La ampliación de la variante por Naranjal para solucionar el problema del cierre en Pericongo ya empezó, los trabajos se espera que estén culminados el fin de semana.

FERNANDO POLO/LN

corresponsales@lanacion.com.co

Que por pericongo no porque es muy peligroso. Que por Acevedo no se puede con tractomulas y que por Tarqui es más seguro pero sale más caro y demorado, son algunos de los comentarios que desde la semana anterior se escuchan de los transportadores que tienen que viajar hacia el sur del Huila y el Putumayo.

La situación en Pericongo, en la vía Garzón-Pitalito se ha convertido en un verdadero dolor de cabeza para los transportadores. Los recorridos que antes se hacían entre Neiva y Pitalito en tres horas, ahora se demoran entre cinco y seis horas, dependiendo de la ruta que cojan, por Tarqui o por Acevedo.

“En la vuelta que estamos dando por Acevedo nos ha tocado esperar hasta dos horas que nos den paso porque los carros no caben en los dos sentidos, es mucho el transporte entonces toca esperar. Eso hace retrasar los viajes hasta en tres horas, ese tiempo lo perdemos todos, no son solamente los viajeros, a nosotros se nos dañan las otras rutas que tenemos programadas”, aseguró Henry Zamora, conductor de camioneta que cubre la ruta Neiva-Mocoa.

Pero no solo los conductores de vehículos de pasajeros se ven afectados, las tractomulas y camiones que les autorizaron pasar por Pericongo les ha tocado esperar hasta medio día porque apenas llueve cierran el paso.

“Uno sale con desconfianza, yo voy con carga para Puerto Asís y me tocó esperar el sábado en Altamira porque me dijeron que no podía pasar por Acevedo, que el paso para tractomulas no estaba permitido y de noche por Pericongo tampoco se podía, eso le descontrola a uno todo”, señaló Carlos Alberto Sánchez, conductor de tractomula.

Esa situación que fue propiciada por el cierre en Pericongo, además de afectar al gremio transportador y toda la economía del departamento, tiene enfrentados también a todos los habitantes de los municipios del sur del Huila con el concesionario Aliadas. Le reclaman que la situación que están viviendo es por la demora que el concesionario ha tenido para realizar los trabajos en la banca de la carretera y en la parte donde se están desprendiendo las rocas.

Los alcaldes de los municipios del sur del Huila se reunieron para buscarle una salida a la situación, a las reuniones que empezaron desde el domingo anterior y concluyeron ayer asistieron también delegados del concesionario Aliadas y de la Secretaría de Vías del Departamento.

Ayer en la última reunión llegaron a la conclusión que el cierre en la variante por Naranjal se mantendrá mientras se habilita la vía para que los carros puedan usar la carretera sin problemas. Mientras se realiza la adecuación de la vía el paso estará cerrado durante todo el día, se reactiva a partir de las seis de la tarde hasta las seis de la mañana.

El secretario de Vías, Henry Liscano Parra, informó que la vía, aunque no es de competencia del Gobierno Departamental, se viene interviniendo con el fin de que todo tipo de vehículo pueda movilizarse sin contratiempo, previendo que la solución definitiva al problema de inestabilidad geológica en Pericongo podría durar no menos de dos años.

“Mientras terminamos estos trabajos, la vía estará cerrada, en la noche estará habilitado el tránsito. Durante el día continuará el paso de vehículos de carga pesada por la vía nacional, en el sitio de Pericongo, con excepción de que se registren lluvias en la zona, lo que generará el cierre temporal de la carretera”, señaló Liscano.

Del mismo modo, los vehículos que se dirijan desde o hacia el sur del territorio huilense podrán tomar la vía Tarqui-Maito-Timaná, o por la vía Altamira-Suaza-Acevedo-Pitalito.

LA SOLUCIÓN

El alcalde de Timaná, Juan Bautista Rojas Parra, expresó que todos los alcaldes de los municipios del sur del Huila están pidiéndole al Gobierno Departamental que declare la calamidad pública y emergencia vial para que Invías, la ANI y Aliadas hagan los aportes necesarios para darle una solución definitiva al problema en Pericongo.

“Esa es la propuesta que tenemos todos los municipios que nos estamos viendo afectados por el cierre en Pericongo. Pero además estamos proponiendo que se realice un nuevo trazado de la Ruta 45 en el sector de pericongo, la nueva ruta debe ser definitivamente por Naranjal, es la solución más pronta y más económica”, señaló el alcalde de Timaná Juan Bautista Rojas Parra.

Aclaró que los alcaldes no tienen ningún poder de decisión sobre lo que pase con la vía, pero si son los afectados y por ello sugieren una solución más pronta, que sería el nuevo trazado de la ruta por Naranjal.

“Nosotros no aceptamos viaductos ni falsos túneles de los que todavía no han hecho ningunos estudios ni se ha aprobado nada. Lo que debe hacer Aliadas es limpiar el tramo de Pericongo, quitar las rocas que representan peligro para que la vía quede más segura y empezar a trabajar en el nuevo trazado por Naranjal”, concluyó el alcalde de Timaná.

Comentarios