Claudia Marcela Medina García, gerente general del Grupo Informativo LA NACIÓN, entrevistando a Alfredo Varela, director de Cormagdalena.

CLAUDIA MARCELA MEDINA GARCÍA

gerenciageneral@lanacion.com.co

Cormagdalena, la entidad encargada de vigilar y salvaguardar la vida del afluente más importante del país, el río Magdalena, ha adelantado una vigilancia detallada sobre cómo avanzan las medidas de Ecopetrol en la recuperación del río Sogamoso y aunque afirma que el afluente no está contaminado, aún le preocupa el afloramiento en la zona del crudo, por lo que hace un llamado para que las actividades de descontaminación continúen a toda marcha.

De otra parte, se refirió al desarrollo de la navegabilidad del río Magdalena y aseguro que iniciará con el primer tramo desde Barranquilla hasta Puerto Salgar.

-¿Ante el derrame de hidrocarburos en el río Sogamoso, qué acciones ha adelantado Cormagdalena?

:Lamentamos la situación y hemos alertado a Ecopetrol sobre las medidas contingentes y la importancia de tomarlas de manera contundente para evitar cualquier tipo de contaminación en el río Magdalena, ya que el río es fuente de vida y abastecimiento de agua para múltiples poblaciones asentadas a lo largo de las riberas.

 

-Usted hizo una visita personalizada al área. ¿Cómo avanzan las tareas y las medidas para evitar que continúe la mancha hacia el río Magdalena?

:Visitamos el punto cero del derrame, así como los puestos de control donde se está trabajando con 84 barricadas mecánicas. Nos preocupa aún el afloramiento en la zona, lo importante es que se sigan atendiendo los cuerpos de agua y se mantengan estas actividades de descontaminación, todo en función y previendo, por supuesto, que no se nos afecten las aguas del río Magdalena.

 

-Este hecho es lamentable para todo el país. La afectación de la fauna y flora son incalculables.

:Sin duda el recurso más afectado es el hidrobiológico a lo largo de los ríos Sogamoso y Magdalena, nos preocupa la pérdida de su biodiversidad y su pie de cría, esta es una época de reproducción, cuando muchas especies ponen sus huevos, así que se requerirán por lo menos 10 años para poder recuperarse de esta emergencia, y será necesaria una restauración de largo plazo y de manera sostenida.

 

-Y ni hablar de la población que vivía de actividades como la pesca alrededor de este afluente.

:El daño que esta mancha de hidrocarburos ha ocasionado y las repercusiones económicas para las 11 asociaciones de pescadores que trabajan en los puertos pesqueros más afectados de esta región del Magdalena Medio, tales como La Playa, La Cascajera, San Luis de Río Sucio, Puerto Cayumba, Puente Sogamoso, El Pedral y la zona de La Lucha. Me voy conmovido con la situación de esta comunidad pues son miles las familias que viven de la pesca y de la economía del río. Escuchamos sus preocupaciones y vamos a apoyarlos con soluciones en el corto y mediano plazo, con alternativas de empleo, en las mismas tareas de limpieza que se adelantan y soporte a proyectos productivos en los que puedan encontrar otra actividad de ingreso distinto al de la pesca.

 

-Por otra parte, ¿cómo avanza el desarrollo sobre la navegabilidad del río Magdalena después del escándalo con Navelena?

:Estamos apostándole mucho en materia de desarrollar económicamente el río, que es su navegación, y sabemos que venimos de una etapa en la que se nos frustró el contrato de Navelena; estamos en una etapa de salir a estructurar un nuevo contrato, vamos por un buen camino. Ese fue un capítulo, la verdad, muy doloroso para el país, había unas expectativas grandes, no solo frente a los municipios rivereños, que en la medida en que le trabajemos al río, mucho más bienestar para estas poblaciones, sino también para un gran sector económico, una industria privada que le está apostando a eso, al desarrollo de la navegación sobre el río, a ver si el país comienza a generar mayor movilización de carga a través del río, y es ahí donde el capítulo fue muy doloroso porque el contratista estuvo inmerso en los escándalos de Odebrecht y esto hizo que inmediatamente no pudieran monetizarse y acceder a la banca, esto impidió poder hacer el cierre financiero del contrato por lo cual hubo incumplimiento del mismo.

 

-Pero se logró liquidar ese contrato. ¿En qué terminó finalmente ese contrato? 

:El año pasado se le dio la caducidad definitiva por este incumplimiento al contratista y entramos en un proceso de liquidación que ya se dio. Cormagdalena ya no tiene vínculo con este contratista, le cobramos las cláusulas penales por las cuales nos incumplió el contrato por 60 mil millones de pesos, les descontamos todos los equipos que ellos tenían que adquirir para la ejecución del contrato, porque una vez terminado esta alianza público-privada, todos esos equipos se le iban a revertir a la Nación, paralelo a esto, estamos estructurando el nuevo contrato, le radicamos una solicitud ante el Ministerio de Hacienda para que nos aprobaran tanto el modelo financiero como la matriz del pliego del contrato y estamos actualmente en ese proceso de aprobación.

-¿Qué tanto realmente se avanzó con Navelena y qué falta por hacer?

