Armando Ariza, ex director de Comfamiliar, recobrará en las próximas horas su libertar por vencimiento de términos.

En libertad quedó el ex director de la Caja de Compensación Familiar (Comfamiliar), Armando Ariza Quintero, investigado por el indebido manejo de recursos de la salud.

La decisión fue anunciada ayer por el Juez Tercero Penal Municipal con Funciones de Garantías, en la audiencia de solicitud de libertad por vencimiento de términos, pedida por el abogado defensor del procesado, quien goza de prisión domiciliaria en su hacienda en Sopó (Cundinamarca),

“Me permito informarle que este juzgado…dentro de la investigación que se adelanta contra el investigado…ordenó la libertad inmediata de Armando Ariza Quintero”, señaló el juez en el oficio que fue enviado al director de la cárcel de Zipaquirá (Cundinamarca), para que haga efectiva la decisión de libertad inmediata “en el menor tiempo posible, siempre y cuando Ariza Quintero no se encuentre requerido por otra autoridad judicial…”.

La solicitud de libertad le prosperó, luego que le fuera negada el pasado mes de mayo por la Jueza Cuarta Penal Municipal con Función de Garantías y el pasado mes de octubre de 2017.

 

Los recobros irregulares

Según la Fiscalía, Ariza Quintero, en su calidad de representante legal de Comfamiliar,  tramitó entre 2009 y 2014 recobros por 4.797 millones de pesos, por el suministro de medicamentos ‘No POS’ del régimen subsidiado.  De éstos 996 millones fueron recobrados entre 2010-2012 a la Secretaría de Salud del Huila y 294,90 millones entre 2012-2014 a la Secretaría de Salud de Boyacá.

Adicionalmente, pese a la prohibición, entre octubre de 2011 a septiembre de 2012 tramitó en el Huila recobros por otros 3.506  millones que no se hicieron efectivos porque la Secretaría no tenía en ese momento la disponibilidad presupuestal.

Está probado que  Ariza Quintero, gestionó el pago de 4.797 millones de pesos por el suministro de medicamento Fandhi Factor VIII antihemofílico.

El medicamento fue suministrado por la empresa Distrimedical sin tener la representación  ni autorización para comercializar ese producto fabricado en Alemania.  La empresa con sede en Ibagué (Tolima) y constituida en el 2010, en tres años, recibió cerca de 11.000 millones de pesos por suministro de ese medicamento formulado a pacientes diagnosticados con hemofilia.

Aunque la Fiscalía cambió la imputación inicial de peculado por apropiación los hechos relevantes de la imputación siguen incólumes.

La Fiscalía cambió la adecuación jurídica inicial y acusó a Ariza Quintero por los delitos de estafa agravada en concurso con estafa en grado de tentativa y fraude procesal.

Comentarios