Yolanda Pinto es la directora de la Unidad Nacional de Víctimas.

CLAUDIA MARCELA MEDINA GARCÍA/LN

gerenciageneral@lanacion.com.co

 

Con lágrimas en sus ojos Yolanda Pinto todavía recuerda a su esposo asesinado a manos de las Farc, el exgobernador de Antioquia Guillermo Gaviria. Dice haber perdonado porque “es un acto de valentía y no es un acto de cobardía” y a su vez, pide que “no nos pasen el odio a las Farc a quienes perdonamos y que somos las víctimas”.

Desde la dirección de la Unidad de Víctimas, Yolanda Pinto ha logrado conectarse con el dolor de las víctimas y visitar lugares que estaban completamente vetados por ser ‘territorio’ de las Farc. Afirma que el mayor logro del Presidente Juan Manuel Santos es reconocer a las víctimas,  que es un ‘paso gigantesco’, pero todavía hay muchísimo por hacer, pues la Justicia Especial para la Paz apenas empieza.

 

¿Cómo va el proceso de reparación de víctimas?

El proceso va muy bien pero no va como las víctimas quisieran que fueran, el Gobierno de Juan Manuel Santos, que fue el impulsor de la ley 1448 del 2011, lo considero como el padre de la reparación de las víctimas, ha mostrado su compromiso total en la reparación. Lo que pasa es que la reparación de las víctimas se traduce en cifras y en recursos económicos. Sin embargo, en los seis años de vigencia de la Ley, el Gobierno Nacional ha invertido a través de la Unidad Nacional para las Víctimas 9.5 billones de pesos, es una cifra muy importante desde que arrancó la ley, pero en el escenario de lo que tenemos que hacer en reparación parece pequeña. Con esos recursos hemos atendido a más de 4 millones de víctimas.

¿Pero la reparación ha avanzado realmente en qué aspectos?

La ley 1448 establece cinco medidas para reparar a las víctimas, con dos o tres medidas que la gente reciba se entiende como reparada. Las medidas son de satisfacción, rehabilitación, reparación administrativa o indemnización, memoria – verdad y las de garantía de no repetición. En cuatro de esas medidas, distinta de la reparación administrativa o indemnización, la Unidad ha atendido a más de 4 millones de víctimas y ha hecho una inversión superior a los $ 4 billones en esas cuatro medidas. En la reparación administrativa hemos reparado 800 mil con una inversión cercana a los $5.5 billones. Como ves las cifras son muy grandes pero todavía nos falta mucho más.

¿Y en el Huila cómo estamos?

A 31 de enero de este año hemos hecho una inversión desde el 2012 hasta el 2018 de 215 mil 221 millones de pesos, donde se destaca la Atención y Ayuda humanitaria con 116 mil 671 millones de pesos y 94 mil 264 millones de pesos en Indemnizaciones.

¿Qué metas tiene la Unidad de Víctimas en este año 2018?

Tenemos un presupuesto cercano al billón 800 mil millones de pesos, tenemos que seguir haciendo asistencia humanitaria porque todavía tenemos muchas víctimas en estado de subsistencia mínima o en estado de vulnerabilidad y lo que hace la ayuda humanitaria es que la persona supere ese nivel. Vamos a trabajar intensamente en la rehabilitación emocional, que en mi concepto es la más importante.

¿Qué es recuperarse emocionalmente?

Es una pregunta muy importante, la gente siempre la pasa por alto. Es  ayudar a la víctima a entender que lo que le pasó no se puede olvidar pero no le puede perturbar toda la vida, que ella tiene derecho a darse una oportunidad para volver a creer, a confiar, a recuperarse de toda la frustración y el dolor o sufrimiento que la violencia le causó. Eso lo hacemos a través de la estrategia psicosocial, con el Ministerio de salud, es todo un programa de acompañamiento psicológico a las víctimas, hecho con profesionales de muy buen nivel. Este año vamos a apuntarle mucho más a ese punto y vamos a buscar el mayor número de recursos del presupuesto para avanzar en la ruta de la reparación administrativa.

En términos de verdad, justicia, reparación y no repetición, ¿en dónde considera que hemos avanzado y en dónde estamos aún muy atrasados?

No hemos avanzado fundamentalmente en ninguno de los temas porque la Justicia Especial para la Paz, el Sistema de Justicia, apenas van a empezar, y yo si espero que estos señores de las Farc nos digan toda la verdad, que cumplan su palabra, porque yo creo que ya dejaron las armas.

En el Huila, las víctimas consideran que las Farc no han dicho la verdad y tampoco mediante un acto simbólico y público han pedido perdón. ¿Usted cree que las Farc ya hicieron lo necesario en materia de perdón?

Totalmente de acuerdo con las víctimas, ellos tienen que pedirnos perdón, yo no espero que me pidan perdón porque yo he vivido tranquila desde hace 15 años que yo decidí perdonar, pero a todos los que les hicieron tanto daño como a ustedes en el Huila, yo espero, reclamo y exijo de ellos un acto de perdón allá en el Huila, como lo hicieron en Granada, en La Chinita, con los familiares de los diputados del Valle. El Huila que fue tan golpeado, esas familias de Neiva, que sufrieron tanto con el flagelo de todas esas personas tan valiosas, de mi amigo Jaime Lozada a quien asesinaron, le secuestraron su esposa y sus hijos, están en deuda con ellos. De modo que las Farc siguen en deuda con muchos colombianos.

A propósito de eso, la gente se indigna de ver a las Farc haciendo su campaña política, usted es víctima y hoy  representa una institucionalidad. ¿Está de acuerdo con lo que está sucediendo?

