Un vigilante perteneciente a la red de apoyo de la Policía de Baraya, informó a los uniformados sobre la presencia del reptil en el techo del polideportivo de un colegio del municipio.

El hecho se registró en las horas de la noche, tras el llamado, las autoridades acudieron al sitio, treparon a la estructura y lograron bajar a la serpiente de aproximadamente dos metros de longitud.

El animal fue puesto en un saco y  valorado por funcionarios de la CAM, para luego ser liberado en su hábitat natural y lejos de la comunidad.

Comentarios