Jaime Alejandro Solano, capturado por segunda vez cuando pretendía viajar a Cartagena/ Foto Policìa

RICARDO AREIZA

Jaime Alejandro Solano Moreno, no sólo viajó por el mundo con millas robadas a las celebridades. También se convirtió en un habilidoso estafador y en un astuto clonador de tarjetas de crédito que utilizaba para pagar las estadías en hoteles cinco estrellas.

El estudiante de arquitectura, de 26 años,  ofertaba sin autorización planes turísticos al exterior a bajo precio. También negociaba tiquetes baratos en rutas nacionales. Otras veces vendía pasajes aéreos en supuestas súper promociones  y en muchos casos nunca cumplía. Siempre inventaba una excusa para justificar la cancelación de los vuelos o la invalidación de los tiquetes.

Estos hechos, cada vez más frecuentes despertó sospechas, Un médico estafado le siguió la pista y descubrió la farsa. Utilizaba la cuenta de ahorros de una amiga, donde le consignaban el dinero. El médico de Neiva la localizó y consiguió que le devolvieran el dinero. Otros tuvieron que amenazarlo o armarle escándalos para que devolviera el dinero.

Su madre Luz Dary Moreno Perdomo, antigua secretaria de Gerencia de la clínica Saludcoop le acolitaba las fechorías.

Ella sabía lo que su hijo hacía. Pero además le ayudaba. Varios médicos de la EPS donde laboraba utilizaron los pasajes. Muchos de ellos cayeron en la trampa. Uno de los médicos estafados le reclamó. La señora Moreno prometió devolverle el dinero a cambio de frenar el escándalo. Después supo que se encontraba fuera del país.

Segunda captura

Jaime Alejandro Solano Moreno fue capturado el miércoles pasado en el aeropuerto El Dorado cuando se preparaba para viajar a Cartagena donde pasaría la temporada de Semana Santa. Con una cedula falsa se alistaba a abordar el vuelo cuando fue detenido por segunda vez.

Solano  tenía detención domiciliaria, en un proceso penal por el robo de cinco millones de millas valoradas en 542 millones de pesos en tiquetes aéreos fraudulentamente redimidos.

La Fiscalía le imputó además de los delitos de violación de datos personales, hurto de medios informáticos, falsedad en documento público y fuga de presos por violar el beneficio de casa por cárcel.

El Juzgado 49 de Garantías de Bogotá el ratificó la medida de aseguramiento con detención preventiva en la cárcel Modelo, donde estuvo preso.

No era la primera vez que caía en manos de la justicia. En el 2015 fue capturado en el aeropuerto El Dorado de Bogotá cuando regresaba después de disfrutar de un paseo gratis en El Rodadero.

Solano, con su novio Santiago Jiménez y dos mujeres (Angie Pinzón y Andrea Álvarez) arribaban a Bogotá procedentes de Santa Marta.

Los cuatro venían en primera clase en el vuelo AV9775 de Avianca. Solano y sus invitados estaban en la segunda fila en un Airbus.

La policía los sorprendió a las 8:08 de la noche, el lunes 22 de junio de 2015 tan pronto ingresaron al Puente Aéreo. Solano no se inmutó. Cuando el intendente le comunicó la orden de captura la admitió sin reparos. “¿Es por las millas?”,  le preguntó reposadamente.

El estudiante neivano convertido en un ‘phisher’

El otro rostro

La captura develó el otro rostro que ocultaba más allá de una simple picardía adolescente.

El ciberestafador no sólo usaba y vendía a menor costo tiquetes aéreos y reservas en hoteles cinco estrellas.  Solano también utilizaba tarjetas clonadas. Antes de su captura, lo habían descubierto en un hotel en Santa Marta, donde se hospedaba con sus invitados. La cuenta ascendía a $3.013.896.

Cuando se disponía a cancelar su estadía, los funcionarios de la cadena hoteles Estelar se percataron que la tarjeta de crédito era robada. Fue denunciado. No le pasó nada. Estuvo72 horas retenido y recobró su libertad. La Policía encontró en la habitación del hotel  una  relación de tarjetas clonadas que utilizaba para pagar los hospedajes, impuestos y otros gastos de viaje.  Ese hecho marcó su carrera delictiva que había iniciado en el 2011, cuando tenía apenas 19 años.

Solano aprovechaba las vulnerabilidades de la página web de la aerolínea para extraer información confidencial de las celebridades, considerados clientes frecuentes. Utilizando programas como el Phishing (suplantación de sitios web) y Vishing (Protocolo Voz sobre IP (VoIP) y utilizando otras técnicas ingeniería social (seguridad informática) lograba apropiarse de información confidencial de los usuarios legítimos, y los suplantaba con propósitos fraudulentos.

Solano en Houston, Texas,

Como un pachá

A pesar de su corta edad, Solano tenía un récord en viajes internacionales. Según la Policía tenía registrados 160 vuelos a Madrid. Durante tres años viajó gratis con las millas robadas a los clientes Diamond de Avianca a Egipto, India, México, Aruba,  África y Estados Unidos. Una vez viajó a Buenos Aires a ver un partido del Boca Juniors.

En el 2014 usando millas robadas estuvo en el Carnaval de Río de Janeiro (Brasil) sin pagar un solo peso. Durante el Mundial de Futbol hizo su ‘agosto’ vendiendo pasajes adquiridos fraudulentamente.

