Para Iván Márquez, la implementación de los acuerdos de paz les ha dejado un “sabor agridulce”.

JESÚS ANTONIO ROJAS SERRANO/LN

editorgeneral@lanacion.com.co

Después de Timochenko, Iván Márquez es el segundo hombre más importante al interior de la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, Farc, la organización política que la guerrilla creó tras su desarme definitivo.

Por primera vez y ante un medio de comunicación, Márquez se refiere a los episodios que horrorizaron al Huila como la masacre de los concejales del municipio de Rivera o el asesinato del exgobernador Jaime Lozada Perdomo. Y dice abiertamente que van “a decir qué pasó y a pedir perdón”.

En este diálogo exclusivo con LA NACIÓN, el líder de la Farc habla además de la implementación de los acuerdos de paz, de ‘El Paisa’, del expresidente Álvaro Uribe y hasta de figuras políticas como Álvaro Hernán Prada y Rodrigo Lara Restrepo.

Además de encontrar hoy aquí algunos de sus apartes, la entrevista completa saldrá al aire este martes 30 de enero en el programa Entérate, que se transmite todos los días, a las 6 de la mañana, en el canal de televisión regional Ntv —canal 104 en Claro y www.ntv.com.co—.

¿Qué radiografía tiene hoy sobre la implementación de los acuerdos de paz?

La implementación de los acuerdos de paz nos ha dejado un sabor agridulce porque si bien se logró avanzar en algunos aspectos, en lo fundamental se han producido cambios a lo que convinimos con el Gobierno en La Habana. Unos problemas muy grandes con relación a la seguridad jurídica están ahí latentes, agazapados para dar el salto y de esta  manera judicializar a los de las Farc y muy especialmente a sus comandantes. Hablo de la seguridad jurídica y entre estos aspectos puedo mencionar que luego de más de un año de vigencia de la ley de amnistía, todavía permanecen 600 guerrilleros en prisión. Pero, el asunto que remite mayor novedad es el que tiene que ver con la Jurisdicción Especial para la Paz, Jep. La ley estatutaria fue aprovechada para introducir cambios al texto original. Nos sorprende que lo que aprobara el Congreso, no es lo que nosotros convinimos en La Habana y por eso demandamos el cumplimiento a la palabra empeñada. Los acuerdos son para cumplirlos. Recordamos que este acuerdo de La Habana fue depositado ante el Secretario General de naciones Unidas como la forma de una declaración unilateral de Estado. Este acuerdo de paz tiene blindajes internacionales. Ahora no nos pueden decir que en atención a la independencia de los poderes se va a cambiar lo pactado.

¿En qué más ha incumplido el Gobierno Nacional?

Estoy diciendo algo que es bastante sobresaliente como lo es la modificación de la Jep. Es muy importante señalar que la Jep no ampara ninguna impunidad. Por eso, nos sorprende que ahora pretenda ampliarse los privilegios a muchos otros sectores como si se estuviera extendiendo un manto de impunidad, como si ya aquí hubiese una casta protegida por la impunidad. Esperamos que esta situación se reconsidere, aunque va a ser muy difícil. Por otro lado, el Fiscal General de la Nación está atravesándose a la buena marcha y al funcionamiento de la Unidad Especial de Lucha contra el Paramilitarismo que convinimos en el punto 74 de la Jep. Otro aspecto es el de la seguridad física y personal tanto de los combatientes como de sus familiares y las comunidades rurales; todas esas zonas que fueron dejadas por la guerrilla para concentrarse en los espacios territoriales de reincorporación y capacitación, fueron copadas por el paramilitarismo y no hay ninguna respuesta o preocupación por parte de las Fuerzas Armadas. Nosotros tenemos en las estadísticas desde que se firmó el acuerdo la cifra de 36 exguerrilleros asesinados. Necesitamos que la Fiscalía se mueva e investigue qué está pasando y que le informe al país. Nosotros no firmamos la paz para que nos mataran uno a uno como ocurrió con la Unión Patriota, nosotros hicimos un pacto que busca la dejación de las armas pero para hacer política no para que estén ocurriendo estos hechos.

Iván Márquez, líder de la Farc, en la entrevista con el Editor General del Grupo Informativo LA NACIÓN, Jesús Antonio Rojas Serrano.

¿Por qué cree que no ha habido avances en la excarcelación de los excombatientes presos?

Porque hay unos jueces de ejecución de penas que hacen lo que les da la gana, que desacatan la ley. Uno pensando con cierta lógica puede preguntarse, por qué las autoridades no dejan un precedente, creo que hay actitudes que deben sancionarse, algo hay que hacer al respecto. Esta preocupación está siendo tomada muy en serio por las Naciones Unidas. Ellos van a verificar, según el acuerdo, la incorporación política, económica y social de los antiguos guerrilleros. Otro aspecto grueso es el de la seguridad socio-económica: no hay financiación de proyectos productivos. Ni un centímetro de tierras se ha destinado para cultivos. Puedo afirmar con toda responsabilidad que al momento, el Gobierno no ha hecho ni un solo desembolso para financiar proyectos productivos. Estamos muy preocupados, se generan expectativas pero la situación sigue igual, no se toman decisiones.

