Sano y salvo fue rescatado el comerciante de calzado José Edgar Moreno, luego de permanecer cinco días secuestrado por delincuencia común. El hombre fue plagiado cuando caminaba con su hija de nueve años en la vereda El Palmar en el municipio de San Agustín.

El rescate del hombre ocurrió ayer en horas de la tarde en El Paraíso en el municipio de Pitalito, hasta donde llegaron uniformados de la Policía. “La información de un ciudadano fue clave para la liberación del señor…”, dijo el comandante de la Policía en el Huila, coronel Oscar Efraín Pinzón.

Moreno, quien se dedica al negocio del calzado y tiene varios locales en Bogotá, fue interceptado por dos hombres que se movilizaban en una motocicleta, lo obligaron a abordarla y se lo llevaron. “Estas personas lo intimidaron, lo subieron en el medio de los dos captores y se lo llevaron con destino al municipio de Isnos, límites con el Cauca”.

El comerciante de calzado José Edgar Moreno, secuestrado en San Agustín, fue rescatado por la Policía en Pitalito. Foto: Suministrada/Poilicía

Al parecer, el comerciante estuvo comentando que portaba 40 millones de pesos en efectivo para comprar un vehículo, hecho que pudo haber llamado la atención de los plagiarios.

Según informó la Policía, el día del secuestro el empresario de calzado se dirigía junto a su hija a cenar a la casa de su progenitora, cuando fue abordado por unos sujetos que iban a bordo de una motocicleta,

José Edgar Moreno había venido a pasar las fiestas de fin de año con su familia en San Agustín, municipio ampliamente conocido por la gran cantidad de turistas que lo visitan.

EL PITAL

En marzo del año pasado, delincuentes secuestraron a Andrés Antonio Piso Herrera, un comerciante residente en el municipio de El Pital, en momentos en que se desplazaba hacia el municipio de Tarqui.

En este caso luego de dos meses de trabajo articulado entre las autoridades, se produjo la liberación del comerciante, sin que en ese entonces se conocieran detalles de su plagio y los autores del mismo.

En agosto del mismo año, la Policía capturó a dos hombres, que para las autoridades estarían implicados en el ilícito, cooperando para que el secuestro se produjera.

 ALTAMIRA

El domingo 26 de noviembre del año pasado secuestraron en la vereda Hato Blanco de Altamira al ganadero Gelmo Borrero Ceballos, de 67 años de edad. El secuestro ocurrió cuando el ganadero junto con su esposa salió de misa con rumbo hacia su finca.

El ganadero fue liberado el primero de diciembre. La Policía el día de la liberación indicó que tenían información contundente que conduciría a la captura de los secuestradores, pero todavía los resultados no se han conocido. Por ello se cree que la misma banda es la que está sembrando zozobra en el Huila.

LA PROFE ROSALBA

La profesora Rosalba Ariza, completó un año y dos meses desaparecida, fue secuestrada en la vía La Plata- Popayán.

Rosalba Ariza, profesora de la Normal Superior de Florencia, cumplió un año y dos meses de desaparecida. Fue secuestrada el primero de noviembre de 2016 en la vía La Plata- Popayán, había salido desde Florencia en la camioneta de su propiedad y nunca más se volvió a saber nada de ella.

A los pocos días de secuestrada, los familiares de Rosalba tuvieron contacto con los secuestradores, les exigieron 300 millones de pesos por la liberación, pero ellos les explicaron que no eran personas adineradas y que no tenían como pagar toda esa plata.

“Al final y luego de varios contactos se transaron por veinte millones de pesos, se los entregamos y nos dijeron que la habían soltado a dos horas de camino de la carretera principal, en la zona de Puracé, no se sabe más”, le dijo a LA NACIÓN, el esposo de la profesora Rosalba, Flavio Ochoa.

Según Ochoa, la plata se la entregó a uno de los secuestradores que se llamaba Oliverio, pero al parecer este no la entregó al jefe del grupo y por ello no habrían liberado a la profesora Rosalba.

“Yo creo que él –Oliverio- nunca había tenido tanta plata en su bolsillo, se enloqueció y se puso a beber trago en San José de Isnos y nunca repartió la plata, por eso a mi esposa no la entregaron, ellos no recibieron la plata y cuando fueron a buscarlo él estaba ebrio, borracho y lo mataron. Yo he estado buscando sobre la muerte de este señor y por ningún lado hay nada”, agregó el acongojado esposo.

Por el secuestro de la profesora Rosalba hay seis capturados, al parecer todos son de la familia y ninguno dice nada. Uno de ellos, Aldemar, acepto cargos, fue condenado pero luego lo amnistiaron y quedó libre.

La familia de la profesora Rosalba ha hecho de todo con tal de obtener noticias de la profesora, han hablado con Timochenko, con Piedad Córdoba y con jefes guerrilleros de las antiguas Farc que operaban en la zona donde fue plagiada, pero nadie les da razón de la profesora Rosalba.

En Florencia los familiares de la profesora Rosalba y la comunidad en general organizan distintas manifestaciones exigiendo su liberación pero no hay respuestas.

Entretanto la familia no pierde la esperanza de que un día les den la buena noticia que la profesora está viva, y se vuelvan a reunir todos y seguir teniendo una vida normal, como era antes del fatídico primero de noviembre de 2016, cuando Rosalba salió de Florencia en su camioneta rumbo a Popayán y nunca más volvió.

Comentarios