Solano no solo viajaba gratis por todo el mundo con los puntos ajenos, sino que usaba las millas que se robaba de celebridades y personajes públicos para vender baratos planes turísticos “todo incluido” a diferentes destinos turísticos como París, Roma, Miami. Aruba. Un ex contralor del Huila le compró un plan a Europa y terminó tumbado. También cayeron médicos, ingenieros, docentes y empleados.

Largo prontuario

Desde el 2011 Solano figura en los prontuarios judiciales no como un astuto ‘Phisher’ que viajaba gratis por el mundo con puntos ajenos, sino como un delincuente de ‘alta gama’ dedicado al delito informático a gran escala.

Desde el 26 de mayo de 2014 tiene nueve demandas por estafa. De estas siete fueron instauradas en Neiva en tres fiscalías locales (Unidad Local de Patrimonio Económico) y permanecen inactivas. La única diligencia adelantada es la declaración de las víctimas. Otras dos demandas aparecen radicadas en Cartagena. Los investigadores creen que las denuncias pueden ser muchas más. LA NACIÓN sólo encontró nueve.

Víctor Manuel Guzmán adquirió a través de Solano varios tiquetes. El ciberpirata le clonó la tarjeta a su esposa. Fue denunciado.

El 21 septiembre de 2014 Carlos Pacheco le consignó 3,64 millones de pesos por pasajes Bogotá-Paris-Roma. Solano le incumplió. Le ofreció otros destinos. También incumplió. La víctima le consigno adicionalmente 404 mil pesos por una penalidad por cambio de fecha en la ruta Bogotá-Miami. También incumplió.

El 23 de septiembre de 2014 Carlos Pacheco le compro tres pasajes Neiva-Bogotá por 2,32 millones para viajar en octubre. Incumplió.

Liliana Devia Lozano le compró 31 tiquetes el 7 agosto de 2014. Los pasajes fueron cancelados. El 2 de octubre de 2014 la dama lo denunció por estafa. El caso fue asignado el 2 de febrero de 2015 a la Fiscalía Primera Local de Neiva. Está inactivo.

El 26 de mayo de 2014 Álvaro Medina Villarreal le compró 11 tiquetes en una ‘supe promoción’. Nunca los  recibió. El docente le formuló denuncia penal. La fiscalía primera local asumió el caso el 11 de noviembre de 214. Está inactivo.

El primero de agosto de 2014 Hernando Gaviria le consignó a Jaime Solano $ 1.200.000 por concepto de tiquetes de ida y regresa, nunca recibió los tiquetes.

Andrés Gaviria también le formuló otra denuncia penal por estafa. Fue asignada el 6de febrero de 2014. Está inactiva. En Cartagena tiene otra denuncia por estafa formulada por Pietro Giovanny Fiordi Hoyos, La investigación le fue asignada a la Fiscalía 40 Local el primero de abril de 2014. Está inactivo.

En abril de 2014 Kelin Johana Calderón le consignó  1,320.000 por once pasajes. Otra fabulosa promoción. Solano nunca le envió los tiquetes. El 28 de julio de 2014 Kelin Johana Calderón lo denunció por estafa.

El 21 agosto de 2014 Hernando Gaviria le consignó 1,2 millones. Nunca recibió los pasajes.

Situación jurídica

La empresa Avianca lo denunció penalmente el 18 de febrero de 2015. Desde entonces agentes de la Dijin lo habían buscado, infructuosamente, en su apartamento en el tradicional barrio Chapinero de Bogotá, muy cerca de la imponente basílica de Nuestra Señora de Lourdes. Pero no lo ubicaron. Solano cayó cuatro meses después

El 8 de julio de 2015 fue acusado formalmente por los delitos de acceso abusivo a un sistema informático, hurto por medios informáticos, estafa y transferencia no consentida de activos cometidos en concurso homogéneo sucesivo.

El 10 de diciembre de 2015 Solano Moreno logró un preacuerdo con la Fiscalía. El ciberpirata, aceptó los cargos y negoció la pena: dos años de cárcel. Además, le dieron el beneficio de la libertad domiciliaria que vulneró el miércoles pasado.

Otro caso similar

En la misma época, cuatro antiguas empleadas de Avianca fueron capturadas por el robo de más de cuatro millones de millas de viajeros frecuentes. El fraude fue estimado en 380 millones de pesos.

Las auxiliares de tiquetes de la aerolínea Yuly Trinidad Rodríguez, Mónica Lizette Calderón Castañeda, Angie Cárdenas Pinilla y María Paula Beltrán Riveros, aceptaron los cargos. Fueron condenadas a dos años y tres meses de prisión por los delitos de administración desleal y acceso abusivo a sistema informático. No solo transferían a terceros las millas de los clientes, sino que aprovechaban fraudulentamente otros beneficios como exoneración del pago por exceso de equipaje, acceso a salas VIP, tiquetes, paquetes turísticos, alojamiento en hoteles de lujo y alquiler de carros. También exoneración de penalidades cuando perdían vuelos, uso de tiquetes vencidos o tiquetes sin reserva.

“Las millas, según la Fiscalía, eran transferidas a terceras personas previamente inscritas como viajeros frecuentes, que eran  por lo general eran amigos o familiares”.

Solano capturado por primera vez el 22 de junio de 2015.

Comentarios

comentarios