El canje de La Porcelana fue autorizado por la junta directiva el 27 de agosto de 2015.

 

RICARDO AREIZA

unidadinvestigativa@lanacion. com.co

Insólito. El Fondo Ganadero del Huila cambió mano a mano su icónica finca ‘La Porcelana’ por  otro predio, sin ninguna infraestructura, sin servicios públicos, en una zona petrolera con serias limitaciones de dominio y sin posibilidades de desarrollar la actividad pecuaria.

El canje terminó en un verdadero descalabro, que terminó agravando las finanzas de la entidad, según la Contraloría.

La emblemática hacienda  La Porcelana, ubicada en  Puerto Rico  (Caquetá) en plena zona ganadera era famosa en el país por la explotación de cría, levante y doble propósito, con excelentes recursos hídricos, servicios públicos, acueducto propio y dotada de un sistema de disposición de aguas negras. Fue un centro experimental y modelo de organización empresarial.

La hacienda está bañada por el río Riecito, el principal recurso hídrico de la zona con excelente caudal permanente, además, nutrida otros caudales provenientes de la zona montañosa.  Adicionalmente cuenta con pastos mejorados (bachearia, decumbens y humídicola, pasto para reses de ceba que viven en suelos ácidos). Según el avalúo, algunos lotes estaban en buen estado otro regular y una buena parte enrastrojados.

La hacienda fue permutada por la finca Villa Luz, ubicada en una zona petrolera, con suelos que una vez le sean aplicadas las enmiendas correctivas, permiten la instalación de cultivos de muy buena rentabilidad. La finca tiene c dos limitaciones al dominio: una con servidumbre de energía eléctrica de ocupación permanente y tránsito y reconocimiento de daños, con área afectada de 185.440 metros cuadrados (18.5 hectáreas.) desde el 2011 y una segunda con servidumbre de oleoducto petrolero de ocupación permanente y tránsito desde el 2008.

El predio dispone de buenas aguas para la actividad agropecuaria, no cuenta con servicios públicos, no tiene distrito de riego, no posee canales de riego, pero si tiene una buena extensión de morichales con nacimientos y un caño. Según las características edafológicas sus suelos son moderadamente profundos, aunque restringido para uso agrícola o pecuario por alto contenido de aluminio y baja fertilidad. Nada que ver.

Razones

El argumento principal para  permutar la emblemática hacienda La Porcelana fue la difícil situación de orden público que se registraba en la zona, especialmente con la presencia de las Farc (hoy desmovilizadas).

Curiosamente, la negociación se realizó en momentos en que se adelantaban los diálogos de paz, que terminaron con el desmonte de las Farc, la principal amenaza.

Además, el predio Villa Luz, en Puerto Gaitán, afronta igualmente graves problemas de orden público, demarcado por grupos armados ilegales, incluido guerrilla, paramilitares y bandas criminales.

La permuta

El Fondo Ganadero del Huila, celebró el contrato de permuta el primero septiembre de 2015, con José Aldineber  Quintero. Se cambió la hacienda La Porcelana, ubicada en el Municipio de Puerto Rico (Caquetá), por el predio rural Villa Luz, ubicado en el municipio de Puerto Gaitán (Meta) por valor de $2.120.millones. El contrato fue aprobado por la Junta Directiva del Fondo Ganadero del Huila, registrado en el Acta 972 del 27 de agosto de 2015.

La permuta se hizo sin ninguna justificación  y sin  estudios de mercado, económico, técnico, ambiental y evaluación financiera, que permitiera tomar las mejores decisiones en cumplimiento del objetivo misional del Fondo Ganadero y a su vez, contribuir a la generación de ingresos y minimizar gastos que afecten las finanzas de la entidad.

La negociación generó, según la Contraloría, un presunto detrimento patrimonial por $2.120 millones. No obstante, la participación del sector público de la clase A corresponde al 23.56%, lo que equivale a un valor de $499.6 millones.

Los avalúos

El predio Villa Luz de propiedad de Adriana Luz Amaya Kemquelen fue vendido a  José Aldineber Quintero, por $51 millones. La negociación  quedó registrada en la  escritura pública No 2512  el 25 de septiembre de 2012 en la Notaria Decima de Cali. El acto de compraventa quedó registrado  en la oficina de registro e instrumentos públicos de Puerto López (Meta) el 23 de julio de 2014.

