El hacinamiento en la cárcel de Neiva estaría causando el contagio de tuberculosis.

FERNANDO POLO/LN

corresponsales@lanacion.com.co

El hacinamiento, la mala calidad del agua que consumen y la falta de atención médica oportuna serian las causas para que los internos de la cárcel de Neiva se estén enfermando de tuberculosis, una de las enfermedades infectocontagiosas más delicadas y cuyo tratamiento puede durar entre seis y doce meses.

La alarma por tuberculosis se prendió cuando los mismos internos denunciaron que los reclusos con síntomas por esta enfermedad estaban aumentando.

Hasta el viernes anterior el número de internos que están en tratamiento por esta enfermedad eran 14. Tuvieron que ser aislados y reciben procedimientos para que se curen en el mismo penal.

Pero la alarma y el miedo que invade a todos los internos, al personal administrativo y a los mismos miembros de la guardia no es solo el hecho que ya 14 internos estén con la enfermedad, la zozobra es por la calidad del agua que están consumiendo, que según la misma Secretaría de Salud Departamental no es apta para el consumo humano.

Los problemas de salubridad por el agua sumados al hacinamiento que hay en el penal, serían el caldo de cultivo para que se propague la tuberculosis. Por ello el mismo director, Juan Carlos Reyes, ha tenido que tomar medidas como suspender la entrada a mujeres embarazadas y niños.

De los 14 enfermos de tuberculosis siete están en fase uno y otros siete en fase dos. Una mujer y 13 hombres son los infectados.

El director del penal, Juan Carlos Reyes, reconoce el problema que se les está generando y hace lo que está a su alcance para brindarles tratamiento a los infectados y para controlar que la enfermedad no se extienda.

“No ha sido fácil, si miramos el hacinamiento que hay en la cárcel de Neiva creo que eso es lo que ha contribuido para que se propague la tuberculosis. Tenemos 1.640 internos cuando la capacidad es para 950, eso ayuda a que la enfermedad vaya creciendo poco a poco”, señaló el director de la cárcel de Neiva.

Aclaró, que uno de los problemas que les está tocando enfrentar es que un interno presenta síntomas, lo llevan a los exámenes, da negativo y se queda tranquilo. Pero a la semana se agrava y cuando lo vuelven a examinar ya es positivo, ello hace que la enfermedad se propague, porque el recluso durante la semana que se creía estaba sano pudo contagiar a más personas.

Reyes se reunió el viernes anterior con varios jueces para proponerles que estudien los casos de los 14 enfermos de tuberculosis, para que de ser posible estas personas puedan recibir el beneficio de casa por cárcel, así sería más fácil el tratamiento y a la vez estarían liberando el penal de la amenaza, porque a pesar que los contagiados están aislados, no dejan de ser una amenaza para el resto del personal.

“Lo que estamos haciendo es mirar si la propuesta de concederles domiciliaria a los 14 enfermos es viable. Que los jueces estudien cada caso y miren las posibilidades, de esa manera podemos evitar que la enfermedad siga creciendo. Porque a pesar que sanidad les suministra todos los medicamentos para el proceso de tratamiento no es fácil la situación porque el contagio es muy fácil”, anotó Reyes.

Recalcó que “es bueno que la gente entienda las recomendaciones que se han dado en torno a la suspensión de la entrada a ciertos visitantes, pero es una decisión que se ha tomado acatando las recomendaciones de Salud Departamental, que nos está apoyando en todo este proceso. Como también que se tomen las medidas necesarias a tiempo con las personas enfermas, para que después si se presenta una situación más grave a futuro, no digan que el director sabía del peligro y no previno, no hizo nada”, argumento Juan Carlos Reyes.

NO HAY AGUA POTABLE

El agua para el consumo en la cárcel de Neiva la obtienen de un pozo, eran dos pero el otro está fuera de servicio porque ya cumplió su vida útil, llevaba más de 20 años funcionando.

El agua que consumen los internos y el personal de guardia no es potable.

El agua del pozo la consumen con un tratamiento muy regular, le agregan cloro líquido o granulado para poder consumirla. El agua del pozo la consumen además de los internos el personal de la guardia.

“La misma Secretaría de Salud Departamental ha hecho tres visitas para analizar el agua y lo que nos dicen es que esa agua no es apta para el consumo, la recomendación que nos dan es que le agreguemos cloro, lo estamos haciendo pero el pozo tampoco es suficiente para la demanda que hay en la cárcel. La solución es que la Unidad de Servicios Carcelarios y Penitenciarios (Uspec) nos construya un nuevo pozo y todo un sistema de acueducto. Hemos enviado sendas cartas y se ha puesto denuncia pero no solucionan el problema”, señaló el director del a cárcel de Neiva, Juan Carlos Reyes.

El agua que consumen en la cárcel de Rivera los internos y el personal de guardia, logran agregarle un poco de cloro gracias a la gestión que realiza el director. “Pedimos ayuda a los comerciantes, los ferreteros nos regalan tanques y algunas cosas que necesitamos para poder depositar el agua”, concluyó Reyes.

