La fuerza pública dedicada a prevenir ataques hoy vigila las carreteras.

RICARDO AREIZA

unidadinvestigativa@lanacion.com.co

Por primera vez en muchos años, el Huila votará hoy en total tranquilidad, ausente de los ataques, la zozobra o la intimidación armada. Este será el primer impacto de los acuerdos de paz, que permitieron el desmonte real de las Farc, la principal máquina de guerra de los últimos 52 años. La participación política de esa guerrilla hoy desarmada y desmovilizada, es otra novedad de esta jornada comicial.

Con listas y candidatos propios, la Farc, el partido político que surgió tras su desarme, se disputará en la vida civil la representación en el Congreso, como lo hacen otros 2 .736 candidatos que se inscribieron  buscando una curul.

Aunque tiene aseguradas diez curules (cinco en Senado y Cinco en Cámara , producto de los acuerdos de paz) la Farc medirá su pulso electoral  sólo en cinco departamentos.

La Farc tiene 36 candidatos: 23 al  Senado y 13 a la Cámara.  Representantes solamente en Bogotá, Antioquia, Valle, Atlántico y Santander. En el Huila, Caquetá, Cauca, Putumayo, eje del conflicto, no tendrá listas propias.

“Lo primero, el Huila, anteriormente dominado  y controlado militarmente por las Farc durante52 años con todo los niveles de violencia, vive un proceso en completa calma, producto de los acuerdos de paz, lo cual es una garantía”, afirmó el docente universitario, Jaime Ramírez Plazas.

 Cambio de rol

En cambio, la fuerza pública, dedicada en otras épocas a prevenir el sabotaje o las acciones armadas contra las elecciones, hoy, desarrollan otras actividades  humanitarias de control y apoyo logístico en los 215 puestos de votación instalados en los 37 municipios.  Ejército y Policía, vienen desarrollando operativos de control para facilitar el acceso y contrarrestar cualquier amenaza.

“El Huila asistirá este domingo por primera vez a unas elecciones en completa tranquilidad, en una envidiable paz política y de orden público”, afirmó el abogado José Vicente Ortiz Salas, ex delegado departamental del Registrador.

Policía y Ejércitos, patrullan juntos/FOTOS MARIA RIVERA-IX Brigada

Esta vez, no hay suspensión de puestos de votación por razones de seguridad en ninguna zona campesina, incluso en las más apartadas, como ocurría por interferencias de la guerrilla. Este año, el primero del posconflicto, se concurrirá a la jornada sin las intimidaciones de los actores armados. En el Huila podrán hacerlo 818.118 personas  (413.136 mujeres y 404.982 hombres).

Otras amenazas

Por primera vez, el Huila no figuró entre los municipios con las mayores amenazas por perturbaciones del orden público.

Según la Misión de Observación Electoral, en el Huila sólo cuatro de los 37 municipios que registran  riesgos por violencia, ajena al conflicto armado: Neiva y Pitalito con alto riesgo y con riesgo medio Paicol y Tarqui.

Otros cuatro municipios registran riesgo indicativo de fraude en Senado y dos en Cámara. (Gigante, Algeciras,  Oporapa, y Paicol).

Votos prepago

El 60 % de los actuales aspirantes que buscan la reelección no han rendido cuentas sobre el origen de los dineros.  Según Transparencia por Colombia el 27,5 %, o sea, menos de la tercera parte de los candidatos inscritos, están cumpliendo con esta obligación.

Solo han presentado cuentas  755 de los 2.737 candidatos inscritos a Senado y Cámara de Representantes, es decir tres de cada cuatro.

“En el Huila, hay un derroche económico censurable porque la democracia no puede hacerse a base de dinero, de dádivas ni de compra de votos”, agregó Ortiz Salas.

La trashumancia electoral, en otros años desbordada, está hoy replegada, pero en cambio se han intensificado otras prácticas que atentan contra la transparencia electoral.

La afirmación no es gratuita.  El típico voto prepago estimulado por muchos aspirantes y promovido por los carteles de contratistas, prestadores de servicios o proveedores andan por todas partes ofreciendo ‘patrocinios’.  En muchos municipios están identificados. En otros casos, están algunos dirigentes que ofrecen votos al mejor postor y candidatos golondrinas, dispuestos a pagarlos. Y funcionarios públicos, convertidos en jefes de campaña.

“La danza de los millones, producto de la corrupción, alimenta la mayoría de las campañas, especialmente las listas de los herederos de la corrupción”, anotó el analista Aníbal Charry González.

La compra de votos, el trasteo de electores, la suplantación de votantes o jurados, el fraude electoral y muchas otras prácticas siguen en la agenda de políticos y funcionarios corruptos. “Esto demuestra que las maquinarias políticas siguen vivas, engrasadas y económicamente fortalecidas”, apuntó Ortiz Salas.

Las autoridades reportan total tranquilidad en vísperas de la jornada electoral.

