La construcción de vivienda, otro sector dinámico de la economía, espera signos de recuperación.

RICARDO AREIZA

unidadinvestigativa@lanacion.com.co

La economía regional como el resto del país comenzó a registrar síntomas de recuperación que podrán acentuarse en el presente año.

No obstante, en algunos sectores persiste la desaceleración y el estancamiento, según el último Boletín de Economía Regional del Banco de la República.

En la construcción, las obras en proceso se redujeron levemente, a pesar que el área aprobada reportó un crecimiento. También disminuyó el sacrificio de ganado vacuno; el comercio interno; la explotación petrolera y el transporte aéreo de pasajeros, lo cual influyó en el menor uso de la capacidad hotelera.

En contraste, el sistema financiero obtuvo mayores saldos en captaciones, colocaciones y en la utilización de recursos de Finagro.

La construcción

A pesar de las medidas adoptadas por el gobierno nacional para reactivar el sector, la actividad edificadora terminó resentida. La construcción, uno de los sectores más dinámicos de la economía regional no evidenció los niveles de crecimiento esperado.

Según el censo de edificaciones revelado por el Dane, el sector mantuvo un marcado estancamiento. El área total en proceso de construcción acentuó el descenso anual del II trimestre de -2,4% a -2,9%, indicador similar al observado en el total nacional al pasar de 3,2% a 0,6%. La caída también se notó en otras regiones del país.

Por departamentos, el resultado regional se concentró principalmente en Neiva. La capital opita completó en los tres trimestres del año acentuadas caídas.

“En sentido contrario Ibagué ha mantenido importantes variaciones en el terreno positivo, aunque se aprecia una desaceleración al pasar de 38,2% en el IV trimestre de 2016 a 13,9% en el trimestre”, reportó el estudio. Cundinamarca presentó leves bajas.

El inicio de obras nuevas concentró la caída del área de proyectos en construcción (-18,1%).

En esta coyuntura se percibió una acentuada disminución en el inicio de proyectos nuevos de vivienda especialmente por la baja demanda. No obstante, en el cálculo del índice de confianza del consumidor realizado por Fedesarrollo se obtuvo una mayor disposición para adquirir vivienda frente a igual mes del año 2016.

En el periodo estudiado (enero-septiembre), el área total en proceso construcción alcanzó una caída de 1,2%. Neiva registró el principal impacto.

En la capital huilense las obras nuevas disminuyeron 52,8%, las que continúan en proceso -42,3% y las que reinician proceso crecieron 94,7%.

La caída fue corroborada por Camacol. El análisis de mercado determinado por la Coordenada Urbana reportó que el número de unidades de vivienda nueva en proyectos lanzados en la regional se redujo en un 27,4%, con baja en cada una de las tres unidades territoriales con cobertura de la investigación.

De otra parte, el área de los proyectos culminados pasó de una variación anual de 34,6% en el tercer trimestre de 2016 a -17,7% en igual lapso del presente año.  La superficie de obras paralizadas registró un aumento 3,1%.

Otros indicadores

Los despachos de cemento por tipo de empaque a la región confirmaron ese comportamiento negativo. El bajonazo fue de -1,3% tanto en el insumo distribuido empaquetado como a granel experimentado principalmente en los departamentos de Caquetá, Cundinamarca y Tolima. En el Huila logró un incremento de 13,7%.

Según canal de distribución, la caída se concentró en el segmento de constructores y contratistas (-9,4%). Para los primeros nueve meses del año ambos indicadores reportaron decrementos.

Similar resultado se observa en la producción de concreto premezclado en la región (-2,7%). Según el destino del concreto, el segmento de vivienda concentró la reducción.

Entre los meses de julio y septiembre, se autorizaron en la región un millón de metros cuadrados para intervenir, cifra superior en 7,8% a lo licenciado en igual periodo de 2016. De estos el 12,6%,  (127.276 metros cuadrados) corresponden al Huila.

El segmento residencial participó con el 82,5% del área total y logró una variación anual de 17,7%.  Las solicitudes para la edificación de áreas no residenciales cayeron 22,9%, explicado en los destinos de bodega, administración pública y oficinas.

Los proyectos con destino diferente a vivienda, los correspondientes a comercio, oficina e industria agrupan cerca del 63% de la superficie dentro de esta sub-rama de edificaciones.

En relación con la evolución del segmento residencial, las licencias aprobadas para el uso de vivienda de interés social (VIS) aumentaron 80,7%, mientras la no VIS lo hizo en solo 2,3%.

En el trimestre analizado se autorizaron y esperan construir 9.655 soluciones habitacionales, donde el 83,5% corresponden a tipo apartamento o multifamiliar y cerca de cuatro mil unidades al segmento social.

Por tipo de vivienda, mientras a nivel nacional cayó la venta de vivienda de interés social (VIS) y no VIS, en la región el comportamiento estuvo explicado en la vivienda no VIS (-18,5%), tanto en Cundinamarca como en Neiva. Entre tanto, la vivienda VIS reportó un incremento generalizado en Cundinamarca, Ibagué y Neiva, sobresaliendo el avance en la capital opita.

