El asesor para alianzas estratégicas de la ARN, Miguel Suárez, explicó los proyectos que se realizan en el Huila y el país con los reincorporados.

FERNANDO POLO/LN

corresponsales@lanacion.com.co

Las inversiones que hacen los empresarios del Huila y del país en los proyectos para la paz ya empezaron a dar sus primeros frutos en la región. Así quedó demostrado luego que un grupo de reincorporados de las antiguas Farc, mostraran el proyecto en que vienen trabajando luego de abandonar las armas y reincorporarse a la vida civil.

Los excombatientes mostraron con orgullo como gracias a las ayudas que recibieron de empresarios del Huila y de Colombia, y con la capacitación del Sena, lograron sacar adelante un proyecto piscícola que hoy es ejemplo a nivel nacional de que “invertir en la paz si paga”.

Al sitio donde los reincorporados adelanta el proyecto llegaron representantes de las empresas que aportaron para que el sueño que tenían los exguerrilleros se volviera realidad.

Allí de primera mano pudieron constatar que los aportes que hicieron ahora van a ser cosechados por un grupo de cinco personas que le apostaron a vivir en paz y conformaron el grupo de trabajo asociativo: Asociación de Piscicultores Emprendedores, Asopiempre, y ahora se dedican a la piscicultura.

Entre los invitados estaban representantes de Coltabaco, Agrocosur, la Fundación del Alto Magdalena, Gobernación del Huila y varios empresarios del sector piscícola, que querían ver como la ARN, con la ayuda de ellos había podido transformar la vida de estas personas.

“Se trata de mostrarle a una serie de empresarios y representantes de organizaciones sociales y de la administración local y departamental un ejercicio que venimos desarrollando desde el año 2016 entre la Agencia para la Reincorporación y la Normalización, Coltabaco y la Fundación del Alto Magdalena como socio implementador, de esto que arrancó desde el 2016 con un proceso de formación técnica en piscicultura en el Sena La Angostura. Y desde el año pasado cinco excombatientes decidieron organizar un grupo asociativo y hoy son empresarios que cuentan con su propia asociación piscícola”, explicó el asesor para alianzas estratégicas de la ARN, Miguel Suárez.

El objetivo principal que tenía el grupo asociativo Asopiempre y la ARN, era mostrarles a todos los invitados como es posible desde la suma de esfuerzos apostarle al desarrollo y a la construcción de paz.

El proyecto que viene realizando la ARN, con los reincorporados se viene realizando también en otros sectores del país. “Los proyectos se han hecho tambien con fruticultores, ganadería, entre otros. Donde hemos logrado crear esas alianzas con empresas privadas para llevar esa experienciatécnica y ejercicios de financiación y acompañamiento para potenciar esa construcción de nuevos proyectos de vida de todos los hombres y mujeres que han abandonado los grupos armados en el marco del conflicto”, señaló Suárez.

Con la ayuda de empresarios e instituciones, el grupo asociativo Asopiempre desarrolla el proyecto piscícola que les cambió la vida.

Asimismo, el vocero de  Asopiempre, Javier Ricardo Gómez, expresó que esta oportunidad que les dan era el anhelo que ellos tenían de poder trabajar en algo propio, sin tener que hacerle mal a nadie.

“Agradecemos a todas las personas que se han vinculado porque con eso nos demuestran la confianza.Uno comete errores en la vida y muchas veces porque le ofrecen algo o por falta de oportunidades le cambia la vida y termina uno mal. Esta es una oportunidad que todos queríamos y gracias a Dios las cosas se están dando”, señalóGómez.

Del primer ejercicio de formación técnica en el Huila con el Sena La Angostura quedaron aproximadamente unos 30 técnicos en diferentes modalidades agropecuarias, que están trabajando en proyectos productivos y saliendo adelante con su nueva vida.

LA REINCORPORACIÓN A NIVEL NACIONAL 

Según el asesor para alianzas estratégicas de la ARN, Miguel Suárez, la reincorporación en el país avanza y se siguen consolidando apuestas productivas y se ha logrado jalonar de manera articulada toda la oferta estatal en temas de educación.

Asimismo, se ha venido en un proceso continuo de generación de confianza con el colectivo Farc y por ello hay más de 12.500 personas acreditadas de las cuales el 90% ya están bancarizados recibiendo su renta básica mensual.

“Si la gente revisa en el Acuerdo para la Paz, el capítulo reincorporación, podrán ver que el Gobierno Nacional ha cumplido en cerca de un 90% con el acuerdo en materia de reincorporación”, resaltó Miguel Suárez.

Destacó que se continúa trabajando fuerte en un ejercicio de visibilización de los avances y continuar con la labor pedagógica de mostrarle al país que efectivamente se está avanzando. “Pero esa labor pedagógica debe tener un componente adicional, y es mostrar al país que estos procesos son de largo aliento”.

Resaltó que “la agencia tiene una experiencia de más de 15 años donde ha acompañado a miles de colombianos que ya habían abandonado los grupos armados y si algo hemos aprendido es que construir un nuevo proyecto de vida es algo que toma varios años, construir una apuesta productiva no es fácil, por eso hoy quisimos tener el testimonio de destacados empresarios que van a hablar de su historia y como les tomó varios años consolidar un proyecto productivo”, explicó Miguel Suárez.

Empresarios que le apuestan a la paz

A nivel nacional hay más de 650 empresas que están apoyando los proyectos que se realizan con los reincorporados, sin embargo para la ARN, está claro que el reto es todavía enorme. Pero el principal reto que tienen y que reconoce el propio asesor para la las alianzas estratégicas, es que tienen que demostrar que detrás del proceso no hay razones políticas.

El representante de Coltabaco, Carlos Ortiz, recibió una distinción por el apoyo de la empresa a los proyectos para el posconflicto.

“Lo importante es lograr evidenciar que detrás de todo este proceso no hay razones políticas sino una dimensión humana. El país necesita generar espacios de inclusión para todos los excombatientes, porque es la única manera de superar ese pasado”, señaló Miguel Suárez.

Una de las empresas que se destaca en la “apuesta por la paz” es Coltabaco, que viene apoyando las iniciativas de paz desde el año 2008 y se ha empeñado en servir como facilitador de las ideas y proyectos que tienen los excombatientes.

“Para la compañía ha sido una prioridad ser un facilitador en la implementación de iniciativas que tienen que ver con la finalización de la confrontación y el posconflicto”, expresó el representante de Coltabaco, Carlos Ortiz.

Agregó que “gracias a la interacción permanente que hemos tenido con las diferentes agencias y especialmente con la ARN, nos vinculamos a este proyecto piscícola en el Huila, que básicamente consistía en dar las herramientas para que un grupo de reinsertados adquieran las capacidades para generar proyectos productivos y posteriormente financiar el desarrollo de un proyecto en el área piscícola que estamos entregando a cinco desmovilizados de la antigua Farc”.

El representante de Coltabaco refirió que ya es hora de pensar como país en la forma de hacer viable la nueva realidad que se está asumiendo con los acuerdos de paz.

Los aportes que realizó Coltabaco en el proyecto para el grupo asociativo Asopiempre, fue de 66.000 dólares, -cerca de 200 millones de pesos- que fueron utilizados en su totalidad en el proyecto.

A nivel nacional en los últimos años han invertido un total de ocho millones de dólares representados en iniciativas productivas para la paz a lo largo de todo el país.

Comentarios