A mí personalmente no me indigna, yo tengo la esperanza de que ellos mantengan su voluntad de lo que se comprometieron en La Habana, de hacer la política sin armas, yo si los prefiero echando un discurso en una plaza pública o defendiendo sus ideas en el Congreso de la República que matando más colombianos o haciéndoles daño. Yo jamás voy a votar por uno de ellos, pero que hagan política, que defiendan sus ideas y sin armas, me parece que es el mejor camino para los colombianos y no que sigamos en esta locura de guerra que ni ellos nos habían ganado, ni nosotros les habíamos ganado, pero sí habíamos perdido a 250 mil colombianos, entre esos a mi marido.

Pero entonces el discurso de la Habana está bien. Pero la gente no está feliz que no pasen por cárcel antes de querer gobernar este país.

Yo te digo la verdad, con las víctimas que más me hablan a mí, son las que están contentas con que las Farc se haya acabado como grupo armado y le agradecen al Gobierno y a las propias Farc que le hayan puesto fin al conflicto. Lo que quiere decir, que en su mayoría, las víctimas me han dicho que lo mejor que les ha  pasado es acabar con el conflicto con las Farc y que ojalá lo acabemos con el Eln. Yo he ido a las zonas que ocupó las Farc e hicieron daños terribles y creo que los colombianos que vivimos la crueldad de la guerra, que no la vimos por televisión, somos partidarios en una gran mayoría de que podamos resolver estos conflictos por las buenas, pero claro, todavía hay algunas víctimas que albergan un odio terrible en su corazón y eso, no las deja ver más allá del odio.

¿Usted ya perdonó?

Yo perdoné hace muchos años y gracias a eso he podido vivir en paz. Perdonar es un acto de valentía, no es un acto de cobardía, no nos pasen el odio de las Farc a nosotros las víctimas. El perdón no es un favor que yo le hago al que yo perdono, es una oportunidad que me doy yo de vivir en paz, sin odio y rencores.

Los recursos siguen siendo insuficientes. ¿Usted cree que de los bienes de las Farc llegarán los recursos para la Unidad de Víctimas?

A la Unidad no, porque el acuerdo de La Habana contempló un fondo diferente al que maneja la Unidad, ese tema está en manos de la Corte Constitucional, pero esos bienes ya llegaron al Gobierno, ya fueron entregados por el grupo guerrillero de las Farc al Gobierno Nacional, el listado famoso del que hizo alarde la Fiscalía, un poco en mi concepto como ridiculizándolo pero si uno mira realmente ahí hay bienes de toda clase y muy importantes de tierras, de inmuebles, de oro y recursos en efectivo.

¿Y si siguieron escondiendo los bienes, como se señala con los supermercados y tiendas que fueron saqueados por estos días?

La situación es tan confusa… pero si es así, que se cumpla lo que está en el Acuerdo, que se vayan a la justicia ordinaria. Aquí tenemos que tener seriedad con el Acuerdo, el Estado tiene que cumplir, pero ellos también tienen que cumplir.

La directora de la Unidad Nacional de Víctimas, Yolanda Pinto, en la entrevista con la gerente del Grupo Informativo LA NACIÓN, Claudia Marcela Medina García.

¿Que no hayan aprobado las curules en el Congreso qué efectos tiene?

Que hay que seguir luchando para que las víctimas puedan tener esa oportunidad, si se dañó esta oportunidad tenemos que seguirla buscando. Lo que el Consejo de Estado resolvió fue una acción de tutela pero está en camino la demanda que el Estado instauró ante el Consejo de Estado. Si esa oportunidad última se pierde, las víctimas deben tener esa valiosa oportunidad. Ellos tienen la obligación de ayudarnos a reconstruir este país que ellos ayudaron a destruir.

¿Cómo es posible que haya personas que se hagan pasar por víctimas y entreguen documentos falsos?

Esa es una pregunta que yo también me hago, hasta dónde cabe la maldad de la gente, de utilizar el dolor de una víctima para coger la plata de la víctima o para hacer política con la víctima, a mí me duele profundamente eso y me parece que los que lo hacen, quienes están abusando, declarándose víctima sin serlo son unos delincuentes. En la Unidad nacional para las Víctimas, de la mano de la Policía, del Ejército y de todas las entidades judiciales los estamos persiguiendo.

¿Le preocupa un nuevo Gobierno que no esté de acuerdo con esta política de las víctimas?

Si me preocupa, pero tengo la esperanza de que el derecho de las víctimas ya no se los quita nadie, son las mismas víctimas las que van a defender ese derecho con el Gobierno que venga.

¿Hasta cuándo va esta ley?

La ley va hasta el 2021 y de ahí con una decisión que tiene que tomar el nuevo Gobierno de prorrogarla pero los acuerdos de La Habana contemplaron el punto quinto de víctimas que contempla todo lo de la ley pero ampliada y eso de los acuerdos va hasta el 2031. Ahí ya hay un camino despejado para las víctimas. Estoy segura que el Gobierno siga reparando las víctimas.

¿Los guerrilleros podrían hacerse pasar como víctimas?

Esa es la pregunta del millón, en la ley 1448 quedaron excluidos los excombatientes, quedó en los acuerdo de La Habana que ese tema de debe incluir. Yo creo que hay muchos excombatientes que son víctimas y que sus familias son víctimas, acuérdate ese cruce con los paramilitares, cuántas familias de combatientes de las Farc y los paras perdieron sus vidas, fueron masacrados. Ese es un tema muy complejo que el país tiene que darse la oportunidad de discutirlo a fondo y tomar una decisión justa.

Comentarios