Desde el punto de vista jurídico, el voto en blanco no tiene ningún efecto este 17 de junio, más allá de su significado simbólico.

El artículo 190 de la Constitución reza que para la segunda vuelta “será declarado Presidente quien obtenga el mayor número de votos”, independiente del voto en blanco.

A esto se suma el artículo 258, que en su parágrafo establece: “Deberá repetirse por una sola vez la votación para elegir miembros de una Corporación Pública, Gobernador, Alcalde o la primera vuelta en las elecciones presidenciales, cuando del total de votos válidos, los votos en blanco constituyan la mayoría”.

En otras palabras, la elección solo debe repetirse con otros candidatos cuando el voto en blanco les gana a todos los aspirantes en la primera vuelta. Para segunda no vale.

De manera que cualquiera que sea el volumen de la votación en blanco, en la segunda vuelta, esta solo tendrá una significación política.

 

Ni por Petro ni por Duque

El voto en blanco alcanzó en la primera vuelta 341.087 votos, es decir, 1,76 %. Expertos indican que en segunda vuelta, el voto en blanco superará su máximo histórico en las elecciones del país, del 5 por ciento. Sin duda esta opción será protagonista en esta definitiva etapa en la carrera por la presidencia.

Además, las redes sociales evidencian el movimiento a favor de ese voto en blanco como una ola creciente y lo vienen liderando importantes dirigentes políticos.

Dos excandidatos presidenciales, Sergio Fajardo y Humberto de la Calle ya anunciaron púbicamente que votarán el blanco para la segunda vuela. Su decisión, fundada en la coherencia, en lo que les dicta su conciencia, es no apoyar a ninguno de los ganadores de la primera vuelta presidencial.

Fajardo, considera que ni el uribista Iván Duque ni el izquierdista Gustavo Petro “han mostrado un camino a una paz que permita unir” al país. “El voto en blanco permitirá mantener una independencia, respetuosa y constructiva, frente al Gobierno que venga. Será fundamental para reconciliar a Colombia en el largo plazo, así por un momento de campaña suscite algún insulto”, dijo Fajardo en una carta difundida en sus redes sociales.

En esa corriente por el voto en blanco también están sectores del Polo liderados por el senador Jorge Robledo y de la Alianza Verde, ambos protagonistas de la Coalición Colombia que impulsó la candidatura de Fajardo.

Al igual que para esos excandidatos presidenciales, ni Duque ni Petro los convencen por considerarlos extremos dentro del panorama político colombiano.

También están con el voto en blanco: Juan Fernando Cristo, exministro del Interior; Gloria Gaitán, hija de Jorge Eliecer Gaitán; Luis Felipe Henao, exministro de Vivienda; Héctor Abad Faciolince, escritor; Andrés Hoyos, escritor; Vladdo, caricaturista; Carlos Fernando Galán, exsenador de Cambio Radical; Armando Benedetti, senador del Partido de la U.

 

No suma

La MOE ha confirmado que es falso que el voto en blanco vaya a sumarse al candidato que obtenga la mayor votación en las elecciones. El voto en blanco se contabiliza independientemente, al igual que se hace con los sufragios alcanzados por cada candidato.

Asimismo son falsas las cadenas que se transmiten a través de redes sociales que indica que los votos en blanco recaudados durante las elecciones serán sumados al partido de las Farc para que tengan curules en el Congreso. El partido de la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (Farc) ya tiene garantizadas 5 curules en Cámara de Representantes y 5 en Senado sin importar los votos obtenidos, esto según lo establecido en los Acuerdos de Paz de La Habana. Actualmente, no hay ninguna forma de que las Farc obtengan más sillas en el Congreso.

Comentarios