Julián Antonio Rosero fue encontrado muerto en la garita.

LA NACIÓN, Neiva

El soldado regular Julián Antonio Rosero, fue encontrado sin vida y con un tiro en la cabeza, en la garita donde prestaba guardia en la base militar Larandia (Caquetá).

El cuerpo sin vida del uniformado fue trasladado ayer al municipio de Pitalito donde anoche sus familiares y amigos lo velaban. Hoy serán las exequias a las dos de la tarde.

La familia se encuentra desconcertada por la muerte trágica del joven, quien había sido incorporado al Ejército a finales de 2016 por lo que la terminación del servicio militar estaba próxima.

Las autoridades judiciales en Florencia iniciaron las investigaciones para establecer si el fallecimiento de Julián Antonio Rosero Velandia se dio por accidente, suicidio o asesinato.

LA NACIÓN contactó con la Brigada XII del Caquetá para conocer su versión entorno a la muerte del soldado, pero no fue posible obtener una respuesta.

Comentarios