Fanny Tovar, directora (e) del Icbf, regional Huila.

FERNANDO POLO/LN

corresponsales@lanacion.com.co

En total cinco niños resultaron quemados con pólvora en las fiestas de Navidad y año nuevo del 2017 en el Huila, el reporte oficial lo entregó la directora (e) del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (Icbf), regional Huila, Fanny Tovar. Según la funcionaria, el Huila fue uno de los departamentos que más logró bajar el porcentaje de afectados con pólvora en comparación con el año 2016.

La reducción de quemados llegó al 50%, teniendo en cuenta que en la Navidad y año nuevo del año 2016 se presentaron 10 niños quemados con pólvora y en las fiestas que acaban de terminar fueron solo cinco, los casos se presentaron en los municipios de Neiva y La Plata.

Aunque la reducción es importante, no deja de preocupar a las autoridades encargadas de velar por el bienestar de los niños, porque lo ideal es que no haya niños quemados con pólvora.

El total de niños afectados con pólvora a nivel nacional en estas fiestas de fin año fue de 297, contra 390 del año 2016, lo que muestra una reducción del 23%.

TRABAJO EN EQUIPO

La directora del Icbf en el Huila, destacó el trabajo en equipo que se realizó durante la temporada de fin de año, en la que participaron la Policía Nacional, alcaldías y todas las autoridades encargadas de velar y cuidar que se respeten los derechos de los menores.

“La reducción obedece a todo el esfuerzo que se hizo desde el Icbf, el Instituto Nacional de Medicina Legal, la Policía, que fue un aliado muy importante. También al trabajo de los más de 15.000 funcionarios del Icbf que trabajamos las 24 horas siete días a la semana en estas fiestas de Navidad y año nuevo invitando la comunidad, sensibilizándola, haciéndoles entender la importancia que tienen los niños y que finalmente somos los adultos los que tenemos la responsabilidad de garantizar la protección y la integridad física de los niños”, dijo la funcionaria.

Destacó, que el mensaje de todas las entidades que participaron en la campaña estuvo dirigido a proteger los niños evitando que tuvieran contacto con la pólvora. Asimismo, criticó que la legislación permita la venta de pólvora sabiendo los peligros que esto ocasiona.

“Es una lástima que la legislación permita la venta de pólvora, lo único que restringe es que se venda a menores de edad, la invitación es para que las autoridades y las entidades territoriales, ojalá en este año suspendan la venta de pólvora, que esté absolutamente controlada y que solo la puedan manipular personas que tengan experiencia en el manejo”, resaltó la directora del Icbf, regional Huila.

La funcionaria le recordó a las autoridades locales, que los niños que resultaron quemados en las fiestas de fin de año, no fue porque hubieran comprado pólvora, los que la compraron fueron adultos pero los menores tuvieron acceso a ella y por ello se presentaron las quemaduras.

“Esa situación es la que hay que acabar, porque la pólvora alguien la compró y los niños terminaron manipulándola. Es la situación que se presenta con los muñecos año viejo, que los adultos los arman, les ponen pólvora y los dejan en sitos donde los niños pueden acceder fácilmente”, señaló Fanny Tovar.

Pasadas las fiestas la atención para evitar que los niños se quemen con pólvora se concentra ahora en realizar las campañas en los pueblos que celebran fiestas patronales y otras actividades que incluyen la quema de pólvora, en esos escenarios también se presentan accidentes donde los perjudicados son los menores.

“Ahora vamos a empezar a concientizar la gente en los pueblos donde acostumbran quemar pólvora en fiestas distintas a la Navidad. Lo ideal es que ningún niño tenga contacto con la pólvora en ningún momento, no solo en la temporada de Navidad”, explicó Tovar.

 Castigo para los responsables

Los padres o cuidadores de los menores que resultaron quemadas en las pasadas fiestas de Navidad y año nuevo tendrán que enfrentar proceso tanto en el Icbf, como con los defensores de familia.

“De los cinco casos que se presentaron en el Huila, se hicieron tres aperturas de restablecimientos de derechos por parte de nuestros defensores de familia, que es la autoridad competente. Se amonestaron también dos padres de familia. Es de destacar que tiene la obligación la autoridad competente de instaurar la denuncia penal ante la Fiscalía para verificar si hubo negligencia por parte de los padres de familia y se adelante el proceso respectivo”, aclaró la directora del Icbf.

Los responsables se enfrentan a castigos como la amonestación por parte del Icbf, hasta el retiro del niño del medio familiar si los defensores de familia así los estiman conveniente.

En caso de que se instaure la denuncia penal, será la Fiscalía la encargada de investigar y comprobar hasta donde están comprometidos los padres o cuidadores del menor para que responda ante la justicia.

Comentarios