Dos años y medio después, Quintero le permutó el predio Villa Luz al Fondo Ganadero del Huila por $2.120 millones.  El negocio se protocolizó mediante escritura pública No. 3577 el 22 de diciembre de 2016 en la Notaria Cuarta de Neiva. El acto de permuta se asentó en la oficina de registro e instrumentos públicos de Puerto López (Meta).

Los predios fueron avaluados por la Lonja de Propiedad Raíz del Huila y Caquetá, el 7 de octubre de 2014, por $2.120 millones para el predio Villa Luz, con una extensión 1.413 hectáreas y el 27 enero de 2015, el predio La Porcelana por $2.089 millones con una extensión de 983 hectáreas.

Sin embargo la hacienda modelo en el país y en la región Surcolombiana fue permutada  por la finca Villa Luz, ubicada en Puerto Gaitán (Meta) sin posibilidades de desarrollar la actividad pecuaria, razón de ser del Fondo Ganadero.

La hacienda La Porcelana, fue considerada como modelo en producción ganadera. Hoy está en manos de particulares.

Desventajas

A pesar de poseer unas características similares en extensión al predio cedido por el fondo, no es adecuado para el desarrollo inmediato de la ganadería.  En consecuencia requiere inversión para su puesta en funcionamiento, además sus suelos por contener un alto grado de aluminio y otros componentes particulares, no son óptimos para el desarrollo de la actividad pecuaria adelantada por el Fondo Ganadero del Huila.

“El evento de permutar un bien productivo y adecuado para la ganadería, por otro que requiere inversión y que no genera productividad alguna, deviene en una decisión que genera daño al patrimonio estatal, representado en el menoscabo que recibe el erario público por la falta de productividad que generó la transacción analizada”, concluyó la Contraloría General de la República.

El daño al patrimonio público, según el equipo técnico que examinó la negociación, se cuantificó en 499.6 millones de pesos,  que corresponde al 23.56% del valor total del bien recibido en permuta, y que representa la participación del sector público en las acciones clase A de la entidad.

Investigación

En atención al daño patrimonial público causado, la Contraloría General de la República, abrió el proceso de responsabilidad fiscal  de doble instancia contra el gerente de la entidad y los tres miembros de la junta directiva que avalaron la perjudicial permuta.

La gerencia colegiada designó a Yesid Alexander García Torrente, del Grupo de Investigaciones, Juicios Fiscales y Jurisdicción Coactiva, para que sustancie la respectiva actuación, escuche en versión libre y espontánea a los presuntos responsables fiscales vinculados y practique los medios de prueba. La supervisión y seguimiento lo hará Adolfo Castro Silva.

Presuntos responsables

Como presuntos responsables de este daño patrimonial fueron vinculados Adalberto Ortega Rojas el mayor accionista; Cesar Augusto Herrera y Juan Carlos Roldan, miembros de la junta directiva y el gerente del Fondo Ganadero del Huila, Carlos Fernando Pérez Cerquera;

La aprobación de la insólita permuta realizada sin la realización de un estudio previo de carácter técnico, económico, ambiental y evaluación financiera de rentabilidad del proyecto  conllevó, según la Contraloría,  a la concreción de un presunto daño, representado en el acto de permuta del bien inmueble.

En estas condiciones, el Fondo Ganadero del Huila no justificó, ni evaluó, ni tuvo en cuenta las características del predio que recibía en permuta. Sin embargo se realizó contra viento y marea a pesar de las limitaciones y condiciones edafológicas del terreno, advertidas en el avalúo.

A pesar de la carencia de la infraestructura adecuada  para la actividad agropecuaria que presentaba el predio adquirido, se determinó la adquisición de Villa Luz  que no tiene explotación rentable para la entidad. Por el contrario, se evidenciaron  las enormes limitaciones y la falta dela infraestructura necesaria compatible con el objeto social del Fondo Ganadero del Huila.

La Pradera, en Neiva, además de la ganadería explora otras alternativas de diversificación.

La hacienda Mi Terruño ubicada en Fusagasugá (Cundinamarca) está dedicada al turismo, actividad ajena al Fondo Ganadero.  Y La Porcelana,

La verdad es que las dos últimas con la bodega de la planta de sales, venían registrando pérdidas operacionales que agravaron la situación financiera del fondo.  Estos activos no generaron rentabilidad y en algunos casos no alcanzaban a cubrir los gastos de mantenimiento.

 

Comentarios