:Para rescatar es que este contrato de alianza público-privada se hizo alrededor de unos estudios en fase II, no eran unos estudios tan en detalle, el contratista sí logró adelantar esas tareas, sí logró a través de una banca de inversión, a través de una firma de ingenieros, hacernos los estudios y diseños en detalle de las obras hidráulicas y los trabajos que íbamos a realizar sobre el río. Este río es complicado pues tiene muchas curvaturas alrededor de su cauce y estamos buscando tratar estabilizarlo para garantizar la navegación los 365 días al año. Estos estudios y diseños que se lograron hacer en definitivos, son los mismos que estamos usando para salir con el nuevo contrato.

 

-El nuevo contrato denominado como segunda fase es bastante costoso. ¿En qué se va a enfocar?

:La necesidad de que el país salga con este contrato tiene una dimensión muy importante para el desarrollo del río. Es un contrato que está por encima de los 2.3 billones de pesos, pero se extiende por más de 12 años y lo que queremos es, primero, que esas zonas donde por el comportamiento o la morfología del río, navegarlo se dificulta mucho, vamos a hacer unas obras acompañadas de unos planes ambientales que nos van a garantizar la estabilización de la navegación por esas zonas del río, estas son obras de ingeniería para no tener esa incertidumbre de la navegación alrededor del río. Lo otro es que hay muchas zonas que para poder garantizar esa navegación ya no necesita de los trabajos de ingeniería pero si de los trabajos de dragado que son de mantenimiento del río, lugares donde encontramos sedimentación o obstrucciones para la navegación alrededor de la misma arena que transporta el río, ahí necesitamos hacer obras de dragado que trae inmerso este contrato.

 

-¿Cómo van a confiar los colombianos que la segunda fase que también será alianza público-privada, no termine como Navelena?

:Yo creo que tenemos que ser, primero que todo, más estrictos con quienes puedan participar en el  proceso de contratación; es decir, en la medida en que logremos tener una mayor cantidad de oferentes, mayores propuestas a revisar y poder indagar de dónde son los contratistas, su capacidad financiera al detalle, qué capacidad técnica tienen y desde luego la trayectoria en trabajos como estos, de esta manera la evaluación será un proceso exitoso.

 

-¿Y sí hay empresas interesadas en la segunda fase?

:La verdad estamos muy contentos porque desde que asumí la dirección de Cormagdalena hemos estado en diferentes escenarios vendiendo esta nueva oportunidad que le queremos dar al río de poderlo tener navegable y ya tenemos una gran cantidad de ofertas de intención, y constantemente hay empresas que nos están mandando correos electrónicos queriendo conocer más del contrato, al día de hoy tenemos más de 25 interesados en participar del nuevo contrato.

 

-Usted llega a asumir el escándalo, ¿en qué cree que se equivocó Cormagdalena?

:Toda la voluntad y la buena fe, Cormagdalena tiene un equipo de profesionales muy capaz y comprometido con el río, uno encuentra unas personas que tienen conocimiento del río que llevan años de estar tratándolo y buscar la forma de proteger este recurso hídrico y potencializarlo económicamente y en materia turística.  Aquí hubo toda la mejor voluntad por parte de la entidad pero tenemos que ser muy enfáticos en la irresponsabilidad de un contratista en quien depositamos nuestra confianza y nos incumplió.

 

-¿En cuánto está el reto de hacer la adjudicación del nuevo contrato?

:Estamos corriendo con los tiempos porque sabemos que este es un gran interés y una promesa de gobierno de Juan Manuel Santos, él solo está hasta el 7 de agosto, estamos en los últimos trámites ante el Ministerio de Hacienda, esperando una última aprobación para solicitarle al Presidente de la República que nos comprometa los recursos que necesita el contrato.

 

-¿En qué se beneficiará el país con la navegabilidad del río Magdalena?

:Cuando navegamos por el río lo hacemos a través de un remolcador, que es una embarcación que es la que está empujando unas barcazas que son las que llevan la carga, una embarcación empujando alrededor de unas seis barcazas, lo que equivale a unos 70 camiones en las vías colombianas, más de seis kilómetros de carretera, estaríamos descongestionando este país, esto lo digo no para generar controversia con quienes mueven carga alrededor de las carreteras del país sino para decirles a ellos que en la medida que logremos hacer este multimodalismo que nos movilicemos por carretera y podamos llegar al río para movilizar carga, vamos a acortar tiempos.

 

-En el Huila se hablaba de posible navegabilidad sobre el río Magdalena. ¿Es posible?

:La ingeniería todo lo permite, hacer navegable todo el río Magdalena, lo es, ¿qué tan costoso es lograr hacerlo o qué tanto la morfología o el cauce natural del río lo pueda permitir?, para eso tendríamos que adelantar unos estudios que actualmente no los tenemos. Por ahora queremos entrar a garantizar, con lo que ya tenemos, un primer tramo desde Barranquilla hasta Puerto Salgar en este nuevo contrato app (alianza público-privada), pero claro que ahí vendrá una segunda etapa de navegación para entrar a mirar la posibilidad de poder navegar un poco más aguas arriba.

 

Comentarios