Producción petrolera

Aunque la producción petrolera creció en el país, en la región experimentó durante el último trimestre del año un descenso de 1,5% comparativamente con igual lapso de 2016.

Según la Agencia Nacional de Hidrocarburos la extracción de crudo pasó de 41.788 a 41.141 barriles promedio por día calendario (Bpdc). En contraste, la producción nacional aumentó de 842.768 a 855.700 BPDC, con un incremento de 1,5% en el mismo período.

El Huila concentró la principal  reducción anual con un decremento de 6,9%. Tolima obtuvo un avance (7,8%) y Cundinamarca (2,1%).

Turismo

Según información de la Asociación Hotelera y Turística de Colombia (Cotelco), durante el tercer trimestre de 2017 el porcentaje promedio de ocupación hotelera en el país fue de 55,9%, con una caída anual de 0,3 puntos porcentuales.

En la región fue más acentuada. La ocupación fue del 45,7%. En el Huila se perdieron 15,3 puntos porcentuales alcanzando una ocupación de 43,1%, explicada en parte por la disminución de turistas, generada por el paro de pilotos.

Tolima tuvo un crecimiento de 4,3 puntos y una ocupación de 48,3%, avance sustentado por la elevada proporción de clientes corporativos.

La tarifa promedio cobrada por los hoteles asociados a Cotelco en el país fue de $226.415 (subió 2,6%), mientras que en la región estuvo alrededor de $137.564, lo que significó una caída del 4,5%.

El Huila obtuvo la tarifa más alta, pero cayó en el comparativo anual (-10,7%); en el caso del Tolima, mostró una situación contraria (2,7%).

Transporte

A pesar de las afectaciones en las vías por fenómenos climáticos, el transporte de pasajeros por carretera mantuvo una notable estabilidad. En Huila y Tolima se despacharon 2,3 millones de viajeros desde las principales terminales.

Desde Neiva 1,14 millones de pasajeros con un incremento del 1.4% comparativamente con idéntico periodo de 2016.

En cambio el transporte aéreo registró un bajonazo, movido por el paro en Avianca y la suspensión de vuelos hacia la capital tolimense. En los tres aeropuertos se movilizaron 72.123 pasajeros. Neiva, movilizó el mayor porcentaje con 40.020 pasajeros, seguido de Ibagué con 20.084 y Florencia con 12.019 pasajeros.

El comercio

La actividad comercial continuó en terreno adverso, al registrar variaciones anuales negativas en el valor de las ventas. El mes de agosto registró el mayor deterioro. No obstante se vislumbra una mejor dinámica.

Por tipo de establecimientos, los más golpeados fueron las grandes superficies y las cadenas de supermercados, donde bajó la comercialización de insumos para la construcción, alimentos y artículos de aseo para el hogar.

La consolidación de nuevos formatos empresariales que ofrecen precios más bajos como los ‘fruver’ ha impactado a los distribuidores mayoristas de productos de consumo masivo. En los almacenes de tecnología y de bicicletas y sus accesorios el descenso fue un poco menos severo.

Matrícula de vehículos

La industria automotriz no evolucionó como se esperaba. La comercialización de vehículos nuevos mostró una caída en el período, explicada por el descenso de la demanda. Además,  propiciado por la pérdida de la confianza de los consumidores y el incremento de la tasa de cambio.

La tendencia se vio reflejada en la matrícula de vehículos, la cual experimentó un descenso en el trimestre de 15,6%. Durante el periodo analizado se vendieron 6.006 unidades, cuando en igual lapso del año anterior fueron matriculados 7.118. La caída excede con creces la registrada a escala nacional de -4,1%.

Por departamentos, el mayor decremento se presentó en Cundinamarca (-20,2%), seguido por Huila (-6,6%) y Tolima (-4,5%); en Caquetá, por el contrario, hubo un crecimiento de 5,0%.

Aunque la economía colombiana está creciendo por debajo de su potencial, comienza a mostrar signos de recuperación.

Mercado laboral

Según el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane) la tasa de desempleo para las 23 principales ciudades del país se estableció en 10,7%. Sin embargo para para las capitales de los tres departamentos de la región el indicador fue superior. Florencia registró el más alto (12,4%), le siguió Ibagué (11,7%), mientras que Neiva obtuvo el guarismo más favorable (11,3%).

En Caquetá la desocupación creció 0,9 puntos porcentuales (pp), en buena medida por el aumento de la población económicamente activa, y en segundo lugar, debido a que se perdieron plazas laborales en servicios sociales, comunales y personales, así como en el renglón de la construcción, según ramas de actividad económica.

Por su parte, en Neiva el nivel de desempleo cerró en 0,3 puntos porcentuales adicionales a los registrados en igual periodo anterior, ocasionado especialmente en la cesación de contratos de trabajo en comercio, hoteles y restaurantes. Por último, en la capital tolimense se contrajo la tasa de desocupación en 0,9 pp impulsada por la mayor contratación de trabajadores para labores de edificación.

Comentarios