El inmenso árbol aplastó tres humildes viviendas en el asentamiento Buenos Aires, en Neiva, la noche del viernes, en medio de las lluvias.

La noche del pasado viernes, como consecuencia de las lluvias que se registraron en gran parte de Neiva acompañadas de un vendaval, provocaron en el asentamiento Buenos Aires el desplome de un inmenso árbol sobre tres humildes viviendas.

Ocurrió pasadas las 9:30 de la noche, a escaso 1 cuadra del CAI de surorientales. Los habitantes de este sector solo escucharon un fuerte estruendo. Al momento, varias de las personas que resultaron afectadas, y que se encontraban al interior de sus casas milagrosamente se salvaron y lograron salir a pedir auxilio, consternadas ante lo sucedido.

Los afectados quedaron sin dónde dormir.

Como consecuencia de la caída del árbol, un hombre de la tercera edad resultó lesionado en una pierna y parte del rostro.

Uno de los afectados con la emergencia  es Robinson Aguirre, quien vive en el lote 110 de este asentamiento junto con su suegro Rubén Sechagua, su mujer, su hijo de pocos meses de nacido y otro allegado.

“La casa donde nosotros vivimos quedó totalmente aplastada. Bomberos hizo presencia esta mañana en el sitio un rato, cortaron unos bracitos del árbol y se fueron, dijeron que venían mañana a continuar atendiendo la emergencia que porque por las lluvias era peligroso en esa zona. No tenemos nada para remover ese árbol, una moto sierra, nada, y todas nuestras cosas están ahí atrapadas. Mi suegro resultó lesionado en una pierna, se golpeó la cabeza y tiene una oreja toda rayada, lo llevamos al centro de salud pero ya le dieron salida porque supuestamente no fue nada grave”.

Él junto con las otras dos familias que quedaron damnificadas solicitaron la atención oportuna por parte de Bomberos, la Oficina de Gestión del Riesgo y la Administración Municipal en esta situación difícil por la que atraviesan.

Bomberos estuvo en el sitio de la emergencia pero no retiró completamente el árbol de encima de las casas, según manifestaron los damnificados.

Indicó Aguirre que los vecinos los acogieron en sus casas para que pasaran el resto del aguacero que se presentó durante todo el resto de la noche del viernes y parte de la mañana del sábado. Pero nuevamente anoche estaban sin dónde dormir, pues las ramas del pesado árbol continuaban sobre las casas.

Adulto mayor lesionado por la caída del árbol.

Comentarios