90 trabajadores de la compañía de hidrocarburos, fueron agredidos y obligados a desalojar las instalaciones de las estaciones en Acacías y Chichimene y a los clústeres de los campos Castilla, en el Meta, por encapuchados que ingresaron durante la madrugada del domingo 11 de febrero.

Incendios y atentados con voladores contra la infraestructura, fueron los actos vandálicos que estos encapuchados realizaron “poniendo en grave riesgo la seguridad de las personas debido a que en las instalaciones se manejan y almacenan hidrocarburos que requieren procedimientos especiales de seguridad” según el comunicado que emitió Ecopetrol.

Debido a estos acontecimientos, la empresa se vio obligada a apagar la totalidad de los pozos y suspender las operaciones en las estaciones ubicadas en dichos municipios, siguiendo los protocolos de seguridad.

En este momento se encuentran tratando de reiniciar algunos de los 800 pozos parados en los 3 campos. Recuperar el nivel de producción total puede tardar 2 o 3 días.

Por ahora, no es claro si estos atentados están conectados o no al “paro armado” promovido por el ELN. Inicialmente, se habla de bandas delincuenciales que dicen reclamar más puestos de trabajo y que quieren “extorsionar” a las empresas con solicitudes desmesuradas. Según informó la revista Semana.

Comentarios