Los candidatos

Este 11 de marzo se elegirán 102 senadores y 166 representantes a la Cámara. El Congreso tradicionalmente conformado por 268 legisladores, tendrá en esta legislatura 278, incluyendo los diez cupos  otorgados a la Farc, producto del acuerdo de paz. Para el Congreso se inscribieron 2.736 candidatos.

De éstos 943 aspiran a ocupar una curul en el Senado y 1.793 a la Cámara de Representantes.

Por el Huila nueve huilenses aspiran una silla en el Senado.

Los aspirantes son Rodrigo Villalba, Rodrigo  Lara Restrepo, Jaime Dussán Calderón, ex presidente de Fecode;  Esperanza Andrade (hermana de Hernán Andrade), Ernesto Macías y Hugo Tovar, políticos de profesión.

Y tres nuevos: José Ramiro Becerra, líder del movimiento cooperativo, Miguel Rodríguez y Diego Muñoz.

Para los cuatro cupos para la Cámara de Representantes aspiran 35 candidatos.  Las listas incluyen a nuevas opciones políticas y nuevos actores. Sin embargo, en la mayoría de los casos no han impactado o no cuentan con las maquinarias

Apatía, voto en blanco

“Me preocupa la alta intención del voto en blanco, hay una alta tendencia del voto en blanco de los huilenses, lo que quiere decir que nuestros candidatos no lograron  impactar ni congregan las expectativas entre los electores”,  estimó Ramírez Plazas.

“Según los estudios de opinión,  hay una clara tendencia: 48% de abstención y un 22% del voto en blanco eso es muy alto. Si sumamos solo esos dos porcentajes hay un 70% de los huilenses que no cree en sus candidatos”, afirmó.

“Y parte de esa realidad, es el desprestigio de la clase política y las instituciones que no han sido capaces de mostrar los resultados que espera la ciudadanía”,  aseguró.

Poca renovación

Lo que muestran los estudios es que habrá repetición. “La representación política en la Cámara no va a cambiar y en el Senado la participación seguirá siendo reducida, óigase bien, reducida, ya que de todos los candidatos solamente dos serán ciento por ciento huilenses y uno medio huilense radicado en Bogotá”, presagió Ramírez Plazas.

En su opinión, las nuevas opciones, algunas muy respetables, no lograron penetran en el espacio político o no lograron impactar con sus propuestas.

“Definitivamente- dijo- las maquinarias y el clientelismo se impondrán en estas elecciones. Lo que podemos esperar es que no habrá renovación   sino continuismo de la clase tradicional”.

La misma sensación la expresó el docente Aníbal Charry.

“Lo que veo es que no habrá renovación, es decir, seguimos en manos del clientelismo. En las listas de los partidos tradicionales están los herederos de la corrupción o familiares conectados con el paramilitarismo o con la podredumbre electoral.

“No podemos esperar grandes cambios en las listas tanto de Senado y de la Cámara de Representantes. Y menos en esta región donde se da silvestre el fanatismo religioso y político”, subrayó.

Aun así, Ortiz Salas, pueden registrarse cambios, pero las maquinarias mantendrán la hegemonía.

Percepciones

Según Ramírez Plazas, hay marcadas tendencias que no modificarán el mapa electoral.

“En mi criterio en Cámara  podrán repetir, ‘Pipe’ Lozada, Flora Perdomo, Jorge Eduardo Géchem y hay un empate técnico entre Prada y Triana y se la gana Triana, en mi opinión”.

En Senado en el Huila, primero gana  el voto en blanco; segundo Uribe, tercero, Villalba; cuarto, Esperanza; quinto, Rodrigo Lara. Sexto, Robledo; séptimo,  Hugo Tovar  y octavo; Macías.

Otra mirada

El ex delegado del Registrador, José Vicente Ortiz, tiene otra apreciación sobre las tendencias. Su percepción: “El Huila tendrá unos cinco senadores que en su orden podrán ser Villalba, que está muy consolidado; Esperanza Andrade;  posiblemente Rodrigo Lara. Hacemos fuerza para que salga Ernesto Macías, quien tendrá que superar el umbral;  Diego Muñoz, viene haciendo una buena campaña pero no está entre los opcionados”.

“En Cámara veo la lista de la U consolidada, seguramente la gana Géchem; Otra la pone el Partido Liberal,  seguramente Flora, otra el Partido Conservador que puede ser Pipe Lozada, contando con que tiene otros dos candidatos fuertes como el médico Fernando Castro y Jorge Murcia, un joven destacado, quienes sacarán unas buenas votaciones. Y una cuarta: que se la disputarían Triana de Cambio Radical y Prada en la medida en que pase el umbral.

Nuevos actores

Sin embargo, en el escenario aparecen nuevos actores, que pueden oxigenar en un futuro cercano, la representación huilense en el Congreso. La presencia de José Ramiro Becerra, Mateo Trujillo, Fernando Castro, Octavio Oliveros, Diego Muñoz,  Constanza Sastoque, Miller Dussán, Tito Murcia, son ejemplo de una clase dirigente que puede precipitar la urgente renovación. ¡Su voto decide!

Huila en total calma.

 

Comentarios