La crisis por la que están pasando los pequeños piscicultores debido a los bajos precios del pescado los puede llevar a la quiebra.

FERNANDO POLO/LN

corresponsales@lanacion.com.co

Con gran preocupación los pequeños piscicultores huilenses ven como cada día se difunde que el Huila es el primer productor de mojarra roja del país, pero no se explican cómo los gobiernos de turno y los representantes de los gremios, se jactan de que el departamento ocupe ese honroso lugar, mientras ellos tienen que hacer “maromas” para poder sacar los costos del ejercicio de la cría de peces, ya que los bajos precios del pescado no compensan con los costos de producción.

Debido  a esta situación, los pequeños productores de diferentes municipios del Huila se reunieron en Campoalegre para analizar la situación por la que están pasando y exigirle al Gobierno Departamental y Nacional que les lancen un salvavidas.

Los pequeños productores expresaron que están cansados de que les hagan promesas y que no les cumplan, siempre les dicen que el “cuello de botella” que tienen es la comercialización, pero nadie se compromete con un estudio que arroje resultados que se puedan aplicar.

“A los bajos precios del pescado y los altos costos del concentrado se suma la llegada de nuevas especies, como el basa y la mojarra ecuatoriana, que le están compitiendo al productor nacional en desigualdad de condiciones, porque en Ecuador la producción es subsidiada”, señaló el representante legal de Geopez, Absalón Calvo Torres.

El dirigente de los piscicultores, anunció que si el apoyo del Gobierno no llega pronto, tendrán que abandonar los lagos y empezaría a disminuir este renglón de la economía huilense, que es uno de los más dinámicos.

“La situación es delicada y esperamos que el Gobierno Departamental nos ayude, porque para los piscicultores todavía no se ha visto nada y son muchas las necesidades que tenemos, como por ejemplo, que nos ayuden con la instalación de una planta de concentrado para que los precios puedan disminuir, así como una planta de procesamiento y cuartos fríos para poder almacenar la producción”, advirtió Calvo Torres.

EL BOOM DE LA PISCICULTURA

Los piscicultores se quejaron de la gran producción que hay y que el Gobierno no haya hecho nada para facilitar la comercialización.  “El boom de la piscicultura puso a todo el mundo a construir lagos para la cría de peces y ahora los están abandonando, porque en ocasiones no se recupera ni la inversión”, anotó Absalón Calvo.

Otro de los obstáculos que tienen es el acceso a venderle directamente al consumidor, la producción siempre queda en manos de los intermediarios porque los pequeños piscicultores no tienen las instalaciones adecuadas para el proceso y almacenamiento de la mojarra.

LOS ARTESANALES

Pero si los pequeños piscicultores están mal, los pescadores artesanales están peor, a la reunión convocada por Geopez, llegaron pescadores que devengan su sustento de los peces que sacan de la represa de Betania y del río Magdalena. Estos denunciaron que ya está en peligro hasta su supervivencia, porque no están sacando ni lo más mínimo, debido a que las especies nativas se agotaron, otras especies depredadoras las están extinguiendo.

“En Betania hay una especie que se llama la mojarra picuda, entre otras como la cachama que son depredadoras y están acabando con todas las especies nativas. Hay campañas para repoblamiento de especies, pero esto nunca va a suceder porque los alevinos son depredados apenas los echan al agua, hay muchas especies que los atacan”, resaltó el biólogo Absalón Calvo.

Los pescadores artesanales están a la espera que el Gobierno Nacional les tienda  la mano con proyectos que ellos puedan emprender, teniendo en cuenta que no tienen tierras, su medio de sustento era la represa, pero ya se quedó sin peces.

“Estamos viviendo es de puro milagro, siempre nos prometen ayudas pero no sale nada. Los pescadores artesanales después de ser los protagonistas de la economía del pescado en Betania, hoy al igual que las especies nativas estamos en vía de extinción, y no se avizora un mejor panorama, porque nosotros no tenemos tierras. El proyecto de lagos que dejó el Gobierno cuando construyó Betania, el alcalde anterior lo arrendo por un poco de años, y a pesar que era para los artesanales nunca hemos podido desarrollar un proyecto ahí”, se quejó el pescador artesanal Silvio Córdoba.

ASOCIATIVIDAD, LA SALVACIÓN  

Lo único que podría salvar a los pequeños piscicultores y pescadores artesanales, es que se agremien en una gran asociación que les permita jalonar recursos del Gobierno Nacional para subsidiar en algún porcentaje la producción de tilapia. Asimismo, cultivar otras especies nativas, como bocachico, capaz, dorada y pataló, que son muy apetecidas y las pagan a mejor precio, esto evitaría su extinción y le dejaría mejores recursos económicos a los piscicultores.

Los piscicultores se reunieron en Campoalegre para planear estrategias que les permita superar la crisis.

A la reunión con los piscicultores fue invitado el vocero de la Asociación Nacional de Productores de Fríjol, Jorge Pineda, quien hizo una amplia exposición sobre la experiencia que ellos tuvieron y que se puede aplicar con los piscicultores, para que agremiados puedan jalonar recursos que les permitan emprender proyectos subsidiados por el Gobierno.

“Lo que se busca inicialmente es que a través de programas que tiene el Gobierno Nacional, como las alianzas productivas, se puedan jalonar recursos para los pequeños piscicultores. Asimismo que no se subsidie solo la cosecha, sino que tambien se organice la cosecha y comercialización. A través de las cadenas productivas se nos dan unas herramientas, pero tiene que ser con las entidades asociativas. Por ello la importancia de que los pequeños piscicultores se organicen”, expresó Pineda.

Para lograr este objetivo,  Geopez, está invitando a los pequeños piscicultores del Huila a que hagan parte de esta agremiación, que actualmente cuenta con unas 80 familias asociadas. La idea es llegar a unas 200 para poder emprender un proyecto con el Gobierno Nacional, y tenderles la mano, tanto a los pequeños piscicultores como a los pescadores artesanales.

Comentarios