¿Usted cree que como van las cosas, el país ya está viviendo la misma época que experimentó: la del exterminio de la UP?

Dios no lo quiera, que eso no se repita. Entiendo que hay todavía un grupo de personas que sobre ellas predomina el odio. Yo quiero decirle a los colombianos, al pueblo del Huila y el sur de Colombia, a toda esta masa de campesinos y de trabajadores, de gente del común que vive del Cerro del Pacandé para acá, que defendamos este proceso de paz, que no permitamos que esto se vaya por el atajo violento del pasado, en la guerra sucia que exterminó y decapitó a una alternativa política como la Unión Patriótica. A los que adversan la paz con este tipo de actitudes violentas, les pedimos que piensen un poco y les decimos que es hora de dejar atrás los odios y los rencores, que es el momento de la reunión de la familia colombiana para proyectar el futuro. Creo que hay mucho por hacer en todos los campos para tratar de dignificar la vida de todos los colombianos.

“Yo quiero decirle al pueblo del Huila que defendamos este proceso de paz, que no permitamos que esto se vaya por el atajo violento del pasado”

Usted ha dicho que no firmaron la paz para que los maten a cuentagotas, ¿y qué va pasar si siguen las muertes de excombatientes, los atentados y los asesinatos de líderes sociales?

Obviamente, se genera una situación muy riesgosa, impredecible, pero realmente le apostamos a que esto no se dé y para que no suceda. El Gobierno tiene que tomar cartas en el asunto, actuar e informar qué es lo que está pasando.

¿Usted particularmente siente temor por su vida?

No me he ocupado en esas reflexiones. Estoy enfocado en las grandes tareas que tenemos pero la principal tiene que ver con la implementación de los acuerdos, eso no se puede dejar a medias, a Santos le falta pocos meses y nosotros esperamos que un Presidente como él, Premio Nobel de Paz, haga algo por el proceso de paz, que no permita, como lo dijimos en Cartagena de Indias, que el más importante logro de su Gobierno se vaya a pique. Santos tiene que hacer un esfuerzo mayor y mucho más ahora que va dejar la Presidencia de la República para materializar lo esencial, al menos, lo que convinimos en La Habana. Él tiene potestades judiciales que debe tomarlas para salvar el proceso de paz. Lamentablemente, vemos que no existe esa decisión de agarrar el toro por los cuernos. Nosotros contemplábamos asombrados de ver a los nuestros en el Congreso, a los que nos representaron allá, Voces de Paz, a los voceros de paz, prácticamente, relegados a la tribuna, donde ellos sin poder hacer nada les tocó mirar cómo despedazaban lo acordado en La Habana, ni siquiera los dejaron hablar. Yo no quiero esparcir sombras de pesimismo sobre la gente. Yo quiero que miremos la realidad de lo que ha sucedido y queremos pedir al pueblo colombiano que defendamos con el alma este acuerdo de paz, que no permitamos que esta oportunidad histórica se nos escape por el abismo.

¿Cuál es hoy el panorama de las zonas de reincorporación? ¿Hay excombatientes todavía? ¿Qué tantos se han ido para las disidencias?

Yo acabo de regresar de una visita de dos espacios territoriales, cuánto me hubiera gustado que ustedes hayan estado para que miraran cómo los guerrilleros allá tienen sus casitas convertidas en grandes murales en los que artistas han ido allí a estampar su huella, su talento en unas pinturas hermosas, para que vieran como la gente nuestra, sin que existan de por medio recursos del Estado, ha logrado cultivar la tierras en grandes extensiones de piña, por ejemplo. Están expandiendo la producción de peces, tanto en Montañita como en el Pato en la vía Balsilla, toda esa carretera destapada, ojalá el Gobierno del Huila se ponga las pilas y arregle esa vía, hace muchos años que esa vía está en mal estado. Yo veo a esos guerrilleros, a pesar de todas las dificultades, trabajando. Han fundado cooperativas, tienen fábricas de muebles, de zapatos, panaderías, han instalado restaurantes, siguen estudiando. Ellos tiene vía libre de irse para dónde quieran, allá no se retiene a nadie. En el Pato, estuvimos hablando con ‘El Paisa’, ahí pudimos apreciar como expertos en el tema de la agricultura ayudan dando orientaciones, han arreglado la carretera que conduce de la carretera central hasta el espacio territorial, desde luego con la ayuda del Gobierno de Caquetá. Algunos se han ido. El que no quiera volver, no vuelve; hay no hay ninguna obligación o vínculo; pero aquí está su casa. Ojalá vengan cuando los proyectos productivos empiecen a florecer.