MEDIDA PREVENTIVA

A los problemas ya mencionados hay que sumarle la contaminación que se está produciendo en el penal por la captación de agua ilegalmente de la quebrada El Piñal para actividades piscícola, porcícola y ganadera dentro de la cárcel. Ante lo cual la CAM se pronunció con una medida preventiva.

Los vertederos de estas aguas no están conectados a ningún sistema, terminan expuestos a cielo abierto, lo que produce contaminación del medio ambiente, que termina afectado a los internos, al personal de guardia y al administrativo.

El presidente del sindicato de trabajadores del Inpec, Sintrapec Huila, Diego Fernando Trujillo Bahamón, tuteló el derecho fundamental al goce de agua potable y alcantarillado. La tutela fue acogida por el Juzgado Segundo Penal del Circuito para Adolescentes con Función de Conocimiento de Neiva.

La tutela es contra el Inpec, la Uspec, la Secretaría de Salud Departamental del Huila, Ministerio de Trabajo seccional Huila, Municipio de Neiva, de Rivera, la CAM, la Cárcel de Rivera, Personería de Neiva, de Rivera y a los ministerios de Justicia y de Hacienda.

Con base el ello la CAM como autoridad ambiental y en observancia de lo evidenciado, en aras de salvaguardar el entorno, impuso medida preventiva mediante la “Resolución 1045 del 05 de abril de 2018”, ordenando la suspensión inmediata de las tres actividades que generan una afectación ambiental y que pueden agravar la situación de salud de los reclusos.

LOS INTERNOS

Los reclusos se las ingenian y se han comunicado varias veces con LA NACIÓN, mandan razones y fotos donde denuncian la situación que están viviendo, claman para que las autoridades que les corresponde el tema se apiaden de ellos y les tiendan la mano, al menos con un vaso de agua limpia que puedan consumir sin el temor de que estén adquiriendo una muerte lente.

La tuberculosis: Información general

¿Qué es la tuberculosis?

La tuberculosis (TB, por sus siglas en inglés) es una enfermedad causada por microbios que se propagan de una persona a otra a través del aire. La tuberculosis generalmente afecta los pulmones, pero también puede afectar otras partes del cuerpo, como el cerebro, los riñones o la columna vertebral. Una persona enferma de tuberculosis puede morir si no recibe tratamiento.

¿Cuáles son los síntomas de la tuberculosis?

Los síntomas generales de la enfermedad causada por la tuberculosis incluyen malestar o debilidad, pérdida de peso, fiebre y sudores nocturnos. Los síntomas de tuberculosis en los pulmones también incluyen tos, dolor de pecho y tos con sangre. Los síntomas de tuberculosis en otras partes del cuerpo dependen del área afectada por la enfermedad.

¿Cómo se propaga la tuberculosis?

Una persona enferma de tuberculosis en los pulmones o en la garganta puede propagar los microbios de la tuberculosis por el aire si tose, estornuda, habla o canta. Estos microbios pueden permanecer en el aire durante varias horas, según el tipo de ambiente en que se encuentren. Las personas que respiran el aire que contiene los microbios de la tuberculosis pueden infectarse; a esto se le llama infección de tuberculosis latente.

 ¿Qué debo hacer si he estado expuesto a alguien enfermo de tuberculosis?

Las personas enfermas de tuberculosis tienen más probabilidad de contagiar los microbios a aquellos con quienes pasan tiempo todos los días, como familiares, amigos o compañeros de trabajo. Si usted ha estado cerca de una persona enferma de tuberculosis, debe ir al médico o a su departamento de salud local para que le hagan pruebas.

¿Cómo se hacen las pruebas de la tuberculosis?

Existen pruebas para detectar la infección de tuberculosis: una prueba en la piel (cutánea) y una prueba de sangre para detectar tuberculosis. La prueba cutánea de la tuberculina o método de Mantoux se realiza inyectando en la parte inferior del brazo una pequeña cantidad de líquido llamado tuberculina. La persona a la que se realiza la prueba cutánea de la tuberculina debe regresar dentro 48 a 72 horas para que un trabajador de salud capacitado examine la reacción en el brazo.  Las pruebas de sangre para detectar  la tuberculosis miden cómo reacciona el sistema inmunitario de la persona a los microbios que causan la TB.

¿Cómo puede tratarse la enfermedad de la tuberculosis?

La tuberculosis se puede tratar tomando varios medicamentos durante un periodo de 6 a 12 meses. Es muy importante que las personas que estén enfermas de tuberculosis terminen todos sus medicamentos y los tomen exactamente como lo indican las instrucciones.  Si dejan de tomar sus medicamentos antes de lo previsto, pueden volver a enfermarse. Si no toman los medicamentos en la forma correcta, los microbios que sobrevivieron pueden hacerse más resistentes a ese tratamiento. La tuberculosis resistente a los medicamentos es más difícil y más costosa de tratar. En algunos casos, miembros del personal del departamento de salud local se reúnen regularmente con pacientes que tienen tuberculosis para supervisar la manera en que toman sus medicamentos. A esto se le llama terapia por observación directa (DOT, por sus siglas en inglés). Esta terapia contribuye a que el paciente complete su tratamiento en el menor tiempo posible.

Comentarios