el año pasado. Este año hemos capturado alrededor de 190 bandas de crimen, hemos hecho muchos esfuerzos para lograr que haya seguridad.

“Si Germán algún día decide ser alcalde de Neiva no deberían perdérselo, él tiene todas las posibilidades abiertas en el sector público y privado”

¿Pero pese a estos esfuerzos la percepción es que la inseguridad ciudadana sigue creciendo?

En todas las ciudades estamos afectados por temas que tienen que ver directamente con el Gobierno Nacional; como es el número de policías en las ciudades, por ejemplo, Bogotá tiene muy pocos con relación a su población, el tema del número de cárceles que hay en Colombia e incluso de Jueces, se necesitan 15 mil jueces y solo hay 5 mil. Dentro de ese marco de limitaciones, hacemos todo lo posible, es un problema muy grave que capturamos a los delincuentes y los Jueces los dejan ir. Con el señor Fiscal General de la Nación, los alcaldes de las ciudades capitales, estamos tratando de impulsar una legislación que impida que los delincuentes reincidan o que en delitos a mano armada los dejen ir. Tenemos una ciudad limpia con un espacio público ordenado, iluminada, hemos hechos más de 50 canchas de fútbol en pasto sintético para que los niños y los jóvenes tengan actividades constructivas para que no caigan en la delincuencia. Hemos hecho un gran esfuerzo para llegar a ellos. Esa tarea preventiva es también muy importante en todas las ciudades.

Hablemos de la revocatoria de mandatos. La suya deberá definirse en no más de 10 días. ¿Sirve como una herramienta útil para lograr la efectividad de los actos del Estado o se está usando únicamente para generar presiones en los mandatarios locales?

Esto de la revocatoria es un mecanismo bien folclórico, no existen otros países con revocatoria, tampoco creo que el alcalde más popular es necesariamente el mejor alcalde a veces ocurre lo contrario; para gobernar hay que tomar decisiones difíciles, especialmente si uno llega después de un gobierno populista y poco responsables. Lo importante es que en teoría, la filosofía de la revocatoria es que haya un incumplimiento del programa, en el caso nuestro hemos más que cumplido con creces y la transformación que se viene en Bogotá en gigantesca. Las grandes obras como el metro, la limpieza del río Bogotá como grandes proyectos viales, como colegios, hospitales, se van a hacer después de que terminemos nuestra alcaldía, lamentablemente estos periodos son muy cortos, pero el próximo alcalde no va a dar abasto inaugurando grandes obras. Yo estoy trabajando todo el tiempo, yo no dedico nada de tiempo a este asunto de la revocatoria que es pura política y que muy poco tiene que ver con el progreso de la ciudad.

Finalmente, ¿Cómo va en su gestión el huilense Germán Bahamón en la dirección de la caja de Vivienda Popular?

Neiva está muy bien de candidatos a la Alcaldía porque yo considero que Rodrigo Lara es una estrella, excelente alcalde, gran amigo, lo admiro. Germán Bahamón es una súper estrella del gabinete, él es un gran ejecutivo, es muy eficaz, produce resultados, ha tenido que ver con cientos de mejoramientos de vivienda, miles de titulaciones y construcción de vivienda, mejoramiento de barrios y construcción de infraestructura pública. Todo el equipo lo quiere mucho, lo respeta, lo admira y claramente es una persona íntegra que produce resultados efectivos. Si Germán algún día decide ser alcalde de Neiva no deberían perdérselo, él tiene todas las posibilidades abiertas en el sector público y privado.

Como señalaba, Rodrigo Lara, es una persona que conozco hace mucho tiempo, enfrentando las dificultades tradicionales de la administración pública, realmente creo que Neiva tiene un gran alcalde.

 

 

 

 

Comentarios