Usted sabe lo que representó para Huila y Caquetá ‘El Paisa’, ¿El Paisa sí cree en la paz?

Sí. Hablo a menudo con ‘El Paisa’ y puedo corroborar que está al lado totalmente de la solución política de este conflicto armado. Es una decisión valiente la de ‘El Paisa’ y está ahí firme, a pesar de todas las provocaciones que ha tenido que afrontar. Por ejemplo, ese montaje judicial de la Fiscalía en torno a lo que ocurrió con el dueño de Surtifruver y de la Fiscalía se inventaron que había sido obra de ‘El Paisa’ y luego, para sorpresa, no fue así. ¿Qué fiscal se inventó eso?, ¿lo sancionaron?, no hay derecho. Los antiguos guerreros de la paz, puedo hablar en su nombre, están con toda su disposición, su determinación, aportándoles a la consolidación del proceso de paz, están esperando todavía que el Gobierno cumpla su palabra y que la implementación no sea algo escrito en un papel con palabras llenas de aire, eso no puede ser.

“Hablo a menudo con ‘El Paisa’ y puedo corroborar que está al lado totalmente de la solución política de este conflicto armado”

Iván Márquez dice que le van a pedir perdón al Huila por hechos como la masacre de los concejales de Rivera y el asesinato del exgobernador Jaime Lozada Perdomo.

Varios congresistas como Jaime Felipe Lozada, hijo del exgobernador del Huila, Jaime Lozada, quien fue asesinado por las Farc, han dicho que El Paisa y las Farc están en mora de venir a pedir perdón al departamento por casos como el asesinato de su padre, la masacre de los concejales de Rivera y el secuestro masivo en Torres de Miraflores, ¿Eso se va a dar algún día o ya lo descartaron?

Nosotros seguiremos buscando la disposición de conversar claro, creo que hemos ido avanzando en el terreno de aproximación con las víctimas. Yo no sabía lo del congresista Lozada, pero nosotros estamos dispuestos a hablar, a aportar verdad, a decir qué pasó y a pedir perdón, por supuesto. En una guerra tan prolongada que sucedieron cosas que no debieron ocurrir y si nosotros nos hemos equivocado, vamos a hablar de esas cosas, explicar las circunstancias, no para justificarnos, nosotros reconocemos la culpabilidad donde hay que reconocerla. Yo deploro que haya ocurrido lo que sucedió con el padre del congresista Lozada. No sé qué fue lo que ocurrió en el edificio que usted menciona, pero si hay algo que tenga que ver con responsabilidades de las Farc, tenemos que reconocerlas. Yo he estado hablando con Constanza Turbay sobre esas desgracias y hemos notado que es cierto que la verdad, por lo menos, sosiega el espíritu, hay que colocar su mejor esfuerzo en la consolidación en este trabajo que es de todos los colombianos por querer una paz estable y duradera.

“Nosotros estamos dispuestos a hablar, a aportar verdad, a decir qué pasó y a pedir perdón, por supuesto”

Hablando de ‘El Paisa’, hubo un extranjero que siempre estuvo a su lado, Camilo o El Argentino, ¿Qué es de la vida de él y de los demás excombatientes extranjeros a estas alturas de la implementación de los acuerdos de paz?

Del Argentino no conozco mayor cosa pero sí de otros como Tanja, la holandesa, como la francesa que tenemos aquí, Natalí. Ellas siguen aquí en Colombia, más otros tantos. Como fuimos una guerrilla que tuvo presencia en todo el territorio nacional, tenemos venezolanos, ecuatorianos, brasileros, peruanos. Ahí están trabajando en los espacios territoriales y teniendo un reconocimiento de hecho por parte del Gobierno.

Hablemos de política, ¿Cómo se han sentido haciendo política?

Nos hemos sentido un poquito obstruidos. A nosotros no se nos quiere dejar despegar, qué problemas para poder obtener cuenta de ahorros, que no se puede, que no quieren problemas con el Gobierno de Estados Unidos, entonces se hace perder mucho tiempo en este tipo de actividades y sobre todo cuando no hay recursos para poder hacer la campaña. Han interpuesto recursos para inhabilitar políticamente a los 75 inscritos de la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, a Senado y a Cámara, ignorando que existe una Ley de Amnistía. Es para nosotros, realmente sorprendente el hecho de que no se haya resuelto el problema de la financiación y que se estén haciendo estos intentos por obstruir nuestra constitución como partido.

¿Ya usted se imagina en el Congreso de la República? ¿Cuál es el primer gran debate que tiene pensado hacer?

No me he ocupado en esas meditaciones todavía, sé que hay que empezar a trabajar, nuestra propuesta de poner en marcha nuestros comandos en los departamentos, en las ciudades, llegarle a la gente, es lo que tenemos ahora como tarea prioritaria. Como usted sabe una de las cosas del acuerdo es que nosotros tenemos asegurados cinco senadores y cinco Representantes a la Cámara, pero desde luego, nosotros tenemos que sacar la votación que se necesita para designar esos cinco senadores y cinco representantes; que no nos vayamos a encontrar con que no tenemos ningún respaldo popular o que nos regalaron esos escaños en el Congreso. Nosotros necesitamos hablar con propiedad. Es posible tener un nuevo país, es posible atacar las causas que nos han conducido a la violencia en Colombia, hay que salir de la miseria y buscar que el hambre no sea una preocupación, hay que pensar en la gente que está padeciendo esta realidad económica y social. Ojalá pudiéramos establecer en Colombia una especie de renta básica o un salario básico. Algunos dicen que es el populismo de las Farc porque se plantea una cosa de esas, se puede hacer realidad de una manera fácil si actuamos. Por ejemplo, cuánto se roba la corrupción. Hay que actuar fuerte y crear un bloque de búsqueda  contra los corruptos y castigarlos, recuperar esos dineros que pertenecían al pueblo colombiano para invertirlos y buscar un buen vivir para la gente, para una vida digna como seres humanos. El más importante de todos los derechos es el de la paz, es el pico Everest de todos los derechos, por eso es importante defenderla y a eso convocamos a los colombianos. Porque sin paz no será posible la construcción de ningún otro derecho.

Insistiendo mucho en el tema de su presencia en el Congreso de la República, ¿ya se imaginó cómo va a reaccionar si se topa con el expresidente Álvaro Uribe Vélez o con Rodrigo Lara Restrepo, acérrimos críticos de ustedes?

No me he imaginado. Nuestra preocupación son los pobres de Colombia, cómo sacamos a este país de la pobreza, de dónde vamos a obtener los recursos, cuál va a ser la formulación política y económica. A nosotros nos importa es Colombia, la gente del común y la suerte de la gente que en este momento se debate en la pobreza o en la exclusión. No nos interesa Uribe lo que usted diga. Al respecto a Lara Restrepo, hay que respetar lo que piensa la gente y no hay que preocuparse. El Dr. Rodrigo Lara Bonilla a quien conocí, con él estuve en campaña política por los lados del Caquetá junto con Galán. No sé cuál será el sentimiento de este caballero ni los sentimientos de Álvaro Hernán Prada que está inventando cosas. Ojalá el Huila tenga una buena representación como es, con una gente que se preocupe por la suerte de todos los huilenses, de todos los opitas, que tengan un corazón grande; no de personas mezquinas sino que busquen que nosotros marchemos como una sociedad en paz.

“A nosotros nos importa es Colombia, la gente del común y la suerte de la gente que se debate en la pobreza o en la exclusión. No nos interesa Uribe lo que usted diga”

Una pregunta final que no me perdonan los lectores, ¿Por qué cree que la candidatura presidencial de Timochenko aún no levanta cabeza según las encuestas?

Yo no sé en qué se basan las encuestas si nadie ha salido a la plaza pública, nadie ha expresado sus ideas a ver qué es lo que plantea el que está en la punta, nadie ha salido a debatir ideas, yo no sé cómo hacen para llegar a establecer esos topes de preferencias. Esperemos que la gente exponga su programa y ojala el país tenga el acierto de analizar bien qué es lo que propone cada uno, que propone Vargas Lleras, Humberto de La Calle, Fajardo. Sin embargo, he notado una cosa, por ejemplo, en las emisiones noticiosas de radio no se habla de nosotros. Yo no sé si hay alguna directriz para que ignoren a esta fuerza que ha surgido. Es muy importante decirlo así, hemos surgido de un proceso de paz, hemos dejado las armas para hacer política, hemos cumplido y solamente esperamos que el Gobierno cumpla. Busquemos un Gobierno que realmente tenga entre sus preocupaciones la implementación  de lo acordado en La Habana porque esa es la manera de construir nuestro futuro. Creo que el rumbo del proceso en el campo de la implementación puede corregirse pero necesita determinación y decisión del Gobierno. A nosotros nos hubiera gustado que Santos hubiese pasado a la historia como un presidente que dotó a Colombia de una institucionalidad moderna, pero habrá oportunidad más adelante para que con otros protagonistas, con otros doctores de este país y ojalá dentro de muy poco tiempo podamos emprender los cambios.

“Ojalá el Huila tenga una buena representación como es, con una gente que se preocupe por la suerte de todos los huilenses”

 

Comentarios